20 cocinas semi integradas con el salón: están ahí pero esconden lo que no quieres que se vea

Las cocinas abiertas crean espacios modernos y luminosos, pero su estética puede no gustar a todo el mundo. Por eso hay trucos para integrarlas de manera discreta: ¡camuflándolas!

cocina estudio asker
Ores Lario
Ores Lario

Periodista especializada en estilo de vida, decoración y diseño

Atrás han quedado los días en que esta era una habitación escondida de la casa, un espacio que se ubicaba al final de un largo pasillo exclusivamente destinado prepara los alimentos. Ahora las cocinas son el ágora griega en la vivienda y todo se organiza a su alrededor. Son espacios vitales con un importante papel aglutinador. En este núcleo de la casa cabe de todo: amigos, trajín, ruido, olores… Por eso cada vez están más integradas en el salón dando forma a espacios polivalentes.

Aunque la mayoría de las casas españolas cuenta con cocina independiente, quizá debido a las tendencias que llegan de otros países, como Estados Unidos, integrarlas en el salón es una solución que cada vez gana más adeptos, especialmente cuando los metros cuadrados escasean.

Las ventajas de las cocinas abiertas

Cuando se integra la cocina con el salón, al dejar el espacio diáfano se consigue una sensación de mayor amplitud visual. Además, resultan una solución muy moderna y estética que crea estancias acogedoras y aglutinadoras que favorecen la comunicación entre los que están trajinando en los fogones y el resto de los habitantes de la casa o los invitados.

Además, el hecho de que la vivienda no esté tan compartimentada con tabiques permite que la luz natural se cuele por más rincones y la vivienda parece más luminosa.

 

Inconvenientes que plantean las cocinas integradas

Aunque valoramos los pros de elegir una cocina abierta al salón, esta opción también plantea una serie de inconvenientes, especialmente los humos y los olores que se extienden inevitablemente al resto del espacio mientras se preparan los alimentos. Para tratar de mitigar el problema, hay que buscar soluciones como instalar una campana extractora potente, así como electrodomésticos eficientes y silenciosos que no trasladen los ruidos cuando están funcionando mientras estamos a tan solo unos metros descansando en el sofá o viendo nuestra serie favorita.

 

 

Otro punto importante radica en la importancia de tener la encimera siempre limpia y recogida para que la vista del salón no conlleve agobio.

Ante esta tendencia de las cocinas integradas hay soluciones que dividen ambientes sin necesidad de poner un tabique divisor: una isla que delimita cocina y salón, un tótem, una cortina, un panel de madera o usar otro color son algunas de las ingeniosas soluciones a las que podemos recurrir.

1 /20
mini-piso-en-color-blanco-cocina 203a19b8 1500x1080
Annick Vernimmen

Dentro de un armario

La cocina de una pequeña vivienda de la costa belga reformada por el estudio Tjip mantiene la paleta cálida que domina toda la casa: tonos cremas y beige ayudan a crear una estética limpia sin ruido visual. Todo está dispuesto en un único espacio en el que conviven dormitorio, zona de estar, comedor y cocina, que se encuentra  oculta dentro de los muebles de almacenaje con puertas de suelo a techo. 

Carme Pardo Tamarit cocina comedor
Eugeni Pons

Como pasillo

Eliminar todos los tabiques para crear un único espacio polivalante alrededor de una gran isla, donde se cocina y se reúnen amigos y familia, es la solución de la interiorista Carme Tamarit para integrar la cocina en la zona de estar. En este espacio delimitado por el color verde azulado intenso que esconde los electrodomésticos,  la protagonista es la barra con isla en madera de roble de más de tres metros de largo que ayuda a delimitar el pasillo de la vivienda. 

Cocina semi integrada en blanco.
ALVHEM

En su propio hueco

Integrada en la zona del comedor, pero parcialmente separada gracias a un muro de carga, esta cocina de una casa en Suecia desprende el estilo minimalista propio de la vivienda. Los armarios de color blanco se fusionan con la pared, del mimo tono, y pasan desapercibidos. El suelo de madera es otro elemento que ayuda a integrar la cocina con elegancia y sutileza con el salón. Pero su acertada forma de U la mantiene ligeramente independiente  de la zona común de la casa.

cocina y comedor color mikel irastorza
Catherine Scoffoni

Arrebato de color

En la vivienda del interiorista Mikel Irastorza en Berlín queda patente su amor por las piezas de arte y por el color, presente en el resto de la casa. Su original distribución integrada en el salón se debe a la gran pared de carga que no pudo derribar y le hizo agudizar el ingenio: "El pasillo era exageradamente ancho, con lo que decidí utilizar este último para instalar gran parte de muebles y electrodomésticos de la cocina", dice el diseñador. "Para ello ideé esos armarios empotrados que son de los mismos colores y material que la cocina", apunta. 

