Fuera de circuito: Bilbao en diez edificios desconocidos

El turismo arquitectónico está de moda y Bilbao es una ciudad que supera las expectativas. Te proponemos una lista de edificios singulares y poco conocidos de la ciudad para saltarte el circuito más tradicional.

Las ganas de viajar nos han aumentado mucho en estos dos últimos años. El hecho de visitar una ciudad puede estar motivado por varios factores: ver a familiares o amigos, asistir a un evento, o uno de los más comunes, descubrir sus edificios y monumentos emblemáticos, lo que se conoce como turismo arquitectónico.

En España, una de las ciudades que no puedes perderte es Bilbao, nombrada en 2018 como Mejor Ciudad Europea por The Academy of Urbanism, que premia a ciudades del continente por la calidad, innovación y sostenibilidad de sus entornos urbanos. Además, Bilbao es la ciudad del mundo con más edificios diseñados por ganadores del Pritzker por metro cuadrado, por lo que es un destino imperdible para los amantes de la arquitectura. 

Evidentemente, los principales edificios que no te puedes perder, como el Museo Guggenheim, ya aparecen en cualquier guía convencional, por lo que en esta lista te vamos a descubrir lugares con una arquitectura maravillosa y que son mucho menos conocidos. ¿Te animas a visitarlos?

1 / 10
Casa Montero en Bilbao

Casa Montero

La Casa Montero, en la confluencia de las calles Colón de Larreátegui y Alameda Recalde , es uno de los ejemplos más destacables del modernismo en una ciudad donde los gustos de la burguesía se decantaron por el eclecticismo, con magníficas obras de este estilo arquitectónico en todo el Ensanche. Se trata de un edificio residencial en esquina que, por su estilo, es también conocido como "Casa de Gaudí". El proyecto fue redactado en 1904 por Luis Aladrén, arquitecto aragonés afincado en San Sebastián, e intervino en el diseño de las fachadas el arquitecto vasco-francés Jean Baptiste Darroguy. Actualmente está declarado monumento histórico-artístico por parte del Gobierno Vasco.

Hotel Hesperia Bilbao

Hotel Hesperia

Este singular hotel se encuentra en Campo de Volantín 28, completando una manzana de la trama rectangular que se desarrolla a lo largo de la margen derecha de la ría, donde la burguesía bilbaína construyó sus residencias fuera del Casco Viejo a finales del siglo XIX. Desde la propiedad se marcó un claro objetivo: la fachada debía tener el reclamo y la presencia requerida para un hotel y a su vez integrarse en el entorno urbano. Con esta premisa los arquitectos responsables del proyecto, el estudio IA+B en colaboración con GCA Arquitectes, plantearon unas fachadas armoniosas en proporciones y huecos caracterizados por el color utilizado en los vidrios. El fonde perfecto para triunfar en Instagram.

Estacion La Concordia Bilbao

Estación de La Concordia

Esta estación de ferrocarriles fue construida por el arquitecto Severino de Achúcarro y el ingeniero Valentín de Gorbeña entre 1895 y 1902. Como era visible desde diferentes puntos de la ciudad, para su proyecto se descartó, por vez primera en Bilbao, una estructura provisional sin vocación arquitectónica, y se pensó en un proyecto monumental y elegante, similar al Teatro Arriaga que estaba en frente. Con la nueva estación se quiso construir un edificio que diera prestigio a la compañía, definiera una de las entradas a la ciudad y la fachada arquitectónica que marcaba el comienzo del ensanche burgués de la Villa en Abando. La fachada de ingreso sigue una estructura tripartita que alterna el uso de sillería con hierro pintado. El centro de la entrada se corona por un gran arco de medio punto que alberga un reloj y el nombre de la compañía, subrayado por dos estructuras macizas salientes con farolas que rompen con la horizontalidad del edificio.

Departamento Vasco de Sanidad en Bilbao

Departamento Vasco de Sanidad

La nueva sede del Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco se levanta en el último solar que permanecía libre en el centro administrativo y de negocios de Bilbao. El vidrio y el acero son los protagonistas de este edificio diseñado por Juan Coll-Barreu, que destaca por su fachada poliédrica y acristalada que permite que la luz entre en el interior, convirtiéndolo en un espacio diáfano y luminoso. Esta fachada responde a la investigación de este estudio de arquitectura para entender el envoltorio del edificio como un sistema en el que intervienen la técnica constructiva, el funcionamiento del edificio, el intercambio energético, la ciudad y también la voluntad de ser.

