Los 10 métodos de orden que mejor funcionan en casa avalados por los expertos

Todos los sistemas organizativos que te presentamos son válidos, pero seguro que hay uno que te hace más tilín que el otro. Al final, el objetivo es el mismo: tener la casa ordenada para aspirar a una vida en calma.

10 métodos de orden avalados por los expertos
Cristina Ros
Cristina Ros

Redactora de Arquitectura y Diseño

Está demostrado que una vida con menos cosas es una vida más feliz. Estos métodos no solo te explican cómo guardar tus objetos sino que te invitan a consumir menos o, lo que sería lo mismo, a consumir mejor. 

De Oriente o de Francia nos llegan distintos modelos a la hora de organizarnos. Puedes quedarte solo con uno o escoger lo que te parezca más interesante de cada uno de ellos y crear tu propio decálogo. ¡Personaliza y triunfarás!

Marie Kondo creó escuela, pero lo cierto es que el arte de guardar es milenario. No importa si tienes un piso tamaño buhardilla o una casa de campo. Los métodos que leerás a continuación funcionan para cualquier tipo de espacio. 

 

1. Konmari, de Marie Kondo 

Doblar bien la ropa (en vertical para ganar espacio) y deshacerse a tiempo de las cosas son dos de los pilares del método Konmari de Marie Kondo, que dio la vuelta al mundo. Marie no ofrecía soluciones rápidas para salir del paso, sino un plan más que ambicioso que incluía también un cambio de estilo de vida. El único pero –y no es menor– que tiene su método es que incluso ella tiró la toalla cuando su familia creció. Puede que ahora, la japonesa se sienta más cómoda con esta otra reflexión: Si tienes hijos y tienes orden, es que no tienes vida. Si tienes hijos y tienes vida, es que no tienes orden. Y si tienes orden y tienes vida... es que no tienes hijos. 

Una casa con hijos es una casa feliz (pero no necesariamente ordenada).

 

2. El método de las 5S 

Desde Japón, también, nos llega el método de las 5S. El nombre no engaña, ya que sostiene que solo hay que concentrarse en 5 aspectos para lograr la tan deseada armonía. Y Sí, empiezan con S. El primer concepto es Seiri (Clasificación), y hace referencia a conservar solo aquello que nos hace feliz. El segundo es  Seiton (Orden), donde se busca un lugar específico para cada cosa. El tercero se llama Seiso (Limpieza) e insta a que la limpieza sea regular. El cuarto es Seiketsu (Estandarización), enfocado a establecer hábitos a largo plazo, y el último es el Shitsuke (Constancia) , o cómo fomentar la disciplina. 

Etapa Seiri (Clasificación).

 

3. Método Kaizen 

Otro japonés pero mucho más exprés es el Kaizen, un método que aspira a ordenar tu casa en 60 segundos. Etimológicamente, Kai significa cambio, y zen, sabiduría. Y la traducción completa de Kaizen sería Buenos Cambios. Se basa en la constancia y en el esfuerzo, en conectar cuerpo y mente para conseguir lo que más nos cuesta. La clave está en dedicarle un tiempo corto cada día y convertirlo en una costumbre. Esta técnica se conoce como "el principio de un minuto", en el que una persona necesita realizar una actividad durante solo 1 minuto todos los días a la misma hora. Al principio puede que te lleve un poco más de tiempo, pero una vez generado el hábito, los expertos aseguran que con ese tiempo es suficiente. 

 

 

4. Bisou, el método francés 

Desde Francia nos llega esta rutina doméstica que augura resultados rápidos y sostenibles. Bisou son las siglas de los pilares y las preguntas sobre los que se fundamenta: Besoin (Necesidad) "¿Realmente necesito comprar esto?", Immédiateté (Immediatez) "¿Lo necesito de inmediato?", Semblable (Similar) "¿Tengo algo similar?", Origine (Origen) "¿Cuál es el origen de este producto?" y Utile (Útil) "¿Me será útil?". Fue creado por las blogueras Herveline Giraudeau y Marie Duboin con la publicación de sus libros Deja de consumir en exceso y El consumo responsable te hace feliz, (editorial Eyrolles).

El método Bisou invita a quedarse solo con lo esencial.

