Integrar muebles antiguos en una casa moderna, ¿cómo lo hacen los interioristas?

Un aparador antiguo, una lámpara de araña o unos cojines tapizados con alto valor sentimental son piezas que merecen formar parte de tu casa. Integrarlas en la decoración moderna es más fácil de lo que parece.

Un aparador antiguo encontrará su sitio si aporta diseño y personalidad.

Un aparador antiguo encontrará su sitio si aporta diseño y personalidad. Foto: Enrique Menossi

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor? Pues no sabemos, pero lo que está claro es que la mayoría de piezas antiguas son un verdadero tesoro que merece la pena seguir disfrutando, aunque poseas una casa claramente de estilo moderno. Pero ¿cómo hacerlo manteniéndote fiel a tu esencia? Una de las tendencias más interesantes en decoración es la de mezclar estilos equilibradamente siendo capaz de crear contrastes tan agradables como potentes.

Para ello hay que jugar con la magia visual de las piezas antiguas. Utilizada de forma moderada va a crear un gran pero interesante contraste. Una lámpara de araña en el dormitorio moderno, un aparador vintage muy colorido en el comedor o una alacena en la cocina son algunas propuestas que pueden servirte de inspiración.

El arte contemporáneo ayudarán a contrarrestar el efecto de un aparador más clásico.

El arte contemporáneo ayudarán a contrarrestar el efecto de un aparador más clásico. Foto: Eugeni Pons

Otro de los trucos que te ayuda a conseguirlo es el principio de Pareto o regla 80/20 que tiene múltiples aplicaciones en distintos campos. A grandes rasgos, aplicado a la decoración consiste en invertir el mayor porcentaje de dinero en objetos duraderos y atemporales para rentabilizarla, mientras que el menor se destinaría a los elementos decorativos de menor importancia más condicionados por las modas.

En el tema que nos ocupa, nos daría una orientación de la proporción ideal en la que deben convivir en la casa actual piezas modernas con piezas antiguas. Así el 80% debería seguir el estilo predominante, mientras que el 20% restante correspondería a piezas clásicas que queramos aprovechar.

La robustez de los muebles antiguos se ha compensado con una cama actual, una silla de diseño y la contundente presencia de la tecnología. Si vas a combinar varios, mejor que estén distanciados.

La robustez de los muebles antiguos se ha compensado con una cama actual, una silla de diseño y la contundente presencia de la tecnología. Si vas a combinar varios, mejor que estén distanciados. Foto: Juan Rodríguez

Lo idóneo es decorar un espacio teniendo en cuenta que se va a contar con esa pieza determinada. En el caso de habitaciones pequeñas se recomienda utilizar un gran mueble clásico que funcione de punto focal, a partir del cual irá construyéndose el resto de la habitación. Una gran mesa, un aparador o una cama antigua necesitarán de sillas más ligeras, lámparas de diseño y auxiliares con patas altas que equilibren el conjunto.

Otro de los factores a tener en cuenta es potenciar la luminosidad. La madera de muchas piezas antiguas es oscura lo que proporcionaría un ambiente recargado. Conviene que haya vacío a su alrededor y, sobre todo, que no coincida con otras piezas similares o dará como resultado un ambiente anticuado y aburrido.

Los cojines con tapizados antiguos funcionarán bien con textiles lisos y de colores neutros.

Los cojines con tapizados antiguos funcionarán bien con textiles lisos y de colores neutros. Foto: Eugeni Pons

Para que la decoración funcione debe existir un hilo conductor que enlace las distintas piezas. El color, el material, el estilo, la temática o la textura son algunos de ellos. Respecto al color, usar tanto los complementarios como los opuestos asegura una buena combinación. Si se trata de una pieza sencilla encajará en cualquier rincón pero si por el contrario se trata de algo recargado, será necesario simplificar el resto.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?