La obra del artista Pepe Baena Nieto retrata la belleza de lo cotidiano

El gaditano Pepe Baena Nieto se nutre de las escenas más cotidianas para crear una obra cercana y cómplice. En sus cuadros, la luz se posa sobre el desayuno del colacao con galletas o en aquel momento en que la abuela comprueba el pañal del niño. ¿Aburrido? ¡No! ¡Eterno!

"Boquerones fritos" (2018). Óleo sobre lino.

"Boquerones fritos" (2018). Óleo sobre lino.

Se dice de él que es el Hopper gaditano o el Antonio López del colacao. En realidad, es Pepe Baena Nieto, un pintor de Cádiz a quien no asusta la realidad. Lejos de maquillarla, o de arreglarla, le pone luz y la pinta tal y como es, tal como la ve, bella en su esencia. Sin ornamentos, invirtiendo el tiempo, la energía y el talento en reflejar las expresiones cotidianas de las personas que mejor conoce, su círculo más íntimo, la familia y los amigos.

"Un óleo que refleja estos tiempos", comentó el autor en sus redes de esta obra, durante los meses de confinamiento.

"Un óleo que refleja estos tiempos", comentó el autor en sus redes de esta obra, durante los meses de confinamiento.

Pepe Baena Nieto (Cádiz, 1979) no necesita irse muy lejos para encontrar la inspiración. La halla en los momentos más corrientes y junto a las personas que ama: su pareja, sus hijos, las personas mayores que constituyen su universo. Son instantes que, a través de sus ojos, se vuelven importantes, trascendentes, significativos, útiles y preciosos. Por eso, para él, el confinamiento, más que un vacío, supuso un nuevo e inesperado pretexto.

"La merienda" (2021). Óleo sobre lino.

"La merienda" (2021). Óleo sobre lino.

Además de pintar a las personas que conforman su día a día, Pepe Baena Nieto realiza bodegones. Y, lejos de fijarse en la alta cocina, el pintor retrata e inmortaliza los desayunos más sencillos y frecuentes: la leche con colacao y galletas, el café con churros o los boquerones fritos. Quizás lo más inusual es que ponga su excepcional talento al servicio de las pequeñas cosas, de todo aquello que, de tan visto y de tan conocido, hemos dejado de saborear. Y que forma parte de nuestra cultura.

Su obra es tan talentosa como necesaria, la prueba de que lo que mantiene y sostiene los filtros y los selfies de esta época es ese presente imperfecto que, no por poco retratado, ha dejado de existir. Con sus cuadros, Pepe Baena nos recuerda que ese día a día sigue ahí, tan sólido y valioso como siempre. Y, en sus manos, tremendamente fotogénico.

 

1 /4
Pepe Baena Nieto 2

Una de sus obras más expresivas es "Falsa alarma" (2020), donde una familiar comprueba el pañal del bebé. 

Pepe Baena Nieto 9

"La Bella Easo" (2021), catalogado por muchos como un bodegón contemporáneo. 

Pepe Baena Nieto 6

"Cenando con Pepa" (2021). No es la única vez que Peppa Pig se cuela en su obra. 

Pepe Baena Nieto 8

Pepe Baena Nieto, pintando en su estudio de Cádiz. 

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?