La gata de Karl Lagerfeld, Choupette, sigue viviendo mejor que cualquiera de nosotros

Quien fuera el ojito derecho del diseñador Karl Lagerfeld lleva una lujosa vida en Francia. Su manager ha confirmado que ha recibido una invitación para la gala del Met porque este año el exclusivo evento rendirá homenaje al que fue su dueño, el Kaiser de la moda.

La mirada de Choupette lo dice todo sobre lo bien que vive.
Ores Lario
Ores Lario

Periodista especializada en estilo de vida, decoración y diseño

Karl Lagerfeld, quien fuera director creativo de Fendi, Chanel y su propia firma, adoraba a Choupette, una gata de raza birmana que se convirtió en su inseparable animal de compañía e incluso en fuente de inspiración para sus colecciones. Hoy, sin el diseñador, las cotas de popularidad del felino son tan elevadas que hasta la organización de la Gala MET le ha hecho llegar una invitación para el gran evento y Anna Wintour también ha exigido que la portada de Vogue del mes de mayo la protagonice el felino, sostenido por Naomi Campbell con un puente parisino de fondo.

Con más de 143.000 seguidores en redes sociales, a sus doce años, la mascota del káiser de la moda se ha convertido en toda una celebridad. Originariamente, Lagerfeld no era su propietario, sino el modelo Baptiste Giabiconi, su amante durante más de una década. Fue en el año 2011, después de que el joven pidiera al diseñador que cuidara de su gata durante dos semanas mientras visitaba a su familia en Marsella y regresara, cuando el modisto se negó a devolvérsela. "Nunca pensé que podría enamorarme de un animal como ese", expresó él mismo a las cámaras de la CNBC.

El amor del diseñador por el animal era tal que antes de fallecer, el 19 de febrero de 2019, Lagerfeld lo dejó todo bien atado para que no le faltara de nada. Más allá de vivir en París junto a su cuidadora, cuenta con los servicios de una de las veterinarias más exclusivas de la ciudad y forma parte de la agencia de animalesMy Pet Agency y sigue siendo un gran reclamo para las firmas. Ha colaborado con varias campañas publicitarias, con firmas como Opel, Shu Uemura o LucyBalu, la marca de mobiliario gatuno.

 

 

La gata tiene gustos exquisitos. Duerme con una almohada de Chanel que tiene grabada la Ici la place de Choupette (Este es el sitio de Choupette) y bajo su nombre se sigue alimentando su cuenta de Instagram, en la que se pueden ver rincones de su casa.

En vajilla de porcelana

Se ha publicado en diferentes medios de comunicación que el animal comía en la mesa junto a su amo, en vajilla de plata. Ahora que no está, sigue disfrutando de una cuidada dieta en una exquisita vajilla de plata

 

 

Entre libros

Acostumbrada a vivir en un ambiente cultural, Choupette se mueve entre espacios llenos de arte, donde no faltan los libros ni la música. Más que la ópera, a Choupette le gustaba la música sudamericana y odiaba las voces agudas, según el libro Choupette, la vie enchantée d'un chat fashion (Choupette, la vida encantada de un gato fashion), publicado en 2014.

 

Lavabo en blanco

Para su aseo personal, la gata se decanta por un lavabo pequeño de color blanco. Las líneas cuadradas del diseño encajan con la rotundidad lineal de la grifería y de los tiradores del armario.

 

Rodeada de arte

La gata vive rodeada de diseño, como corrobora una imagen de una escalera de du cuenta de Instagram en la que las líneas minimalistas contrarrestan con la barandilla metálica de formas escultóricas

 

Sillas de estilo industrial

Como tantos animales, a Choupette le gusta hacer de las mesas su refugio. Gracias a eso hemos visto que en su casa no faltan las sillas de estética industrial, que comtrastan con el tablero de listones de madera que rodean.

 

En avión privado

A tenor de una imagen del pasado 15 de agosto del año pasado, donde se ve al animalito celebrando su undécimo cumpleaños en un avión privado rodeada de regalos, que dan constancia del lujoso estilo de vida que lleva.

 

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?