Entramos en la casa de playa de la actriz María Adánez

Tonos neutros, materiales naturales como lino y madera y una cuidada iluminación son algunos de los trucos que ha usado el estudio Areca en la rehabilitación de la casa de playa de la actriz. El resultado es una vivienda cálida y de esencia mediterránea.

María Adánez con las interioristas
Cristina Goleman
Ores Lario
Ores Lario

Periodista especializada en estilo de vida, decoración y diseño

La actriz María Adánez ha participado en decenas de grandes producciones del audiovisual español a lo largo de toda su carrera. Uno de sus papeles más memorables le llegó en 2003, cuando interpretó a Lucía en Aquí no hay quien viva, el éxito de ficción más inesperado de la década en la televisión generalista española que reunió a millones de espectadores frente al televisor.  Sin embargo, el trabajo que la llevó a la fama fue el primero que hizo para televisión. Se puso en la piel de María en Farmacia de guardia con tan solo 18 años. Durante la década de los 90, participó en Pepa y PepeMenudo es mi padre, Ellas son así, ¡Ay, Señor, Señor! y otras series de la pequeña pantalla.

Adánez es una habitual en la televisión. Además de participar en algunas series más, tuvo un pequeño papel en El secreto de puente viejo y un monólogo en el Club de la comedia. Pero su gran pasión, aparte del teatro (lleva desde los siete años trabajando en los escenarios), es su familia.

La actriz vive con su marido y su hijo en Madrid, pero tiene una casa en Alicante, donde le gusta recluirse. Este año ha encargado una reforma integral a Areca Studio, que ha conseguido crear espacios amplios, luminosos y versátiles para poder sacar el máximo uso y disfrute a una vivienda planteada como casa de verano. "Fue importante desde el principio conseguir espacios cómodos donde poder reunirse con amigos y familia, donde Claudio pudiera crecer y moverse seguro, y también Mari Gaila y Séptimo (los dos gatos de la familia)", tal como detallan las interioristas.

1 /5
PROYECTO-MARIA-21
Cristina Goleman

Adánez quería que su vivienda tuviera un aire cálido y que desprendiera espíritu mediterráneo y el equipo lo ha conseguido "unificando espacios para poder ganar luz natural, mediante los materiales empleados, que son tejidos naturales como el lino, maderas, cerámicas y prevalencia por los tonos tierra, así como un buen proyecto de iluminación".

PROYECTO-MARIA-18
Cristina Goleman

En esta casa junto a la costa, el espacio de salón, comedor y cocina están abiertos y comunicados en la misma planta, y crean así una gran zona de día.

PROYECTO-MARIA-5
Cristina Goleman

La cocina de Delta, la firma Omnia Cocinas, que creó un ambiente cálido mediante una paleta de colores sosegados. Es una cocina abierta a salón con una distribución en línea de muebles bajos, con una isla central que hace las veces de mesa de comedor, barra auxiliar e incluso se puede utilizar como mesa de oficina. 

PROYECTO-MARIA-8

El equipo de interioristas aprovechó los recursos existentes de la casa para mantener parte de la esencia original de la vivienda, como los techos abuhardillados en los dormitorios o una pared de ladrillo visto en el salón.

PROYECTO-MARIA-12

En el cuarto de baño se ha apostado por tonos arena, en un guiño al emplazamiento costero donde se sitúa el apartamento.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?