5. La falsa mudanza

Hay un método que está arrasando. Se llama Move-Out, y para llevarlo a cabo, tienes que ponerle imaginación. El Move-Out te propone que te cuentes a ti mismo la falsa historia  que te vas a mudar de casa y que actúes de la misma forma en que lo harías si eso fuera a suceder. A priori puede parecer un poco retorcido, pero los resultados son óptimos. En primer lugar, tienes que establecer una fecha clara. En segundo lugar, sacar todo de los armarios, estanterías y cajones para realizar una limpieza a consciencia. El tercer paso es el "esto sí, esto no" que tanta alergia provoca en los más nostálgicos. A continuación, tienes que deshacerte de lo que no te hace falta para dar paso a la siguiente pantalla: limpiar a fondo las áreas de almacenamiento. Finaliza la mudanza para dar la bienvenida a tu nuevo hogar. 

 

 

6. Streamline 

El método de Francine Jay se resume en 10 puntos, correspondientes a las iniciales de la palabra Streamline: S: Siempre hay que volver a empezar. T: Tesoro, trasto o traspaso. Así es como se deben catalogar los objetos. R: Razón de ser de cada objeto; de lo contrario, tirarlo. E: En cada lugar, una cosa. Todo tiene su propio espacio. A: Apartar todo de las superficies. M: Módulos y cajas. L: Límites. Ser realista en la cantidad de cosas o en el espacio disponible. I: Intercambio. Por cada objeto que entra a tu casa, uno similar debe salir. N: Nada de excepciones, todo lo que tenga que salir, tiene que salir. E: El mantenimiento diario es esencial.

Hay que ser realista con el espacio disponible.

7. Danshari 

Propone vivir el presente y ocuparse de las necesidades del aquí y ahora. Su filosofía se resume en estas cinco reglas: La regla de la ocupación: intenta ocupar tan solo el 80% de los armarios, cajones y la casa en general. La regla del reemplazo: guarda solo esas cosas que te den felicidad de verdad. La regla de los dos movimientos: organiza las cosas de manera que accedas a ellas con solo dos movimientos. La regla de autonomía y libertad: si los guardas de forma vertical, la última regla se realizará con mayor facilidad. La regla de la 'marcha automática': con el Danshari podrás ordenar de manera sencilla y de forma automática para que tu cuerpo y mente se relacionen de mejor manera con los objetos de la casa.

 

 

8. The Home Edit 

Clea Shearer y Joanna Teplin han desarrollado un método que siguen Gwyneth Paltrow o Khloé Kardashian. Han logrado su propio programa en Netflix: Cada cosa en su lugar. Los tres pasos serían: 1. Organizar por categorías. Vaciar los armarios y agrupar los elementos según el uso que se les vaya a dar. 2. A la vista. La clave fundamental es tener todo a la vista para que sea fácil localizar las cosas, pero con orden. 3. Colores. Este método emplea el sistema de clasificación ROYGBIV, que se refiere a los nombres de los colores del arcoíris en inglés. Así, se ordenan libros, ropa, juguetes...

Hay que vaciar los armarios y agrupar los objetos según la función.

 

9. Cynthia Townley 

Stop al desorden, de Cynthia Townley, nos ayuda en poco tiempo a ser más organizados. Además de la tareas elementales de la limpieza, cómo organizarla y múltiples trucos, el método se ocupa también de la alimentación y nos muestra cómo realizar una buena planificación de menús, consejos para la compra y la manera de ordenar la cocina o la despensa. En el apartado de la ropa, nos muestra la forma de organizar nuestros armarios y cómodas.E incluso nos aconseja cómo clasificar y organizar nuestros papeles: recibos, extractos de bancos, seguros y otros muchos documentos.

10. Oosouji

Literalmente, significa "gran limpieza" y se trata de una tradición milenaria japonesa para empezar con buen pie. Trabaja sobre estas bases: 1. De arriba a abajo: se debe empezar a limpiar desde la parte superior. 2. Seguir el recorrido de las agujas del reloj a la hora de limpiar una habitación. 3. Utilizar cajas para aquellos objetos que ya no son útiles. 4. Utilizar bolsas para la basura para volcar toda aquella suciedad de la estancia. 5. Arreglar el hogar: deshacerse de las manchas de la tapicería, reparar los muebles o sustituir las bombillas. 6. Cada miembro de la familia, implicado. 7. Paga deudas y facturas: saldados los débitos, respiraremos mejor.

 

 

Loading...