Cocina blanca con taburetes en negro.
Odile Decq

En blanco

Crear todo un frente blanco, a modo de pared, ha sido la apuesta de la arquitecta francesa Odile Decq para integrar la cocina en el salón en las viviendas que ha diseñado en la torre Antarés de Barcelona. Una isla de formas redondeadas la separa del salón. Además del blanco, otro elemento unificador lo aporta el color negro usado en los taburetes, los electrodomésticos, las lámparas del techo y los detalles de los cojines del sofá. 

piso moderno en belgia por studio jo con interiores de madera cocina abierta a salon
Renaat Nijs

En piedra y madera

El infalible binomio de la madera y la piedra es siempre una apuesta acertada. Ambos consiguen que la calidez se adueñe de los proyectos. Lo ejemplifica esta cocina en Bélgica proyectada por el Studio Jo. Una isla de piedra de líneas minimalistas  y una pequeña barra de madera con sillas en tejidos claros es todo lo que han necesitado los artífices para integrarla armoniosamente en el salón. 

Cocina semi integrada con acabado madera.
Tini liveng

Apuesta sostenible

El último proyecto del estudio español de arquitectura tini living se encuentra en la provincia de Segovia, en medio de un robledal. Se trata de una pequeña vivienda sostenible que tiene una superficie útil de 45 m² con la cocina integrada en la zona común. Dando coherencia al resto de la casa, los materiales de la cocina se han escogido para soportar las bajas temperaturas. El estudio ha jugado con la claridad del color blanco para delimitar la encimera con frente blanco en la zona de preparado de alimentos. 

 

Cocina semi integrada oculata tras un espejo.
Gernán Sáiz

Una cocina oculta detrás de un espejo

Carlos Tomás, fundador de Estudio Reciente, ha huido del sempiterno blanco y lo neutro en la reforma de su propia vivienda en Madrid, en la que ha apostado por un interiorismo vibrante protagonizado por el color. La cocina está parcialmente oculta tras un tótem de espejo que oculta los electrodome´sticos y el fregadero para que no sean visibles desde el salo´n. Puedes ver la casa al completo aquí.

 

Cocina semi integrada de madera con isla de cocina blanca.
Marie-Astrid Pelsser

Estilo escandinavo para camuflar la cocina en tonos neutros

Este es un ejemplo de lo que su autora, Marie-Astrid Pelsser denomina micro-arquitectura: una intervención que tiene la virtud de ir más allá de su aparente restricción. En este apartamento en Lieja, el espacio de día, de dimensiones reducidas (5,5 x 6,75 m) era un rompecabezas de ángulos y recortes al que se añadía un muro central perforado por dos puertas y condicionado por un radiador y las instalaciones técnicas de la cocina. La autora decidió disimular toda esta funcionalidad recargada con una pared de madera de roble que integra la zona de aguas de la cocina, el frigorífico, el horno, las puertas y zona de almacenaje. Puedes ver la casa al completo aquí.

 

Cocina circular con muebles en blanco y negro.
ADAM ROUSE

Con una puerta corredera circular

El estudio estadounidense Feldman Architecture se ha encargado de la remodelación de esta casa en California cuya cocina se encuentra en el centro de la planta. Originalmente era un pequeño patio a cielo abierto que tras las obras se transformó en un espacio que es lugar de reunión y de encuentro. Una elección acertada para un aspirante a panadero y su familia, todos amantes de la gastronomía. Puedes ver la casa al completo aquí.

 

Cocina verde en un cubo.
Robert Rieger

Esta caja esconde una cocina

Oro, mármol, hormigón en bruto y guiños geométricos se combinan en esta casa en Berlín reformada por Ester Bruzkus, que ha conseguido crear un hogar fresco y cálido en torno a una caja verde que lo distribuye todo. La cocina ocupa uno de los lados largos de la caja verde y, escondida dentro de ella, también hay una sauna modular desplegable. La cuarcita y la madera lacada con vidrios tintados en negro, aportan carácter a la cocina, que para Bruzkus es una idea divertida. "Cuando esperas que todo sea de una manera, debería ser absolutamente de otra", sentencia. 

Cocina semi integrada con suelos hidráulicos y muebles de madera.
José Hevia

Un mueble compartido entre cocina y salón

En el madrileño barrio de Chamberí, en un edificio construido en los años 30 del siglo pasado, se ubica esta casa cuyos dueños son una pareja joven sin hijos que querían adaptar la casa a las necesidades actuales con estilo. El estudio de arquitectura Pulso ha firmado la reforma dejando que convivan elementos antiguos con soluciones arquitectónicas actuales. La cocina actúa como un catalizador entre el espacio habitable principal y el resto de la casa con una diagonal que se abre hacia la luz. Puedes ver la casa al completo aquí.

