Situada en el idílico enclave de Orós Alto (Biescas) esta vivienda rinde homenaje a la tradición del Pirineo Bajo Aragonés. El proyecto, obra de Patricia Lizalde, utiliza materiales representativos que sirven como hilos conductores a lo largo de los siglos: la robustez de la piedra para la fachada y la calidez atemporal de la madera. 

De esta manera, la vivienda abraza la arquitectura típica de la zona, presentando una fachada de piedra que se integra armoniosamente en el paisaje montañoso. "Además, hemos tomado la madera como un elemento esencial, no sólo como material estructural, sino como una expresión auténtica de la conexión entre la arquitectura y la naturaleza circundante", comentan desde el estudio.

Este proyecto no es solo arquitectura, es el resultado de un compromiso continuo con la autenticidad y la conexión con el entorno. Así se estableció una colaboración estrecha con artesanos locales especializados en albañilería y ebanistería, que ayudaba a crear un diálogo armonioso entre la herencia local y la modernidad, entre la piedra y la madera, entre la montaña y la vivienda.

Otra de las decisiones clave en el diseño fue la apertura estratégica de los huecos de la fachada a ventanales más amplios. Esta elección no solo busca maximizar la entrada de luz natural, sino que también crea una conexión visual fluida entre el interior y la naturaleza que abraza la propiedad. 

 

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en Arquitectura y Diseño suscríbete a nuestra newsletter.

1 /10
Salón abierto al interior y al exterior
Montse Garriga | Estilismo: Beatriz Aparicio

Salón abierto al interior y al exterior

El espacioso salón está comunicado de manera fluida tanto con la cocina y la entrada como con el exterior. Para ello se han creado grandes ventanales que no tuvieron solo en cuenta la búsqueda de luz natural, sino también se consideró la entrada de vientos fríos durante el invierno. 

La pared de piedra del salón alberga una chimenea de leña, revestida con Airslate de Porcelanosa en pizarra, que brinda un toque rústico y acogedor al ambiente.  

Armarios de suelo a techo
Montse Garriga | Estilismo: Beatriz Aparicio

Armarios de suelo a techo

La decoración de este espacio único que alberga salón, entrada y cocina apuesta por una decoración sencilla y natural, que no cede terreno a la practicidad. Así, uno de los paños de pared lo ocupan armarios empotrados de madera de roble entelados con arpillera en un tapicero local. Una muestra del papel que cumple la artesanía en el proyecto.

Cocina con isla
Montse Garriga | Estilismo: Beatriz Toribio

Cocina con isla

La cocina presenta una isla multifuncional con una mesa de comedor integrada, en un nivel más bajo, creando un espacio perfecto para compartir momentos en familia. La combinación de madera natural y negra resulta encaja a la perfecci��n en el resto del espacio, aportando una nota actual y cálida.

Una distribución en dos plantas
Montse Garriga | Estilismo: Beatriz Aparicio

Una distribución en dos plantas

Además de la entrada, el salón y la cocina, la planta baja alberga también el dormitorio principal en suite, un lavadero, un baño con jacuzzi, ducha y sauna a medida. Mientras que en la superior se encuentran dos dormitorios para las hijas de los propietarios, un baño y un espacio de juegos.

Dormitorio principal en suite
Montse Garriga | Estilismo: Beatriz Aparicio

Dormitorio principal en suite

El dormitorio principal con baño integrado se ha situado en la planta inferior, lo que proporciona mayor privacidad y comodidad para los padres, ya que los infantiles se ubican en la superior. 

Al igual que en el salón, cuenta con grandes ventanales que han sido diseñados estratégicamente para maximizar la luz y minimizar la pérdida de calor, una solución que surgió directamente de la necesidad práctica y climática de la región.

Espacios comunicados
Montse Garriga | Estilismo: Beatriz Toribio

Espacios comunicados

Como ocurre en cada rincón de este refugio de vacaciones, las líneas elegantes y contemporáneas logran un equilibrio armonioso entre la frescura del diseño moderno y la calidez que caracteriza a la región, evitando la recarga y enfatizando la simplicidad.

Destacan las puertas de suelo a techo correderas de listones en roble macizo y el pavimento porcelánico de caliza de Porcelanosa.

Baño con elementos artesanales
Montse Garriga | Estilismo: Beatriz Toribio

Baño con elementos artesanales

El estudio estableció una colaboración estrecha con artesanos locales especializados en albañilería y ebanistería, que se deja sentir en las distintas estancias. Así, en el baño del dormitorio principal el mueble bajolavabo con cajones lo ha realizado a medida un ebanista local y los lavamanos son de piedra. 

Dormitorio infantil abuhardillado
Montse Garriga | Estilismo: Beatriz Toribio

Dormitorio infantil abuhardillado

Diseñados con detalles sencillos, las habitaciones infantiles de las dos hijas de los propietarios apuestan por la calidez y la funcionalidad. Las vigas de madera, las ventanas de techo y el armario en la parte inferior de la pared con una parte abierta son una muestra de estas premisas.

Baño para dos
Montse Garriga | Estilismo: Beatriz Toribio

Baño para dos

El baño para dos de la planta superior sigue las mismas líneas que el resto de la casa e incorpora un mueble carpintero recuperado con balda inferior para las toallas y dos lavabos sobre encimera. La pared de azulejos resulta tan práctica como estética. 

Sala de ocio abuhardillada
Montse Garriga | Estilismo: Beatriz Toribio

Sala de ocio abuhardillada

La cubierta, fiel a la tradición, se presenta con la clásica forma a dos aguas, un tributo a la eficiencia ante las condiciones climáticas de la región. Pero no es solo una cubierta; es un lienzo de vigas de madera que, en su interior, revela la artesanía y la calidez característica de la visión arquitectónica del estudio. Además de los dormitorios y el baño, la buhardilla alberga una especial sala de ocio o de juegos, perfecto para las niñas y las tardes en familia.