¿Sabes por cuánto se ha vendido la mansión que Taylor Swift convirtió en icono?

En el videoclip de Blank Space de 2014, Taylor Swift destrozaba las pertenencias de su novio mientras vestía un amplio catálogo de ropa de alta costura, pero el lujo y los detalles decó de la mansión en la que se rodó no se quedan atrás en dramatismo.

La entrada, aunque lujosa y elegante, puede parecer sencilla por sus líneas rectas en comparación con la decoración interior.
Courtesy of Margaret Trautmann, COMPASS

Era 2014 y Taylor Swift lanzaba el videoclip para su (sarcástica) canción Blank Space. Los diferentes cambios de vestuario –todos ejemplos de las colecciones de alta costura de aquel año–, ocuparon líneas y líneas en la prensa especializada y la canción se convirtió en otro hit planetario. Ahora vuelve a ser noticia, pero no por la cuidada estética preppy y glamurosa que enmarcan esas imágenes, sino porque la mansión donde la cantante sufría un breakdown dramático al más puro estilo Chicas Malas acaba de ser comprada por 8,25 millones de dólares

 

 

Una excusa que hemos aprovechado para abrir las puertas y visitar desde dentro la vivienda, así como los jardines donde también sucede buena parte de las escenas del vídeo. Después de haber visitado las casas ficticias de Adele y C. Tangana para sus videos musicales, hacemos lo propio con Taylor Swift. 

Este palacio histórico, construido en 1917, fue la vivienda particular más grande del país en sus primeros años de vida. Se encuentra en Long Island (isla en la costa atlántica de la ciudad de Nueva York, lo que la convierte en el destino de playa para muchos residentes de Manhattan) y cuenta con doce habitaciones (y doce aseos) de techos altos inspirados en los de las catedrales. Todo con detalles en materiales de lujo como el mármol y el oro. Las zonas donde se rodaron imágenes del Blank Space, como el comedor, cuentan con chimeneas sinuosas, lámparas de araña en el techo y paneles de madera en las paredes que muestran un impresionante trabajo de marquetería. 

 

1 /4
mansion taylor swift video blank space
Courtesy of Margaret Trautmann, COMPASS

El comedor de la mansión fue una de los principales escenarios de Blank Space. En el video, Taylor Swift cenaba solo con su pareja, pero en los años 20 daba cobijo a muchas más personas en los tradicionales bailes que se celebraban. Espacio no les faltaba. 

mansion taylor swift video blank space
Courtesy of Margaret Trautmann, COMPASS

Molduras, mármol, pan de oro, techos artesonados, estatuas, jarrones antiguos... Desde que ponemos un pie en el vestíbulo podemos hacernos una idea de lo que vamos a encontrar en el resto de la mansión. 

mansion taylor swift video blank space
Courtesy of Margaret Trautmann, COMPASS

Una mirada hacia arriba basta para sorprenderse también con la decoración del techo. El dorado y las figuras angelicales nos hacen pensar en la riqueza ornamental de las catedrales. 

mansion taylor swift video blank space
Courtesy of Margaret Trautmann, COMPASS

Siguiendo la línea de la vivienda, los jardines también cuentan con detalles decorativos de esculturas y construcciones de piedra que conviven con setos de formas geométricas, fuentes y pérgolas. 

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?