Caos doméstico: las manías más comunes que sabotean el orden en casa

Mantener el orden en casa no es tarea fácil cuando en la ecuación entran factores como la procrastinación y la falta de una rutina. Estas son las manías más comunes. Sin juzgar a nadie, a todos nos pasa

¿Qué está provocando desorden visual en tu casa?
Aleks Gallardo
Aleks Gallardo

Periodista especializado en interiorismo y diseño


Mantener el orden en casa puede convertirse en una comedia de enredos (y más si son más de dos personas las que conviven en un mismo espacio). Todos soñamos con un hogar organizado pero el día a día lo hace un poco complicado, a pesar de existir numerosos métodos de orden que aseguran un resultado casi mágico, como el método Kaizen con el que tener tu casa lista en solo un minuto.

No hay que desesperar, lo primordial es detectar cuáles son esas manías y costumbres domésticas que están haciendo que esta tarea se haga cada vez más cuesta arriba. Para ponerte las cosas un poco más fáciles, hemos enumerado 6 hábitos comunes que provocan el caos en cualquier espacio habitado.

¿Qué malos hábitos provocan desorden en casa?

1. Aplazar las tareas: el mañana que nunca llega

Aplazar las tareas es como creer que una reforma no va a durar más de lo acordado. No es real. Lo de dejar para mañana lo que puedes hacer hoy solo aumenta la sensación de desorden porque se añade el factor mental de descuido. Así que, en lugar de ser el protagonista de una película de terror de procrastinación, convierte el "mañana" en "ahora mismo". ¡Acción!

2. Acumular demasiado: mi museo personal

El maximalismo bien entendido puede funcionar, pero si eres una persona a la que el desorden y el exceso de objetos le altera, no es recomendable. No es necesario practicar un minimalismo casi monacal en casa, simplemente prescindir de todo aquello que crees que no es necesario o que sabes que no vas a seguir utilizando, ya lo decía Marie Kondo. Esos papeles acumulados encima de la mesa durante semanas te están generando cierta ansiedad y tú sin saberlo.

 

Ha llegado el momento de dejar de acumular

3. Contar con poco almacenamiento en casa: ¿dónde lo pongo?

Con esto no te estamos animando a meterte en una obra innecesario ni tampoco a un cambio radical de tus muebles. Existen muchos complementos pensados exclusivamente para esto, mantener el orden visual en casa. Desde un colgador en la cocina para los utensilios más utilizados, hasta cestas y cajas de todas las formas y colores para guardar todo aquello que no quieres tener a la vista. Eso sí, si estás inmerso en una reforma, aprovecha para proyectar bien el espacio de almacenaje en casa, te dará muchas alegrías. Nunca serán suficientes armarios, ya verás.

4. No tener un hábito de limpieza adecuado: ¿de dónde ha salido todo este polvo?

Ignorar el tedioso paso de la limpieza solo agrega más complicaciones a esta historia. La principal recomendación sería hacer una limpieza a lo grande, dedicarle un día entero, y, a partir de ahí, preocuparte por mantener. Un poco cada día hará que prácticamente no te des cuenta del tiempo invertido y el resultado será el esperado. Por supuesto, en la cocina, que es la zona que más se ensucia de la casa en el día a día, es donde más estricto debes ser. Nada de dejar la encimera para más tarde. Encontrarla siempre a punto te aportará paz mental.

5. Reparto de tareas domésticas: ¡hoy me toca a mí!

Si no vives solo, es imprescindible establecer un calendario de tareas para evitar malentendidos. Da igual el nivel de confianza que tengas, si son amigos, familiares o pareja. Aquí de lo que se trata es de haceros la vida más fácil entre todos. Lo ideal es hablar y ver qué es lo que a cada uno le parece más tedioso. Quién sabe, a lo mejor hay match de orden y cada uno se ocupa de una tarea sin resultar demasiado incómodo.

 

Un recibidor de Ikea con todo lo necesario para mantener el orden

6. No tener un recibidor bien acondicionado: el problema de todo lo que llega de la calle

El recibidor es la parte más importante de la casa cuando hablamos de orden por una razón muy sencilla: es el lugar en el que dejamos muchas de las cosas que traemos de la calle. Por eso, si lo preparas con todo lo necesario para depositar cada objeto, multiplicarás la sensación de orden en casa sin darte apenas cuenta. Un zapatero, un perchero para los abrigos, un paragüero y un vaciabolsillos para las llaves, la cartera y cualquier objeto pequeño que siempre te acompañe. Otro punto positivo al cambiar este espacio es que lo tendrás todo localizado y, a la hora de salir, nunca te dejarás nada.

Beneficios de tener una casa en orden

¿Te sientes identificado con alguna de ellas? Entonces es el momento de dar el cambio. ¿Por qué? Porque vivir en un espacio bien organizado y fácil de mantener tiene muchos positivos que van más allá de lo puramente estético, atañen a nuestra salud mental.

  • Reducción del estrés
  • Mayor productividad
  • Mejora la salud eliminando alérgenos
  • Aumenta tu capacidad de concentración (muy importante si trabajas desde casa)
  • Facilita la relajación
  • Ahorra dinero al llevar un recuento exacto de lo que tienes y lo que necesitas.
  • Fomenta la creatividad

 

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.arquitecturaydiseno.es, suscríbete a nuestra newsletter.

            Loading...

            ¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?