La cocina es una de las estancias de la casa que más acusa el paso del tiempo. Es un centro neurálgico del hogar en el que el trajín diario lo exponen a las manchas y al deterioro. En la cocina se preparan alimentos, se come, se conversa, se hacen los deberes y tantas actividades que terminan dejando su huella en las paredes.

En este espacio se producen humos, salpicaduras y vapores, por eso hay que prestar atención a los revestimientos que se eligen. Los azulejos son un clásico cuando se busca resistencia, pero cuando lo que se persigue es versatilidad, hay otras opciones que desafían lo tradicional. De éstas, la más versátil es la pintura. Eso s��, hay que escoger una pintura que se pueda limpiar con facilidad y, en la medida de lo posible, apostar por una pintura de calidad. La diferencia se notará considerablemente en la resistencia que ofrece a las manchas y al deterioro diario. Lo ideal es decantarse por una pintura lavable. Además de permitir que se eliminen las manchas fácilmente y sin dejar cercos, resisten bien el paso del tiempo.

Por eso, si te has propuesto dar una nueva mano de pintura a tu cocina para renovar su apariencia, toma nota de estas ideas.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en Arquitectura y Diseño suscríbete a nuestra newsletter.

1 /6
cocina verde con estantes
Robert Rieger

Tendencia color block

Esta cocina sigue la tendencia de color block, que consiste en utilizar bloques de color sólido con mucha presencia. Lo más importante para conseguir un buen resultado es utilizar una gama cromática controlada, donde la combinación de colores sea armónica y todos dialoguen entre sí. 

Si te atraen los colores potentes, pero necesitas un empujón para apostar por ellos en tu cocina, inspírate en este diseño lleno de personalidad. Tanto los muebles como el mármol central son de un cálido e impactante color verde que continúa con la pintura de la parte frontal.

cocina azulejos rosas grifo blanco sigla studio
Marta Vidal

Con textura

Con un toque muy neoyorquino, las cocinas con ladrillo visto ofrecen una imagen desenfadada, al mismo tiempo que denotan personalidad propia. Esta opción es perfecta para quienes buscan recrear en su cocina un espacio de evocación industrial al mismo tiempo que no quieren perder calidez, ya que el ladrillo ofrece textura a la pared.

Para modernizar el espacio se puede pintar, incluso por tramos, como en esta cocina, donde se ha dejado una parte original a la vista. Ten en cuenta que el ladrillo al descubierto es más poroso que una pared de yeso normal, por lo que es necesario aplicar al menos dos capas para conseguir un acabado uniforme

cocina con madera antigua masi´a
Meritxell Arjalaguer

A la cal

La cocina es una de las estancias donde más se nota el paso del tiempo y una capa de pintura siempre está bien recibida en la estancia dedicada a preparar los alimentos. Si se busca crear un efecto rústico o cálido se puede usar una pintura a la cal y lograr lograr el resultado deseado en cuestión de minutos. 

Apostar por este tipo de pintura no contaminante favorece la eliminación de agentes tóxicos en el ambiente. Además es transpirable e impermeabilizante, puesto que la cal es garantía de que en las superficies donde se aplica no se generan microorganismos ni moho.

Cocina con azulejos en azul Nais
Nais

Arrebato de color

Si tienes un color protagonista en la pared, en este caso, con azulejos, puedes elegir pintar la pared con un color contrastante que de un efecto de mayor profundidad a la estancia.

Un apartamento muy natural en Praga isla de cocina
KUBICEK.STUDIO

El gran clásico

Para cocinas pequeñas o integradas al salón, como la de este apartamento de Praga, los expertos recomiendan apostar por el blanco o tonos parecidos: hueso, beige, marfil… Aportan luz y, visualmente, ofrecen sensación de amplitud óptica. Además, utilizar una base neutra permite dar pinceladas de color en otros elementos.  

Planta baja con cocina salón comedor
Belén Imaz

En pequeñas dosis

Si quieres introducir el color en tu cocina con la pintura pero no sabes cómo hacerlo, puedes empezar por pintar un detalle, como una columna, o acotarlo a una pared. 

Dar color al techo puede ser una buena solución cuando en los muebles se combinan diferentes tonos y materiales. En este caso, los expertos recomiendan el blanco para las paredes y un color que de personalidad en el techo.