También nos gustan los pisos clásicos, pero solo si son como este

La primera casa ejecutada bajo la elegante varita del parisino Studio Akademos está envuelta en el sofisticado halo de la alta burguesía y el glamour de los años 70. Lacas negras, espejos y elementos clásicos crean un efecto lujoso y dramático.

El dúo creativo tiene buen ojo para los materiales, los detalles y la belleza.
François Coquerel
Ores Lario
Ores Lario

Periodista especializada en estilo de vida, decoración y diseño

El parisino Studio Akademos acaba de debutar con su primer proyecto residencial, y lo ha hecho a lo grande. Encabezado por el dúo de arquitectos Aurélien Raymond y Costanza Rossi, que se conocieron en 2019 después de que ambos trabajaran en el prestigioso Studio Casiraghi, donde trabajaban en proyectos internacionales. Poco después de su encuentro crearon su propia firma. Aurélien se enamoró del diseño de interiores cuando trabajaba como freelance para arquitectos como Pierre Yovanovitch o Emmanuelle Simon. Habiendo crecido en Carrara y habiendo pasado parte de sus años universitarios en Venecia, Costanza tiene buen ojo para los materiales, los detalles y la belleza. LA filosofía de diseño de Akademos se articula en torno al apogeo del café society o la denominada beautiful people que se reunía en los cafés y restaurantes de moda a finales del siglo XXI. También han hecho suyo el glamour vanguardista de la década de 1970 y lo han reinterpretado para definir su propia estética.

Esta pareja creativa firma la renovación de un apartamento Art Deco tardío de 1936 en el distrito 17 de París, en el que han creado armonías variadas usando elementos como espejos, acero inoxidable y laca para permitir que los dos períodos de café society y la década de 1970 convivan y generen un diálogo entre ellos.

1 /11
©FrançoisCoquerel 2
François Coquerel

En esta casa parisina, el dúo se propuso crear una experiencia arquitectónica a través del uso de armarios con espejos de suelo al techo utilizados en los pasillos para conseguir un efecto dramático. 

©FrançoisCoquerel 3
François Coquerel

El dúo se propuso crear una experiencia arquitectónica a través del uso dramático de laca negra brillante aplicada a los arcos.

©FrançoisCoquerel 4
François Coquerel

En el salón y el comedor, han querido rendir homenaje a la escuela de diseñadores clasicistas modernos que marcaron el siglo XX, con referencias a Francois Catroux, Billy Baldwin y Tony Duquette.

©FrançoisCoquerel 5
François Coquerel

Ubicada junto al ventanal, el dúo firma el diseño de la mesa de comedor lacada que se encuentra debajo de una lámpara de araña de cerámica esmaltada esculpida cuyas líneas hacen referencia a la década de los años 30.

©FrançoisCoquerel 6
François Coquerel

También han hecho suyo el glamour vanguardista de la década de 1970 y lo han reinterpretado para definir su propia estética.

©FrançoisCoquerel 8
François Coquerel

La chimenea es uno de los elementos centrales del salón y se ha vestido con una pintura de laca negra y marfil y se ha rodeado de espejos de suelo al techo que aportan un efecto lujoso y dramático. Para jugar con la teatralidad del espacio, una cortina de raso azul verdoso camufla la televisión dentro de la sala de estar.

©FrançoisCoquerel 7
François Coquerel

La mesa de café de la zona de estar está decorada con preciadas piezas antiguas que forman parte de la colección de los dueños de la casa.

©FrançoisCoquerel 9
François Coquerel

Junto a la mesa de comedor también hay otra pieza a medida diseñada por el estudio: el mueble buffet con un gran espejo de bronce con la que dar al espacio una esencia de los años 70.

©FrançoisCoquerel 11
François Coquerel

El dormitorio principal está inspirado en las lujosas casas y habitaciones que una vez fueron propiedad de Barbara Hutton y la artista francesa Marie-Laure de Noailles. La cama cuenta con un cabecero tapizado en un cálido naranja quemado y enmarcado en acero inoxidable. Sobre él cuelga un gran tapiz que aporta un toque lujoso.

©FrançoisCoquerel 13
François Coquerel

Las mesitas de noche esmaltadas y un tocador decorado con espejos aportan al dormitorio ese buscado glamour de los años 70.

©FrançoisCoquerel 15
François Coquerel

Conlos barcos transatlánticos y los viajes de lujo de la década de 1920 como referencia, el dúo ha tratado de capturar la esencia de esta actividad a través mosaicos de cerámica azul en los suelos del baño y las paredes de la ducha y utilizaron grifería tradicional Art Deco con lavabos de pedestal que recuerdan este periodo. También han aportado su propio toque personal a través del anacronismo añadiendo un par de apliques del imperio francés y una obra de arte de un panel de pared chino del siglo XVII.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?