Trucos de experto para reformar la cocina fácilmente sin hacer obras

Pintar, cambiar la encimera, transformar los muebles y renovar el suelo son los cambios más visibles y sencillos para actualizar la cocina con éxito pero sin demasiadas complicaciones.

Si la cocina implora a gritos una renovación pero por distintos motivos no es el momento adecuado para hacer obras, hay otras muchas opciones para poder conseguirlo. La encimera, los muebles y el suelo serán los tres pilares fundamentales sobre los que trabajar con la inestimable ayuda de pintura, lamas de madera adhesivas o suelos vinílicos.

Para empezar, es importante tener claro si se busca solo una renovación estética o, por ejemplo, mayor luminosidad para lo cual la elección de colores y lámparas será relevante.

1 / 9
Cocina rústica modernizada madera y mármol

Pintar la pared

La pared de la cocina sufre al estar continuamente expuesta a la grasa, la humedad y la condensación con lo que ya solo con pintarla se verá más limpia y renovada. Sin embargo, si se desea un golpe de efecto lo más fácil es pasar de un color oscuro a otro más claro y viceversa. 

Por su parte, la pintura de pizarra también es una opción creativa y desenfadada, mientras que el papel pintado ha cobrado fuerza en los últimos años posicionándose como una interesante opción para el office.

Muebles azules con vigas a la vista y baldosas hidráulicas vinílicas

Pintar los muebles

La pintura hace milagros también en los muebles gracias a los esmaltes acrílicos que apenas huelen y son de secado rápido. En caso de mobiliario de melamina se aconsejan las pinturas con alta adherencia. Para detalles pequeños como tiradores lo mejor es utilizarla en spray.

Respecto a la elección del color, una cocina blanca agradecerá un tono más vivo mientras que una más oscura rebajará su intensidad con uno más suave. 

 

Isla blanca de mármol con sillas y frontales de madera

Cambiar los frontales del mobiliario

Para modificar el aspecto de los muebles sin molduras los vinilos adhesivos son una de las tendencias del momento. Otra posibilidad es cambiar las puertas dejando intacto el interior.

Cocina blanca de mármol con isla y sillas altas

Renovar la encimera

El constante uso de la encimera, los roces y los productos de limpieza hacen que se estropee más de la cuenta. Si su aspecto no es bueno lo aconsejable es sustituirla.

En este sentido surgen dos posibilidades: procurar que sea del mismo tono del mobiliario o totalmente distinta para generar contraste. Madera y blanco es una combinación limpia y elegante muy recomendada para esta zona de la casa pero hay que tener en cuenta que la madera es algo delicada y requiere de limpieza inmediata, además de no tolerar el exceso de calor de ollas o fuentes.

Grifería negra y mármol de Carrara

Sustituir la grifería

Una manera fácil de darle un cambio a la cocina es sustituyendo los grifos por unos de diseño más actual. Además de que su instalación es sencilla, los nuevos modelos ayudan a reducir el consumo de agua.

Cocina de madera y mármol con taburetes negros

Renovar el salpicadero

Aunque los azulejos en general imponen mucho respeto, los de esta zona más pequeña pueden actualizarse sin mucha complicación. Utilizar un esmalte acrílico con una imprimación previa ayuda a transformar y sanear la cocina de una forma muy cómoda. 

Otra opción es empapelarlos con un papel pintado especial para cocinas que, además de aislar la humedad, se limpia fácilmente con una bayeta húmeda. Si se quiere añadir azulejos donde no los hay puede optarse por vinilos que los simulan, habiendo disponibles distintas texturas como ladrillo visto o piedra.

Lámparas doradas en cocina blanca y negra

Cambiar el suelo

Aunque a priori parezca lo más complicado, es posible renovarlo con soluciones con poco presupuesto con lamas de madera adhesivas, instalación con clic o suelo vinílico. En este sentido, las posibilidades estéticas son muy variadas ya que, al ser tendencia, es posible encontrar colores y patrones para todos los gustos y estilos.

Lámpara de mimbre en cocina rústica y cubierta catalana

Dar mayor protagonismo a las lámparas

En la mayoría de las cocinas hay al menos dos puntos de luz que pueden complementarse, además de contar con la luz natural que viene de serie. Por un lado, hay que centrarse en reforzar la presencia estética de la lámpara de la zona destinada a comer. Por el otro, es bueno dar un plus en la zona de trabajo con una iluminación distinta en la que no prima tanto el resultado cálido y acogedor sino la calidad de la misma. 

 

Mesa de madera con sillas y lámparas de colores

Cuidar los detalles decorativos

La decoración tiene la última palabra para transformar con éxito un espacio de la casa, aunque la cocina no sea un lugar que se preste demasiado a ello ya que prioriza la higiene, la limpieza y el orden.

Sin embargo, hay pequeños gestos que van a marcar la diferencia proporcionando un resultado más profesional. Flores frescas, sillas de colores con mullidos cojines, menaje de cerámica de estilo tradicional o láminas botánicas y frutales son algunos de ellos.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?