Cocina semi integrada ubicada en un pasillo.
QUANG TRAN

En un pasillo

A pesar de emplazarse en un espacio muy largo y estrecho, de 2,9 metros, la casa 303, proyectada por Sawadeesign en Vietnam, resulta ser toda una hazaña de practicidad en espacios pequeños. La vivienda, encargada por un joven piloto, emula la sensación que genera caminar entre las filas de asientos de los pasajeros en un avión, un lado está forrado con almacenamiento y el otro lado contiene elementos funcionales como la cocina, los asientos y los electrodomésticos de lavandería. Puedes ver la casa al completo aquí.

Cocins semi integrada en una pared.
Pierre-Louis Gerlier Architecte

La cocina en una pared secreta

Una buena solución para plantear la cocina de tal manera que no quita espacio a la vivienda, es colocarla integrada en una pared. En este piso parisino, el color verde y el panel de madera festoneado da continuidad a todas las paredes de la estancia de tal manera que la cocina "desaparece". Puedes ver la casa al completo aquí.

Cocina semi integrada en el comedor y el salón con muebles de madera.
MATTEW WILLIAM

Movimiento modernista

Ubicado al borde del mar dentro de un campo de lava negra, esta preciosa casa de vacaciones proyectada por la firma estadounidense Walker Warner Architects. Su cocina es un juego de maderas y colores grises, el binomio que lleva la batuta en las zonas comunes de este acogedor refugio tropical con diseño simple basado en el movimiento modernista. Puedes ver la casa al completo aquí.

Cocina semi integrada de estilo minimalista moderno.
NORIHITO YAMAUCHI

Minimalismo japone´s. ¿Dónde está la cocina?

En contraste con las casas vecinas con techo inclinado y revestidas de madera, esta residencia en Japón ejecutada por el arquitecto japonés Kouichi Kimura goza de un perfil más contemporáneo, gracias a una suma de bloques que combinan el acero con el hormigón. El revestimiento de acero ondulado del mostrador de la cocina aporta vitalidad a la sala de estar. Puedes ver la casa al completo aquí.

 

 

Cocina se mi abierta con barra de cocina con columnas.
Àbag estudio

Tras una isla elevada

Para el salón-cocina de esta piso de 220 metros cuadrados en el barcelonés Paseo de Gracia Àbag estudio recuperó algunas piezas del pavimento hidráulico original como base para la isla de la cocina, inspirada en un mostrador pastelero de época. 

Cocina semi integrada con muebles en madera y negro.
SUIYU STUDIO

Cómo camuflar una cocina gracias al color negro

La vida de un piloto suele transcurrir de hotel en hotel. Por eso, el propietario de esta casa de Taiwan, un profesional de la aviación, tenía tan solo una petición para el estudio diseñado por fws_work: conseguir esa sensación de hogar y refugio que le permita descansar el poco tiempo que pase en ella. En contraste con la paleta neutra general, la carpintería de madera teñida de negro, los azulejos de cerámica encáustica, las manijas de cuero y la encimera de piedra dan forma a la cocina y la barra de bar extendida. Un espacio semiescondido que fomenta un estado puro de inmersión. Puedes ver la casa al completo aquí.

Cocina semi integrada con muebles de madera y antepecho franate.
DAVID FRUTOS

Con espíritu rural

EstudioBamBam ha rehabilitado por completo una vivienda rural centenaria en Alicante integrando elementos originales en un proyecto que busca más luz y eficiencia energética. De hecho, la propuesta espacial crea un amplio lugar de relación común, conectando cocina, comedor salón y acceso en el interior; y conectando todo ello con el patio al exterior. En la cocina, algún toque de contraste encaja a la perfección con el suelo tradicional, como los azulejos del frontal en tono rojo. Puedes ver la casa al completo aquí.

Cocina semi integrada de madera con isla.
ART GOOSSENS / FLARE DEPARTMENT

Mimetizada con la madera

Studio Asker firma esta reforma que ha convertido la antigua casa-estudio de un artista en dos bungalós de madera, uno para la familia y otro para los invitados. En ambos se respira una atmósfera cálida, de estilo escandinavo contemporáneo. La tradición y la artesanía eran centrales, y esto se refleja, por ejemplo, en el mueble principal de la cocina, que continúa a modo de aparador. Puedes ver la casa al completo aquí.

 

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.arquitecturaydiseno.es, suscríbete a nuestra newsletter.

Loading...