La arquitectura modular no solo sirve para hacer casas prefabricadas

La firma Space Garden by Resan diseña módulos prefabricados para instalar un despacho, una habitación adicional o incluso un gimnasio particular en tu terraza o jardín.

El módulo más pequeño, de 3 x 3 metros, es ideal para instalar un espacio de trabajo aislado fuera de la vivienda.

El módulo más pequeño, de 3 x 3 metros, es ideal para instalar un espacio de trabajo aislado fuera de la vivienda.

La flexibilidad inherente a la arquitectura modular hace que pueda abarcar cualquier tipología constructiva, desde un bloque de viviendas, pasando por una instalación industrial, a una casa familiar e, incluso, unidades funcionales más pequeñas.

En Estados Unidos, país con una experiencia de décadas en la construcción prefabricada, se ha acuñado el término ADU (Accesory Dwelling Unit, unidad habitacional accesoria) para referirse a esas construcciones modulares de tamaño reducido que pueden instalarse en el jardín de casa para incorporar una habitación para invitados, un espacio de trabajo aislado para poder concentrarse –una opción de moda dado el auge del teletrabajo–, una sala de juegos para que los niños se diviertan sin molestar a los adultos o, incluso, un gimnasio particular.

El modelo SG18, de 18 metros cuadrados de superficie, es adecuado para habitaciones individuales con baño incorporado o un pequeño gimnasio.

El modelo SG18, de 18 metros cuadrados de superficie, es adecuado para habitaciones individuales con baño incorporado o un pequeño gimnasio.

Esta misma idea puede aplicarse, por ejemplo, en alojamientos o clubs deportivos en entornos naturales que disponen de espacio para ampliar rápidamente sus servicios instalando habitaciones adicionales aisladas que facilitan la conexión con la naturaleza y la privacidad. Con la ventaja de que estas unidades accesorias pueden retirarse posteriormente si las necesidades del negocio así lo aconsejan, reduciendo gastos de mantenimiento.

Aunque en España este concepto es aun joven, ya hay empresas que apuestan por él. Una de ellas es Space Garden by Resan, firma con más de 25 años de experiencia en el sector que en 2015 se lanzó al desarrollo de un sistema de construcción de módulos prefabricados en taller para sacar todo el partido al espacio exterior, sean jardines privados o instalaciones públicas.

Los módulos están fabricados con estructura de chapa galvanizada y acabado exterior de panel sándwich composite.

Los módulos están fabricados con estructura de chapa galvanizada y acabado exterior de panel sándwich composite.

En la actualidad la empresa ofrece cuatro modelos básicos de construcciones modulares, que van desde los 3 x 3 a los 3 x 8 metros, con precios que oscilan entre los 11.500 y los 21.400 € + IVA. Todos los modelos tienen grandes ventanales para aprovechar la luz natural, y son inalterables en el tiempo porque están revestidos con paneles de composite.

La estructura de los módulos prefabricados está formada por perfiles conformados en frío en chapa galvanizada y lacada. La fachada está compuesta por panel sándwich con cámara de aire y trasdosado interior con placa de cartón yeso. La carpintería es de aluminio lacado con rotura de puente térmico abatible, fija o corredera.

Según fuentes de Space Garden by Resan, estos módulos prefabricados son una solución sostenible, accesible y versátil porque el espacio se puede aprovechar para lo que el usuario quiera, e incluso se puede trasladar fácilmente si cambia de residencia.

Suscríbete a nuestra newsletter para saber más sobre arquitectura prefabricada.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?