Si estás pensando en tener una casa prefabricada, estos 10 consejos te interesan

Tan confortables como las convencionales, pero más eficientes, las casas prefabricadas tienen sus propias reglas. Conócelas para que tu proyecto llegue a buen puerto.

1 / 10
casa prefabricada backcountry hut company - V1 Exterior
01

Sé tu propio promotor

Para el cliente, el camino de la autopromoción de su vivienda es más fácil y rápido si trabaja con una empresa de referencia que cuente con despacho de arquitectura propio y con la capacidad de entregar la casa completamente acabada. Modelo de The Backcountry Hut Company.

 

casa prefabricada huf haus
02

Busca un proyecto llave en mano

El precio, para ser llave en mano, debe incluir todos los aspectos que forman parte del proceso de una casa: arquitecto, estudios técnicos, gestiones con el ayuntamiento, interiorismo y equipamiento, cimentación, transporte, grúa de gran tonelaje... Proyecto de Huf Haus.

casa prefabricada EsBlanc-Poka-Yoke-Concurso-Inhaus
03

Reúne toda la documentación

Hay que cumplir exactamente los mismos requisitos que en la obra tradicional: proyecto visado por el colegio de arquitectos, tramitación de licencia de obras, cumplimiento de normativa urbanística y del código técnico (CTE). Propuesta Poka Yoke, del estudio Es Blanc para el concurso internacional "Inhaus Lab diseña tu casa modular".

casa prefabricada yves behar livinghomes
04

Diseña un proyecto viable

Es básico tener claro si las posibilidades del cliente están de acuerdo con sus necesidades. Por eso es necesario hacer un estudio de viabilidad antes de comprar la parcela, y buscar asesores financieros especialistas en autopromoción. Casa de Yves Béhar para LivingHomes.

casa prefabricada p.a.t.h. riko philippe starck
05

Busca un lugar idóneo

La elección y compra de la parcela condicionará todo el proyecto. Por ejemplo, un terreno en pendiente puede generar costes de construcción importantes, aunque sea una manera de tener vistas atractivas. Casa prefabricada P.A.T.H. diseñada por Philippe Starck para Riko.

casa prefabricada frame leapfactory ok
06

Planifica bien todos los pasos previos

Dedicar tiempo y recursos a los pasos previos a la construcción es una buena inversión. Es recomendable acometer esta fase con arquitectos que estén familiarizados con el sistema industrializado. Casa de LeapFactory.

casa prefabricada prefabricadas10
07

Invierte a largo plazo

Si va a ser la residencia principal, es importante asegurarse de no escoger un sistema constructivo a primera vista bonito y eficiente, pero que dentro de 20 o 30 años no asegure su función de inmueble. El valor patrimonial tiene
que mantenerse a largo plazo. Modelo de la firma prefabricadas10.

casa prefabricada cousins river residence go logic
08

Controla la fase de ejecución

Si la planificación previa ha sido correcta será la etapa más fácil de todas. Eso sí, hay que procurar no pedir modificaciones importantes durante esta fase ya que podrían afectar a la licencia o el material encargado. Cousins River Residence, de Go Logic.

casa prefabricada method homes
09

Sincroniza todos los procesos

Para que el tiempo de ejecución sea lo más ajustado es importante organizar un buen timing que permita solapar trabajos in situ –movimientos de tierra, cimentaciones– con la producción del edificio en fábrica. Casa prefabricada de Method Homes.

casa prefabricada honka log
10

Sé previsor

Hay que contratar un control técnico OCT y un seguro decenal si se prevé vender la casa antes de los diez años desde la entrega de llaves o si se contrata a través de una empresa y no a título personal. Modelo de Honka.

Mayor calidad en la mitad de tiempo. La industrialización en la construcción de viviendas ha llegado para quedarse. Según datos del portal Habitissimo, la demanda de casas prefabricadas se triplicó en España de 2015 a 2017, pasando de 2.000 a 7.000 solicitudes. Lo que hace unos años se veía como una opción para unos pocos va ganando día a día más adeptos en el mercado. La combinación de un precio cierto durante todo el proceso, un plazo cerrado y un servicio llave en mano ha ayudado a que este tipo de construcción cale durante los años de la crisis.

Y es que el cliente tampoco es el mismo que hace diez o quince años. Ya no nos gusta la incertidumbre de saber cuándo se acabará nuestra casa y si tendremos que desembolsar dinero de más para hacer frente a imprevistos. Valoramos la personalización combinada con la inmediatez. Apreciamos que modularidad ya no sea sinónimo de estandarización del gusto. Nos preocupa nuestra huella ambiental. Y manejamos más y mejor información que nunca porque estamos más conectados gracias a la revolución digital. Para un público cada vez más amplio, la arquitectura prefabricada es la respuesta a un estilo de vida que quiere desterrar para siempre el despilfarro sin renunciar al confort.

La construcción modular permite al particular intervenir de forma más activa en el proyecto de su casa. “El cliente de hoy está habituado a informarse de productos y empresas a través de Internet. Que esta nueva forma de conocer el mercado llegara al mundo de la construcción de viviendas era solo cuestión de tiempo”, afirma Mercedes Navarro, arquitecta responsable de comunicación y marketing de InHAUS. Según Matthieu Filiol, director comercial de Hormipresa Living, el nuevo escenario ha hecho que incluso el típico perfil de vendedor de vivienda haya tenido que evolucionar hacia el de asesor técnico que acompaña al cliente en la fase de anteproyecto de su casa.

Según Pedro Carcelén, de Ayalto Integral, dirección técnica de Grupo Zaero, existe la falsa creencia de que los bancos ponen restricciones a la financiación de este tipo de arquitectura. “Siempre que cumpla el Código Técnico de la Edificación (CTE), las normas urbanísticas y tengan un proyecto técnico competente, los bancos no entran en qué sistema de construcción se utiliza”. Sin embargo, Matthieu Filiol reprocha que se aplique a la construcción industrializada los mismos intereses que a la obra tradicional, cuando los tiempos de ejecución y los riesgos de construcción se reducen a la mitad. También echa en falta una mayor armonización de los plazos en la concesión de licencias. “Aquí podemos tener licencias en 15 días o en más de un año”.

¿Es más barata una casa modular o prefabricada que una tradicional? La cuestión debe plantearse en términos relativos. Para Mercedes Navarro, el proceso de industrialización “consigue resultados de altísima calidad a un precio inferior del que se podría obtener en la obra tradicional para las mismas calidades. Con ello el cliente consigue mucho más por su inversión porque los costes indirectos se reducen a mínimos”. Además, el hecho de contar con un plazo cerrado y más corto que la obra tradicional hace que el cliente se ahorre meses de alquiler o que pueda gestionar la venta de su vivienda anterior de forma más breve.

Trabajar en un entorno industrializado ha facilitado a las empresas la adopción de herramientas de desarrollo de proyectos más potentes, como la representación tridimensional y la simulación estructural, térmica y acústica. “La metodología BIM nos permite ganar mucho tiempo en la fase de proyecto y mejorar la fabricación y el montaje en obra. Y el cliente está encantado de poder visualizar su futura casa en 3D antes de decidirse”, señala Matthieu Filiol

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?