Cuanto más alto, mejor: saca partido a la doble altura con estos trucos

Si el espacio lo permite, crecer a lo alto es una alternativa para ganar metros útiles con mucha imaginación y sentido práctico.

La mayoría de veces subestimamos el poder del espacio de nuestra casa. La vemos pequeña, con menos posibilidades de las que nos gustaría o con metros mal distribuidos.

Sin embargo, muchas de ellas, solemos tener una visión 2D, analizamos la planta y determinamos. Y aquí está el quid del asunto. Que casi nunca se nos ocurre mirar hacía arriba, donde siempre intuimos que debe ir el techo.

Y en estas, que se nos pierde un ítem fundamental: si hay altura suficiente, podemos pensar en 3D y construir también hacía el cielo.

Aquí hay cinco ideas (nada obvias) que te van a sorprender.

1 / 6
Piso con doble altura y arcos

Solemos relacionar doble altura con añadidos, escaleras metálicas que dan un carácter industrial a los interiores, pero no siempre tiene porqué ser así. Si echamos mano del ingenio y contamos con el buen asesoramiento de un arquitecto podemos conseguir un espacio tan bonito como el de la imagen, en el que han jugado con un arco y con la curvatura, consiguiendo sensación de grandilocuencia y que el nuevo espacio tenga mucha intimidad.

Comedor con escalera y barandilla metalica

El principal problema a la hora de plantear una doble altura es la falta de metros, pero todo es posible. Si tienes un piso con techos altos, crecer hacia arriba es la mejor solución, piensa que el espacio que queda bajo la escalera es perfecto para crear una zona de despensa, un pequeño vestidor o hasta incluso el lugar perfecto para guardar la bicicleta. 

 

Dormitorio en doble altura en un loft de estilo industrial

Los lofts son la tipología perfecta de piso para crear una doble altura. Suelen tener techos altos para compensar la falta de paredes, por lo que el nuevo espacio no nos dará la sensación de estar muy enganchado al techo. Además el hecho de que los lofts suelen tener ventanas inmensas hará que la luz natural llegue a todas partes, es importante que no optar por focos empotrados cuando se crea una nueva zona elevada, ya que la iluminación será muy intensa y aumentará el calor, mejor optar por lámparas auxiliares.

Casa con estudio situado en una zona elevada con paredes de color blanco

Las zonas elevadas son el lugar perfecto para situar un estudio o una zona de lectura, ya que suelen ser espacios aislados perfectos para concentrarse. Si estás pensando en crear una zona de trabajo elevada te recomendamos hacerlo cerca de una ventana, así podrás disfrutar de la luz natural durante casi todo el día.

Cocina con doble altura y molduras en el techo

Cuando tengas que reformar tu casa, habla con el arquitecto para plantear los accesos a la nueva zona elevada. En este piso han aprovechado la reforma de la cocina para crear un sistema de muebles a medida y sobre ellos han situado el dormitorio, de esta forma se aprovechan al máximo los metros útiles de la vivienda. 

Buhardilla con doble altura

Aparentemente una buhardilla no es la mejor opción para hacer una doble altura, pero si se dispone de techos altos esta solución es perfecta para aprovechar al máximo el espacio. Con muebles hechos a medida se pueden crear divisores de espacio a varias alturas que consigan aportar un poco de intimidad a la zona de noche.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?