¿Por qué estos colores naturales seguirán siendo tendencia en 2022?

Ahora buscamos entornos más apacibles en los que movernos. La emergencia climática avanza paralela a nuestra inclinación por rodearnos de colores elaborados con tintes naturales que se alejan del artificio y se parecen cada vez más a los tonos de la Naturaleza.

El mundo de la moda y el de la decoración se mueven a ritmos muy diferentes. Mientras el primero se alimenta de las novedades constantes, el segundo requiere de un hábitat más estable. Por eso, al hablar de colores, los tiempos difieren mucho de un sector a otro. Los colores tierra y los verdes vegetales que los profesionales nos proponen para vestir nuestros hogares en 2021 y 2022 no son fruto de un flechazo estacional. Son solo la parte visible de una profunda transformación que tiene sus raíces en la necesidad de vivir en sintonía con el planeta. Lejos quedaron los colores sintéticos que tanto nos sedujeron a finales del siglo XX y a principios del XXI. La urgencia climática ha hecho que nos sintamos más a gusto abrazados por este tipo de tonos, los mismos que nos embelesan cuando disfrutamos de un paseo al aire libre.

La holandesa Lidewij Edelkoort lleva más de 40 años investigando los vínculos entre arte, moda, diseño y cultura para poder predecir cómo nos comportaremos en las próximas décadas. Según esta experta en tendencias, el progresivo cambio de color al que estamos asistiendo es el resultado de una transformación trascendental en nuestro estilo de vida. "Después de la pandemia, nuestras vidas se volverán más campestres, inspirando prendas, interiores, textiles y colores muy nuevos", pronostica. "Este importante cambio de estilo de vida tendrá influencia en la silueta, el estilo y el hogar". Lo dice alguien que en 2015 escribió el Antifashion Manifiesto, un texto que obligó a los profesionales de la moda a reflexionar sobre los ritmos de producción del sector.

1 /5
Valeria Vasi e Isern Serra  05

Blancos rotos / Beiges / Arenas

El blanco es luminoso, agranda los espacios y combina con todos los colores. Pero la tendencia a utilizar pigmentos naturales está haciendo mutar el blanco a versiones más cálidas. Raramente encontramos el blanco en los entornos naturales, más allá de un paisaje nevado o un cielo cubierto de nubes. Sin embargo, en combinación con los marrones, los caquis y los arenas, en infinitos matices, resultan profundamente inspiradores. En imagen, el luminoso salón de la casa-estudio de Isern Serra y Valeria Vasi en Barcelona. 

Kristofer Johnsson 1613

Grises

"No sobrevive el más fuerte, sino el que mejor se adapta", dijo el filósofo Herbert Spencer después de leer El origen de las especies, de Charles Darwin. Además de ser una de las frases más escuchadas en estos tiempos, también podría ser un buen eslogan para promocionar el color gris. Puede presumir de llevarse bien con todos: hace buenas migas con el rosa, el verde o el azul, y junto a cada uno de ellos, produce un efecto muy distinto. Aunque este año, coronado por Pantone, también brilla en solitario... El mudable gris brilla en cualquier clase de estilo decorativo y en todas las estancias de la casa: del salón a la cocina, pasando por el baño, el recibidor y el comedor. En imagen, el hotel Ett Hem, en Estocolmo, diseño de Ilse Crawford.

19-scaled

Verdes naturales

El verde se erige como el gran anfitrión de la casa. Es el color elegido para el mobiliario principal si queremos huir de los clásicos blanco, marrón o negro y también es la opción más favorecedora cuando pensamos en pintar las paredes. ¡Y hay tantas tonalidades como gustos! "Los extremos son excitantes, peligrosos. El verde, situado en perfecta neutralidad, proporciona una sensación de tranquilidad y seguridad", afirma Eva Heller en Psicología del color. En imagen, La Petite Cafe, de Bone Studio.

Jotun 12120-desert-pink 23797 V5 (1)-min

Terracotas

Naranja, rojizo y profundo. Con su color inconfundible, el terracota nos traslada a una tierra rica en minerales y a la arquitectura tradicional. Es el color de las piezas artesanales de los hogares del Mediterráno, por eso se trata de una buena elección cuando hablamos de la decoración de una casa rural. Pero también es un acierto en los espacios urbanos, especialmente si se quiere añadir una nota cálida a una decoración de estilo escandinavo. Tan otoñal como calmado, el color del barro cocido es el hilo conductor de la decoración en 2021, en línea con el deseo que experimentamos después de la pandemia de relacionarnos con la naturaleza de una manera más íntima también en los espacios de nuestras casas. En imagen, tono Dessert Pink, de la gama de tonos cálidos de la carta de colores Rediscover, de Jotun.

madison-avenue-pierre-yovanovitch-01-vert-800x1200

Rosas nude / Rosas suaves

El Diccionario Akal del Color de Juan Carlos Sanz y Rosa Gallego recoge más de 250 clases de rosa: rosa cereza, rosa del desierto, rosa flamenco, rosa ninfa... Cada uno de ellos aporta a la decoración de una casa un matiz diferente y conviene tenerlo en cuenta para lograr dar con la solución perfecta. El rosa es el color del encanto, de la cortesía, y también el que relacionamos con nuestra piel. Es sensible y, puede que por ello, exigente, y eso lo saben mejor que nadie los pintores; ningún color es tan difícil de preparar como el de la piel, y a veces, solo llegan a él a través de la mezcla. En imagen, espacio diseñado por Pierre Yovanovich en Nueva York.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?