Diseñadores y arquitectos olvidados por la historia y que debes conocer: Hoy, Robert Mallet-Stevens

"La arquitectura es un arte geométrico. El cubo es su base, porque el ángulo recto es necesario: los escalones de una escalera consisten en planos verticales y horizontales y las esquinas de las habitaciones son casi siempre rectas. Necesitamos ángulos rectos".

Esta cita se encuentra en el libro ‘Arquitectura y geometría’, de 1924, firmado por Robert Mallet-Stevens. Él fue un moderno pionero que diseñó arquitectura, interiores, decorados de películas y mobiliario. Se lo considera uno de los arquitectos franceses más influyentes de la primera mitad del siglo pasado, para muchos, cerca de Le Corbusier. Su relativo perfil bajo se debe en parte a que Mallet-Stevens murió justo antes de que comenzaran a realizarse las grandes obras de la posguerra, sin tiempo para dejar un trabajo teórico que asegurara su lugar en los archivos. Además, su enfoque fue menos universal que el de Le Corbusier. Mallet-Stevens tuvo una participación multifacética, y creó un lujo matizado, tenía un pie dirigido directamente al futuro del modernismo.

Aunque informó mucho de lo que estaba por venir, la crisis mundial de principios de la década de 1930 y la congelación de la Segunda Guerra Mundial borraron el territorio particular de Mallet-Stevens, a pesar de todas sus conversaciones y las de sus compañeros sobre el "hombre nuevo”.

Realmente no tenía idea de cuán nuevo y diferente iba a ser ese nuevo hombre.

Como muchos grandes diseñadores, Mallet-Stevens era un sintetizador astuto pero tolerante, que reunía a artistas y artesanos que él consideraba superlativos. Para la casa del Vicomte de Noailles, unió a gente como Eileen Gray, Pierre Chareau y Theo van Doesberg (en retrospectiva, una lista bastante impresionante). Antes de la Primera Guerra Mundial, creó una revista cuyo tablero incluía talentos tan diversos como el compositor Claude Debussy y el pintor Maurice Denis; y en 1929 fundó la Union des Artistes Modernes, que incluía a abanderados como Sonia Delauney, René Herbst, Charlotte Perriand, Jean Prouvé, Pierre Guariche y Mathieu Matégot.
Pero es su silla la estrella de su legado. Una obra maestra de simplicidad: duradera, apilable y cómoda, con líneas genuinamente elegantes (pero nada exagerada). No tiene ninguno de los conceptos decorativos de otras sillas creadas en ese momento, y su longevidad en la rotación de interiores desde entonces lo atestigua. Su cresta de la ola llegó cuando la diseñadora de interiores francesa Andrée Putman la revivió como parte de su empresa de muebles Ecart. Sobre ella, Putman dijo: "Encontrar este objeto fue uno de los momentos decisivos de mi vida. Sus proporciones y su apariencia, lo hacen atemporal".

1 / 5
retrato-robert-mallet-stevens

Mallet-Stevens era un esteta extremo; un punto en algún lugar entre Oscar Wilde y Mies van der Rohe. Todo un dandy.

arquitectura-robert-mallet-stevens

Las piezas y la arquitectura de Mallet-Stevens and Co. no deben considerarse Art Deco o meras novedades decorativas, ya que están demasiado informadas y entusiasmadas con los inventos de la ingeniería.

 

espacio-robert-mallet-stevens

De los muebles, Mallet-Stevens dijo que deberían ser "funcionales en términos de vida contemporánea, simples y aptos para la producción en masa".

 

diseño-robert-mallet-stevens

Su trabajo es muy particular, una llegada muy delicada, optimista e interesante.

 

silla-robert-mallet-stevens

Sin lugar a dudas, el mueble más conocido de Mallet-Stevens fue la silla de acero tubular esmaltado que creó para la exposición Art Menagers en 1936.

 

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?