Creadores

Entrevista a Edoardo Tresoldi

"A través de arquetipos arquitectónicos clásicos, celebro lo sagrado de la naturaleza y su relación con el hombre"

Nuria López

Edoardo Tresoldi. Foto: Andrea Mete

Edoardo Tresoldi. Foto: Andrea Mete

El joven artista italiano popular por sus espectaculares estructuras creadas con malla y materiales industriales, Edoardo Tresoldi ha construido un complejo escultórico en seis volúmenes para celebarar el veinticinco aniversario de L'Illa Diagonal. Conocido como el artista de la materia ausente, su técnica consiste en mezclar la transparencia de la malla con la dimensión espacio-tiempo, mezclando los lenguajes clásico y moderno. Sus intervenciones suelen ser en espacios públicos, centrándose en elementos de la arquitectura y del paisaje, pero también ha trabajado en contextos arqueológicos, festivales de arte contemporáneo, festivales de música y muestras colectivas. Aprovechando su paso por Barcelona para la instalación de Limes, mantuvimos una conversación con él.

¿Cómo fueron tus primeros pasos?

De niño dibujaba por todas partes. Con 9 años aprendí de un pintor local sobre diseño anatómico y a los 20 me mudé a Roma para trabajar como escenógrafo en cine, música y televisión. Ha sido un período prolífico, en el que trabajar en muchas áreas creativas me ha dado las herramientas para experimentar diferentes técnicas y materiales más adelante. En esa época empezó mi contacto con la malla de alambre, que a menudo se usaba para construir las estructuras de los diseños de los conjuntos. Sus características reducidas me fascinaron inmediatamente y se convirtió en el medio de mi investigación artística, gracias también al empuje de uno de mis mejores amigos, el artista español Gonzalo Borondo.

Edoardo Tresoldi

Edoardo Tresoldi

Foto: Roberto Conte

¿Cómo definirías tu trabajo?¿Hay una evolución en él desde tus primeros proyectos hasta los actuales?

Está vinculado a la relación enfática entre los lugares y el hombre, y está fuertemente conectado con el concepto de ausencia a través de la dimensión imaginativa de la transparencia. A partir de las primeras esculturas figurativas que hice en 2013, mis obras evolucionaron a piezas arquitectónicas, siguiendo el punto principal de mi investigación, la Materia Ausente, la representación de una proyección mental y un filtro a través del cual puedo narrar lugares, instantes y seres. Cuando la ausencia se relaciona con algo que estaba aquí y ya no está, por ejemplo, un monumento desaparecido, como la Basílica de Siponto, el concepto de Ruina Metafísica se presenta como una definición nueva y diferente de la Materia Ausente. Es una ruina contemporánea que, gracias a la transparencia, brinda a los espectadores una nueva conexión experiencial y corporal con el monumento y un vínculo directo con el paisaje contemporáneo.

¿Cuáles son tus referencias estéticas? ¿Cómo te inspiras?

Lugares, sobre todo. Desde espacios naturales abiertos a paisajes urbanos contemporáneos. En general, me estimulan mucho los lugares, los géneros y las disciplinas enriquecidas... Creo que le añaden valor y potencian el sentido de identidad. Pero también las personas y la vida cotidiana; observando la dinámica y las energías entre las personas, por ejemplo, obtuve mi inspiración para concebir Limes.

Limes

Limes



¿Cuál es el origen de tu interés por la arquitectura?

Siempre me ha fascinado la idea de que la arquitectura sea resultado de la acción humana. Estoy muy apegado a los espacios sagrados y las ruinas, tanto contemporáneas como históricas. Como italiano, y también durante mi estancia en Roma, crecí rodeado de diferentes tipos de arquitectura. Siempre he tratado de llevar esta fascinación a mis obras de diferentes maneras; a través de arquetipos arquitectónicos clásicos, celebro lo sagrado de la naturaleza y su relación con el hombre.

Háblanos de tu trabajo más reciente en L'illa Diagonal.

Limes marca para mí un regreso a la escultura figurativa, pero en la nueva perspectiva de la escala urbana. La intervención es una reflexión sobre el espacio público concebido como un teatro de interacciones humanas: un lugar en el que las percepciones espaciales están salpicadas por encuentros fugaces que generan experiencias y recuerdos subjetivos. La materia ausente, expresada a través de la malla de alambre, se representa aquí como la arquitectura inmaterial nacida de dinámicas similares entre personas: un espacio etéreo salpicado por interacciones químicas y empáticas constantemente diferentes.

¿Conocías el trabajo de Moneo?

Me encanta el Museo Nacional de Arte Romano y su narración espacial, una forma asombrosa, aunque contemporánea, de rendir homenaje a la arquitectura clásica.

Has trabajado dentro de festivales de música, como Coachella, ¿nos recomiendas alguna banda o canción que debamos escuchar?

Alice in Chains, una banda de culto que escucho desde la adolescencia.

Abu dhabi

Abu dhabi

Foto: Roberto Conte

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?