8 reformas que te harán ganar espacio en tu baño de diseño

Sustituir la bañera, el lavabo suspendido, la encimera a medida y la grifería empotrada son algunas de las reformas más habituales para los baños pequeños.

Uno de los lugares de la vivienda donde no suelen sobrar metros cuadrados es el cuarto de baño. Por suerte, son varias las reformas que pueden realizarse para ganar espacio y luz. Cambiar la bañera por una ducha, las mamparas acristaladas, los inodoros exentos, las encimeras suspendidas con grifería empotrada, el pavimento de microcemento y aumentar el número de espejos son las más populares.

Por lo general, antes de comenzar la reforma hay que definir el objetivo a conseguir, así como tener en cuenta otros aspectos como son la iluminación, la distribución adecuada para permitir el paso sin dificultad y el almacenamiento.

 

 

1 / 8
Ducha, murete y lavabo piedra del Algarve

Sustituir bañera por ducha

Sin duda la reforma perfecta, tanto para ganar amplitud como para facilitar la entrada y salida a la hora del aseo diario. En principio, como la idea es ganar metros se recomiendan duchas sencillas con mampara transparente o un murete, a fin de no obstaculizar el paso de la luz ni dividir el espacio.

Aun así son varias las opciones que deben valorarse para elegir la más adecuada, como pueden ser las duchas de obra, sin plato, con puertas plegables o angulares, entre otras. Por su parte, la utilización de azulejos blancos va a diferenciar las zonas ganando sobre todo en luminosidad.

Baño de mármol Travertino con hornacina y puerta corredera

Colocar una puerta corredera

Las tradicionales puertas dicen adiós en favor de las correderas para ganar en amplitud y disponer de mayor libertad de movimiento. Además de delimitar y dotar a la ducha de privacidad, también son idóneas para acceder al resto de la vivienda. Asimismo, se puede sopesar la opción de paneles correderos de vidrio templado. 

Por su parte, los lavabos de piedra natural son un guiño a la naturaleza, aunque su uso implicará que los demás elementos tengan que quedar bien integrados en el conjunto.
 

Lavabo blanco suspendido en cuarto de baño gris con grifería negra y bañera de mármol

Añadir un lavabo suspendido

Los modelos suspendidos con grifería empotrada reducen el lavabo a la mínima expresión. Esto no supone renunciar a la tradicional repisa ya que pueden contar con un espacio integrado específico para los útiles de aseo. Aunque la bañera es lo primero que suele retirarse para ganar espacio en el baño, con este modelo y una buena distribución se puede contar con una sin problema. 

En cuanto a los espejos, los redondos con el marco fino son una excelente alternativa a los rectangulares ya que ocupan menos, encajan con todos los estilos y dinamizan y suavizan el conjunto. Por otro lado, no todos los baños pequeños tienen por qué ser blancos, pero sí es cierto que si los sanitarios son de este color es más fácil decantarse por otros tonos para la pared sin perder luminosidad.

 

Encimera y bajolavabo de madera revestimiento y pavimento de microcemento

Encimera y bajolavabo a medida

Uno de los mayores errores que se producen al reformar un cuarto de baño es hacer primar la estética sobre el almacenaje. Por eso, las encimeras y bajo lavabo a medida son la opción más inteligente para planificar este punto. Además, el lavabo encastrado bajo encimera proporcionará mayor superficie disponible para productos de higiene y aseo.

La madera da calidez al mismo tiempo que proporciona soluciones estéticas, pero si se pretende agrandar el espacio mejor que sea clara. Grandes cestas con tapa son excelentes complementos que también transmiten calidez.

 

 

Bajolavabo suspendido en negro y espejo grande

Elegir espejos grandes

Si se siente predilección por el mobiliario oscuro y no se quiere renunciar a él, los grandes espejos se encargarán de reforzar la luminosidad, tanto en la zona del lavabo como en los laterales.

Bajalavabo blanco con grifería encastrada dorada dos espejos y pared gris

Unificar paredes y suelos

Percibir el baño como un todo en vez de por secciones lo hará parecer más grande. El secreto está en buscar un color similar para paredes y suelos, a ser posible claro y neutro como blanco, hueso o gris.

Cada vez es más frecuente el uso de pavimento de microcemento en el cuarto de baño ya que soporta bien la humedad, el calor y es resistente a impactos y arañazos.

Banco de madera con lavabos exentos y estantería de microcemento

Muretes con muchas posibilidades

Además de en suelos, el microcemento tiene presencia en otros puntos, tal como se aprecia en esta estructura a partir de la cual gira el resto del baño. La ingeniosa estantería y los lavabos exentos posibilitan el máximo aprovechamiento del espacio.

 

Lavabos cilíndricos gemelos con hornacina en madera y grifería encastrada

Diseñar una práctica y original hornacina

Este elemento tradicional, con función religiosa en sus orígenes, ha ido evolucionando hasta convertirse en sinónimo de almacenaje con orden y estilo. Ofrece distintas posibilidades tanto de material y color como de forma, pudiendo ser vertical, rectangular, cuadrada, con marco e incluso con estantes.

Aparte, reducir el espacio dedicado al lavabo potenciando su verticalidad, estiliza y permite jugar con colores más oscuros. Asimismo, alternar líneas rectas y redondas contribuye a tener un espacio estéticamente más dinámico.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?