Edificio Artklass en Bilbao

Edificio Artklass

Desde 2011 este edificio ocupa una manzana completa de uso residencial en la Plaza Euskadi, y se encuentra en la frontera entre el nuevo espacio urbano generado junto a la ría y el tejido urbano ya existente, un enclave donde destaca la confluencia de varios elementos singulares. La obra es el resultado de la colaboración entre los estudios de los arquitectos Robert Krier y Marc Breitman, responsables de la definición de las fachadas, y el estudio local de Iñaki Aurrekoetxea (IA+B), responsable de la configuración de los espacios interiores. El proyecto pretende realizar una nueva mirada hacia lo local con la que el ciudadano se identifique y se encuentre cómodo. Se trata de un ejercicio de disciplina en la utilización del lenguaje de composición clásica con un uso riguroso de cada elemento, tanto compositiva como constructivamente. Robert Krier aportó 36 esculturas propias, 31 de las cuales se encuentran en las fachadas, incluidos los seis grabados. ¿Podrás encontrarlas todas?

Casas americanas de Bilbao 2

Casas americanas

Un concurso convocado por el Ayuntamiento de Bilbao permitió a tres jóvenes arquitectos, Rufino Basañez, Esteban Argárate y Julián Larrea, lucirse con un conjunto de 227 viviendas sociales en el Barrio de San Ignacio que perviven en el tiempo por su calidad arquitectónica y su originalidad e innovación. Construidas entre 1964 y 1968, las llamadas "casas de los americanos" componen tres bloques que reinterpretan la experiencia de Le Corbusier en L´Unite d´Habitation, de Marsella, especialmente en lo que se refiere a la composición volumétrica, las viviendas en dúplex y el uso del color. Su escultórica escalera exterior acaba por dar sentido a toda la fachada.

Palacio Olibarri Bilbao

Palacio Olabarri

El 1894 el arquitecto Julián de Zubizarreta comenzó este edificio con tipología de palacio residencial de la familia Olabarri, ubicado en Campo de Volantín 37, próximo a la Ría, en la primera expansión residencial de la ciudad a finales del siglo XIX. Es una de las pocas edificaciones residenciales de esta zona que ha llegado hasta nuestros días. En el edificio se aprecian influencias francesas y otras de tipo inglés, como la planta en forma de L, también utilizada en otros palacetes de la época. Originalmente disponía de una cúpula elevada rematando el cuerpo en esquina. En los años 50 pasó a ser sede el Instituto Británico, y en 1953, tras una reforma de Manuel I. Galíndez y José María Chapa, que descargaron al edificio de elementos decorativos y utilizaron materiales originales, pasó a ser la sede social del Puerto Autónomo de Bilbao. 

Teatro Campos Eliseos Bilbao

Teatro Campos Elíseos

El Teatro Campos Elíseos es un equipamiento cultural y de espectáculos construido a principios del siglo XX en la calle Bertendona 3, que fue objeto de una profunda renovación en 2010. Bailes, romerías, novilladas, carnavales y otras actividades se celebraban al aire libre en el paraje conocido como "Campos Elíseos", en clara alusión a París, hasta que en 1902 se construyó el edificio proyectado por Alfredo Acebal y Jean Baptiste Darroguy. Por su singular fachada, de estilo modernista, se conocía a la sala como "la bombonera de Bertendona", calle en la que está ubicado.

Centro Municipal de Castaños Bilbao

Centro Municipal de Castaños

Actualmente se trata de un centro cívico y cultural, pero en el pasado sirvió como lavadero público y mercado de abastos. Esta llamativa obra modernista en el distrito de Uribarri responde a una necesidad de comienzos del siglo XX, cuando Bilbao afrontaba numerosos problemas higiénico sanitarios. Como solución se crearon, entre otras cosas, dos lavaderos públicos: el de San Mamés y el de Castaños, ambos obra del arquitecto Ricardo Bastida. Durante años también se utilizó como un espacio en el que las mujeres reivindicaban sus demandas sociales. En 1943 pasó a emplearse como mercado de abastos, función que mantuvo hasta la remodelación que vivió entre 2007 y 2009. Con esta última obra se le añadieron tres nuevas plantas acristaladas y se llevó a cabo una íntegra remodelación interior. Desde entonces, el edificio Castaños se emplea como centro cívico y cultural.

Edificio Guridi Bilbao 2

Edificio Guridi

En la calle Licenciado Poza número 2 encontramos otro de esos edificios espectaculares que no se valoran suficiente: el Edificio Guridi, un llamativo inmueble de estilo modernista que traslada a principios del siglo XX. Construido en 1902 por José Bilbao y Lopategui, es un claro ejemplo de cómo se abordó para la clase media-alta la ampliación del Ensanche bilbaíno en sus zonas más representativas a comienzos del siglo XX. El edificio ha vivido diferentes alteraciones que no guardan relación con el estilo inicial dibujado por el autor. De hecho, el zócalo es la única parte de la fachada que mantiene intacto el diseño y los detalles ideados por el maestro de obras. Los miradores de madera, el ático o los diferentes remates de la obra han sido alterados con el paso de los años, pero en su última rehabilitación se ha pretendido volver a las formas originales del edificio creado por José Bilbao y Lopategui.

 

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?