La tintorería en casa: 7 errores que cometes al lavar la ropa

Aunque parece una tarea fácil, esto es todo lo que haces mal al poner la lavadora.

¿Las consecuencias? Puedes causar manchas, hacer pequeños agujeros, dar de sí los elásticos, desteñir colores, perder las formas o acortar la vida de las prendas -y de la máquina-. ¡Ah! Y que tu factura suba como la espuma.
A pesar de que no sepas para que sirven la mayoría de los programas, ni cuál es el que conviene según la situación, calma, este es el artículo que vas a querer imprimir y enmarcar.

1 / 7
Cepillos para limpiar la ropa de madera. No tratar las manchas antes

No tratar las manchas antes

Lo ideal es usar un quitamanchas en cuanto tengas el accidente y echar la prenda a lavar lo antes posible, a la máxima temperatura que pueda aguantar. Solo hay una excepción: las manchas de sangre deben lavarse siempre con agua fría.

Dicho esto: te llevará un par de minutos. Es preferible tamponar a base de pequeños golpes a frotar, y mejor hacerlo dándole la vuelta al tejido, o colocándolo entre dos toallas.

Algunos sustitutos al quitamanchas: agua oxigenada (sangre), limón (óxido), alcohol (musgo, pintalabios, rotulador, fruta, café y té), aguarrás (pintura y similares), acetona, talco y amoniaco (grasa).

Jerseys de colores

No clasificar la ropa

Das por sentado que debes clasificar la ropa, seguro, seguro, en blanca y de color. Hasta aquí, aprobado. Pero hay más intríngulis.
Consejos de Ariel: Para mantener vivos los colores de nuestras prendas y la textura original de los tejidos, hay que separar la ropa según sus colores, nivel de suciedad de la ropa y el tipo de tela.
La ropa blanca debe lavarse por separado para evitar blancos percudidos y eliminar el riesgo de prendas que puedan desteñir.
La ropa de color debe separarse en colores claros similares separar los colores oscuros, esta última categoría incluye a los tonos rojizos y cafés, así se minimizan las posibilidades de transferencia de color.
Es importante lavar la ropa según el tejido, así podemos separar los tejidos delicados de los normales y elegir el ciclo de lavado correcto para cada carga de ropa.

NIño dentro de una cesta de ropa

Lavar siempre en frío


Debido al punto anterior, por pereza, no haces distinciones entre los diferentes tipos de ropa y, consciente de ello, evitas el agua caliente (por si acaso).
“El agua fría no siempre es mejor y puede lavar mal la ropa o dejar olores. Lee las etiquetas, puede que recomienden usar agua templada. Una buena regla es utilizar siempre la temperatura más caliente que aguanten tus prendas porque, en general, se van a limpiar mejor con agua caliente”. Lo dice Jenifir Provateare, que lleva años desarrollando productos para la industria de las lavadoras, a 'The Washington Post'. Además, el agua fría impide que el detergente se disuelva.

Tejanos abrochados

No subir las cremalleras ni abrochar las piezas


Si metes tus vaqueros sin subir la cremallera, podrías dañar los artículos más delicados. Cuando la ropa sale del lavado con rotos, es probable que se deba a las cremalleras abiertas, que las rasgan.
Lo mismo si no abrochamos los sujetadores antes de lavarlos, -y meterlos dentro de una bolsa de red para tal fin-. En serio, estas bolsas son un must (para los calcetines, para las braguitas de blonda, para algunas corbatas, para casi t.o.d.o).

Carrito de la compra con la colada en una lavanderia

Sobrecargarla o echar demasiado detergente

Demasiado detergente o líquido puede dañar la tela y dejar manchas en tu ropa favorita.
El residuo también puede hacer que la lavadora huela mal, y crear pequeños agujeros en la tela que, eventualmente, se convertirán en otros más grandes. Un añadido: Cuantas más enzimas contenga el detergente, mejor eliminará las manchas. Y los líquidos suelen ser más fáciles de disolver y dejan menos restos en la ropa.
Hay más, puede parecer una forma de ahorrar tiempo y energía, sin embargo, si la cargas con mucha ropa, no tiene espacio para dar vueltas y tampoco se limpia bien. El asunto es que impide que el agua y el jabón se repartan de manera adecuada. Probablemente, el jabón salga de la máquina por falta de movimiento.
Un truco: si no estás seguro de lo que es "demasiado", ten en cuenta el tamaño del tambor. Un atuendo completo (calcetines, ropa interior, camiseta, jeans y un cárdigan) pesa alrededor de un kilo, por lo que debes poner el equivalente a ocho atuendos en un tambor de 8 kg.

Interior de una lavadora

No limpiar la máquina

Si no limpiamos la lavadora, pueden quedar residuos en el interior, producir malos olores e incluso manchar la ropa. Para ello:

-Limpia regularmente la goma de la lavadora.
-Utiliza el programa de limpieza del tambor y compleméntalo con un limpiador específico.
-Ventila la lavadora y el cajetín del suavizante tras cada lavado, durante al menos dos horas, para impedir la formación de malos olores.
-Limpia el filtro con regularidad para evitar la acumulación de restos.

Detergente y suavizante para la lavadora

Aplicar siempre suavizante


Ayuda a eliminar restos de jabón, evita la electricidad estática, y facilita el planchado.
Ahora bien, si queremos que las toallas sequen o buscamos mantener la transpiración de los tejidos de deporte y las microfibras, mejor prescindir de él.
Al igual que el detergente, no debemos propasarnos si deseamos la ropa sin manchas o que nos cause alergias.
Por último, acordémonos que no son buenos para el medioambiente.

Para que tu ropa luzca igual que cuando la compraste apunta estos consejos, tener una rutina básica a la hora de poner la lavadora hará que tu ropa esté siempre impecable y además evitará posibles sustos en tu colada.

Más Sobre
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?