10 tradiciones decorativas de Navidad que deberían desaparecer

La Navidad es la época del año en la que más abrazamos por la tradición. Y, aunque a veces no está mal dejarse llevar, existen algunas tradiciones decorativas de las que ya estamos un poco cansados. Te proponemos algunas alternativas.

El espumillón, la nieve en spray, las guirnaldas de luces innecesarias... La Navidad hace que sea extremadamente fácil caer en numerosos errores decorativos. De hecho, lo hace casi imposible. Por eso, antes de que te pongas manos a la obra con el árbol y todo lo que lo rodea, hemos seleccionado 10 recursos supuestamente navideños con los que tu casa no solo ganará en espacio, sino también en comodidad y modernidad. Ya va siendo hora de de decirles adiós.

1 /10
Decoración navideña guirnalda natural

El eterno espumillón

El espumillón es algo así como el gotelé de las decoraciones navideñas: a nada que nos descuidemos (y siempre contra nuestra voluntad) acaba estando presente y es casi imposible de quitar. Además, su desbaratada fisonomía, excesivo brilli-brilli y composición plástica nada sostenible ni siquiera permiten que lo aceptemos como elemento kistch. Si bien es cierto, hay alternativas algo aceptables como el que emula vegetación de manera bastante creíble (aunque no sabemos si a esto se le puede denominar espumillón). Por cierto, como dato curioso, según Wikipedia el espumillón nació en el siglo XVII en Nuremberg y se elaboraba a base de finas láminas de plata. Por supuesto, si posee espumillón hecho de finas láminas de plata tiene más que permitido decorar con él. De hecho, queremos verlo.

manteles-para-una-mesa-navidena-en-tonos-grises-y-adornos-metalicos 76799a2b 1500x931

Decorar en rojo y verde

Si tratamos de evadirnos del fervor navideño conviene  hacerse una pregunta: ¿Realmente el rojo y el verde combinan bien? En realidad no demasiado. Como colores primarios ambos son más apacibles a la vista si los mezclamos con tonos neutros y, en todo caso, si siempre se usan con mesura (algo que no va demasiado unido a la navidad). ¿La alternativa? Tonos tierra u otoñales que pueden encajar a la perfección con el verde y con ocasionales toques rojizos.

chimenea-decorada-con-ramas-de-abeto-y-velas e946eee9 1624x2000

Hacer de la televisión una falsa chimenea

La moda surgió aproximadamente en 2015 cuando Netflix incorporó a su catálogo Chimenea en tu hogar, un vídeo en loop de una hora que consistía sencillamente en eso: una  falsa chimenea en 4K que promete hacer de nuestro hogar “un lugar más cálido y acogedor”. Tras años sufriéndolo en vídeos de recomendaciones de decoración navideña de youtubers de segunda ha llegado el momento de decir basta. En realidad no convertimos la casa en algo más acogedor (y mucho menos más elegante). Por supuesto, la alternativa no es contar con una chimenea real, algo impensable en una ciudad, sino decorar con toques ocasionales de dorado y pequeñas fuentes de luz indirecta que, por ejemplo, se cuelen entre la diferente vegetación que podemos tener en casa.

Decorar Navidad con velas

Guirnaldas de luces

Otro de esos indispensables navideños que convendría replantearse. Si nuestros antepasados consiguieron decorar espacios cuando todavía no existían los bazares ni las luces LED, nosotros también podremos hacerlo. Contaminan visualmente un espacio (es imposible dejar de mirarlas, sobre todo si parpadean) y se han convertido en un recurso directamente sinsentido: colores que no encajan, música incorporada, antiestéticos cables... ¿Es necesario que nuestra casa parezca la ciudad de Vigo? La alternativa, por supuesto, son las luces naturales como velas, aunque siempre con la justa mesura: tampoco queremos que parezca que estamos celebrando una misa negra.

corona-de-eucalipto-para-decorar-la-casa-en-navidad 2203ba07 1599x2000

Dibujos de nieve o pegatinas en cristales

¿De verdad queremos que nuestra casa parezca un jardín de infancia? Por un lado, la nieve falsa es un elemento a desterrar sea cual sea su forma: si vivimos en una zona sin nieve lo más aconsejable es asumirlo. Además, colocar cualquier tipo de elemento en el cristal evita que entre la poca luz con la que contamos en invierno. Si lo que queremos es hacer alguna actividad con los pequeños de la casa, podemos plantearnos una salida al campo para recoger ramas con las que hacer centros de mesa o decoraciones vegetales.

regalos-envueltos-en-papel-kraft-decorados-con-ramas 6252e98a 1280x810

El plástico en todas sus formas

Desterrar el plástico de nuestra Navidad no es solo un concepto estético, también es todo un compromiso. Por eso, las tendencias nos hablan cada año de materiales reciclados y sostenibles y de una apuesta cada vez mayor por incorporar elementos vegetales reales a la decoración. ¿Alguna idea? Podemos comenzar envolviendo los regalos con retales de tela reutilizables en lugar de con el típico papel. La imaginación es nuestro límite.

 

Decorar Navidad con textiles

Colgar adornos de las puertas o los pomos

Quedémonos con este mantra: si algún elemento necesita ir colgado de un lugar  en el que habitualmente no hay algo colgado, es que es totalmente prescindible. Y sobre todo debemos sacarlo de nuestra vida si el hecho de que giremos ese pomo va a hacer que acabe en el suelo. La alternativa a estos pequeños elementos que apenas crean ambiente es optar por textiles cálidos y navideños como la lana o el pelo. Son útiles, estéticos y aportan una calidez extra.

Estampados para decorar en Navidad

Estampados navideños

Si tenemos que incorporar algo a nuestra decoración a través de un estampado es que sencillamente no lo necesitamos. Por eso, cojines con dibujos de muérdago, manteles con muñecos de galletas de jengibre o mantas con estrellas de nieve son algo que podemos obviar. El tamaño de los estampados además suele ser demasiado pequeño y no contribuye a crear un espacio acogedor sino que confunden a la vista. En su lugar podemos optar por estampados como el tartán, elegante y perfectamente navideño, o dibujos vegetales en tonos apagados.

Decorar Navidad sin excesos

Elementos extravagantes

¿Una bola de pelo pendiendo del techo? ¿Un árbol de navidad hecho de plumas? ¿Decorar con pájaros exóticos? Tampoco nos pasemos de originales. Si innovamos demasiado corremos el peligro de que nuestra decoración resulte confusa y puede parecer un casino de Las Vegas. Aunque parezca mentira a veces ser comedido, sobre todo en Navidad, resulta lo más novedoso y original.

Decorar Navidad sin dorado

Pasarse con el dorado

A no ser que lo hagamos de manera completamente consciente (jugar al exceso es un recurso decorativo más que aceptable pero solo apto para unos pocos), recurrir a los tonos dorados y plateados como comodín es un riego que no debemos correr. Por eso, en lugar del típico brilli-brilli podemos optar otras alternativas mucho más elegantes y que combinan mucho mejor con cualquier tipo de decoración. Nuestros nuevos comodines pueden ser la piedra, la  madera en bruto o en tonos oscuros (si ya está tratada con la técnica Yakisugi es perfecta) o incluso la cerámica y el barro.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?