Sigue estos pasos para organizar un vestidor tan cómodo como práctico

Definir su ubicación, elegirlo abierto o cerrado, contar con un espacio para los zapatos y no olvidarse del espejo son algunos de los puntos a tener en cuenta.

Un buen descanso y un desayuno completo son la mejor y más eficaz manera de empezar el día con buen pie. Pero, lamentablemente, todo puede irse al traste si a la hora de buscar la ropa si nada está donde debiera, el armario ya se queda pequeño o se tienen las prendas almacenadas en distintas partes de la casa.

En ese sentido, la opción de contar con un vestidor garantiza tener ropa y complementos centralizados, ahorrando además un tiempo precioso en el día a día. Antes de empezar es importante tener claro cuáles son las necesidades a cubrir. El tipo de ropa va a ser determinante a la hora de diseñar y vestir los armarios. Trajes, blazers, vestidos largos, corbatas o calzado requieren espacios determinados para su cuidado y mantenimiento.

 

 

1 / 9
Planificar vestidor zona delimitada en dormitorio

Determinar su ubicación

Por lo general, a la hora de planificar un vestidor se cuenta básicamente con dos alternativas. Mientras que la primera sería destinar una habitación entera e independiente al vestidor, la segunda optaría por aprovechar al máximo el dormitorio principal habilitando un espacio concreto. Una vez aclarado este punto habrá que tomar las medidas de la estancia y ponerse manos a la obra.

Planificar vestidor armarios blancos y asiento

Hacer un croquis minucioso

El secreto para tener un vestidor cómodo y en orden es una buena planificación. Para ello es indispensable analizar el tipo de ropa que se tiene y pensar en cómo debería ser el armario ideal para guardarla toda cómodamente y a la vista. La ropa larga como vestidos, gabardinas, faldas o pantalones de vestir, que además va colgada, va a condicionar su diseño interior. Asimismo, deberán calcularse cuántos cajones o estanterías se necesitan. Se recomienda planifica primero los cajones, luego las barras de ropa larga, a continuación las de ropa corta y, por último, las baldas.

Planificar vestidor puertas

Vestidor con armarios cerrados

Guardar la ropa en un vestidor con armarios cerrados la protege del polvo y los ácaros, además de mantener de una forma muy sencilla el orden visual. Como las puertas hacen perder algo de espacio, una gran idea es dejar alguna estantería abierta con una finalidad más decorativa.

Planificar vestidor sin puertas

Vestidor con armarios abiertos

Elegir armarios sin puertas da sensación de amplitud y cuenta con la enorme ventaja de tener toda las prendas a la vista. Esto facilita su localización y permite variar con mayor frecuencia, ya que es imposible ponerse algo si no se recuerda que se tiene. Por el contrario, las prendas están más expuestas al polvo, a la vez que requieren estar muy bien colocadas para evitar transmitir sensación de desorden.

Planificar vestidor agrupar por categorías

Vestidor mixto

En ocasiones, acertar consiste no en elegir una modalidad en exclusiva sino una combinación de varias. En este sentido, añadir al vestidor abierto unas puertas tendrá como resultado beneficiarse de lo mejor de los dos sistemas. Clásicas, batientes, correderas, plegables o mixtas son algunos de los tipos de puerta que existen. Por otro lado, no hay que olvidarse de un sistema para guardar los zapatos.

Planificar vestidor espejo

El espejo, indispensable

Bien aprovechando una puerta bien en una pared, si hay un elemento con el que todo vestidor debería contar ese es el espejo. Más que la estética, interesa que sea un modelo de cuerpo entero para poder dar el visto bueno al conjunto elegido.

Planificar vestidor luz artificial

Añadir la iluminación adecuada

Aunque no sea lo primero en lo que se piensa al diseñar un vestidor, una buena iluminación va a ser fundamental. Además de la natural y la del techo, una luz cálida aportará un toque muy agradable. Otra opción muy útil es integrar la iluminación en el propio armario.

Planificar vestidor armarios blancos y cajones

Contar con mobiliario de apoyo

En caso de contar con espacio de sobra, una isla se convertirá en el mejor aliado para complementos y accesorios. Elegirla acorde al estilo y color de los armarios ayudará a mantener la armonía.

Planificar vestidor sencillez orden visual

Poner un asiento

Por último, un asiento resultará de gran utilidad a la hora de calzarse. Una silla, una pequeña butaca, una otomana o un puf son algunas de las ideas que pueden encajar en este espacio.

 

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?