Soy experta inmobiliaria y nunca recomendaría hacer estas 12 reformas en casa

Las reformas en el hogar pueden ser emocionantes, pero también pueden dar lugar a arrepentimientos si no se planifican adecuadamente. Estos son los errores más comunes

¿Sabías todo esto de una reforma?
RQH Studio
Gala Mora
Gala Mora

Periodista especializada en diseño y estilo de vida

Unas veces por modas, otras por empeño personal, pero lo cierto es que cuando llega la hora de afrontar una reforma en casa, bien porque es de reciente adquisición, bien porque quieres darle un aire nuevo, al final es difícil escuchar a nuestro lado sensato del cerebro, para dejarnos llevar por el clásico "tiremos la casa por la ventana". Pero si no lo piensas bien, puede acabar convirtiéndose en literal. Sobre todo si tienes pensado venderla o alquilarla al cabo de los años. 

 

Ojo que no estamos diciendo que no la hagas tuya, ¡faltaría más! Va a ser tu hogar y tienes que sentirte lo más cómodo posible. Pero a veces no caemos en la cuenta de mirar un poco a futuro. Y aunque hoy estés feliz y a gusto, puede que el día de mañana, te canses o incluso te plantees vender o alquilar tu casa.

 

¿Un baño o un spa en casa?

 

Así que hemos decidido que sean las expertas quienes nos den pistas sobre lo que no debemos hacer para no tener que arrepentirnos después. Y Analía y Cristina Pesquera, Asesoras Comerciales Inmobiliarias de Remax Grupo Urbe, saben de lo que hablan porque ante sus ojos han desfilado auténticas aberraciones con las que luego, poco se puede hacer. "Como ese maravilloso piso de tres millones de euros cuyos propietarios consideraron de lo más oportuno construir un aseo de cortesía en medio del salón, una caja en todo el centro. O los que se empeñan en crear baños en suite aunque luego haya que pasar de costado por no cumplir con las medidas mínimas".

 

 

Modificar los espacios debe hacerse con cautela.

Atendamos, pues, a la voz de la experiencia y valoremos seriamente las cosas que deberíamos pensarnos dos veces antes de ponernos manos a la obra si queremos hacer reforma o actualizar nuestro hogar. No vaya a ser peor el remedio que la enfermedad.

1. Si la casa en la que vas a vivir no será la definitiva y te planteas venderla más adelante, nada de hacer reformas excesivamente personalizadas. Para gustos los colores, pero esos tampoco son los mismos para todos.

2. No abusar de los paneles de madera. Están de moda sí, aunque no son para todas las casas.

3. Nunca exceso de molduras en viviendas con techos bajos.

No al exceso de molduras.

4. Modificar habitaciones generando formas irregulares y con difícil aprovechamiento del espacio.

5. Dividir una habitación entre salón y otro dormitorio.

 

6. En casas de más de 140 metros cuadrados, dejar un solo dormitorio y en suite, además de diseñar un vestidor a medida de la ropa del propietario.

¿Un vestidor a medida?

7. Vestir armarios solo con estantes y sin barras de colgar ni cajoneras, solo colgadores para ropa corta sin posibilidad para colgar abrigos o gabardinas.

8. Como está de moda unificar los suelos, en las zonas secas se tiende a colocar tarima y en baños y cocina los cerámicos imitación madera generando más contraste que unidad, sin mencionar el tapajuntas en acero que se sitúa entre ambos tipos de suelo para unificar su aspecto.

9. Usar el mismo motivo de papel pintado para pasillos, aseos, baños y cocina.

Papel decorativo con sentido.

10. Otro error típico es cambiar los artefactos del baño para modernizarlo y únicamente cambiar el alicatado del plato de ducha.

 

11. Materiales como el hormigón o el ladrillo dotan de tanta personalidad a un espacio que deshacerse de ellos después es difícil.

Hormigón o ladrillo son para siempre.

12. Los muebles de obra dejan poco margen para futuros inquilinos, son preciosos pero para toda la vida y con un estilo muy peculiar.

 

Loading...