El piso de colores más bonito del Trastevere

Más que reformada, esta casa construida en plena postguerra ha sido "liberada". Preservando su corazón industrial, se ha actualizado con espacios amplios y colores intensos.

La cocina, integrada en el salón y con acceso a la terraza, aprovecha de manera artesanal una esquina de ángulo obtuso. Su variada paleta de colores tiene como objetivo expandir la luz y, según el arquitecto, mejorar el estado de ánimo
Paolo Fusco

"La primera vez que entré en este piso en la ladera de Monteverde, en la carretera que lleva de la estación de Trastevere a Villa Pamphili, pensé: '¡Esta casa debe estar liberada! Una serie de habitaciones, todas del mismo tamaño, se sucedían sin ninguna relación jerárquica o funcional", explica el arquitecto Thomas Grossi, fundador de 02A Studio, la firma que se ha encargado de esta luminosa reforma en tonos vitamina que, a la vez, ha sabido respetar la estética industrial de la construcción original.

"Un bosque de tabiques aprisionaba el espacio, separándolo de la gran terraza desde la que el Gazometro, icono de la arqueología industrial, destacaba como el esqueleto de una catedral entre las casas", prosigue el arquitecto. El Gasómetro (o Gazometro) es la estructura principal de un recinto dedicado a la explotación y distribución de gas. Construido en la década de los 30 del siglo pasado, es una ruina contemporánea inconfundible en el skyline de la ciudad. Y este desaprovechado apartamento tampoco sacaba partido de sus vistas a este símbolo.

"Por ello", añade Grossi, "la renovación consistió en eliminar los elementos que separaban el edificio del exterior: a excepción del dormitorio situado frente a la entrada, todas las habitaciones son ahora abiertas y dan al exterior". Con esta intervención los espacios no solo son más luminosos y funcionales, también se han bañado de unos colores pastel que son pura vitamina visual.

1 /9
02a Architetti Gianicolense Paolo Fusco HI-002
Paolo Fusco

El salón, que se encuentra en pared opuesta a la cocina, emplea también el mobiliario y las soluciones a medida diseñados por el estudio. También emplea los mismos tonos pastel sólidos e integra una chimenea que reinterpreta los códigos de estilo de los años 50, en los que fue construida la casa.

02a Architetti Gianicolense Paolo Fusco HI-005
Paolo Fusco

"El pasillo, el estudio y el salón, gracias a un sistema de paneles deslizantes, ganan esa relación indefinible que dan los límites móviles, un control de la permeabilidad espacial al servicio de las necesidades, la luz y el estado de ánimo", explica el arquitecto sobre este espacio marcado por una singular puerta corredera.

02a Architetti Gianicolense Paolo Fusco HI-012
Paolo Fusco

"El enfoque estilístico, desarrollado con el cliente a través de largas llamadas durante el confinamiento, se caracteriza por el respeto a los elementos de origen de los años 50 (puertas, barandillas...), asegura el arquitecto, que optó por dejar al desnudo este pilar de hormigón.

02a Architetti Gianicolense Paolo Fusco HI-021
Paolo Fusco

En la búsqueda de espacios totalmente diáfanos, se prescindió de los pasillos. Por eso, la entrada al dormitorio se realiza a través de una pequeña biblioteca presidida por una librería flotante y la silla Zig-Zag de Gerrit Rietveld.

02a Architetti Gianicolense Paolo Fusco HI-019
Paolo Fusco

El dormitorio, con acceso a un balcón que rodea la vivienda, es el único espacio cerrado de la vivienda. Sus reducidas proporciones invitaban a un minimalismo funcional y el caprichoso trazado del plano de la vivienda pasó de defecto a oportunidad gracias al pequeño vestidor que los arquitectos instalaron tras un tabique.

02a Architetti Gianicolense Paolo Fusco HI-018
Paolo Fusco

En el cuarto de baño, los colores pastel de la zona de día suben de tono. Este espacio también está dominado por los muebles diseñados a medida y el ingenioso empleo de divisores de ambientes que no llegan a cerrar espacios, como el tabique de la ducha.

02a Architetti Gianicolense Paolo Fusco HI-017
Paolo Fusco

Los arquitectos no han empleado los colores al azar en el cuarto de baño: el naranja claro de la pared (que también está presente en la parte superior de la ducha) permite que la luz fluya, el terracota de los muebles es un guiño al color de los ladrillos de dominaron las construcciones italianas de la segunda postguerra, y el antracita de la ducha invita a la desconexión y la introspección.

02a Architetti Gianicolense Paolo Fusco HI-025
Paolo Fusco

La antes desaprovechada terraza se ha saneado y convertido en un comedor outdoor tan flexible como las sillas de director, que pueden pegarse y guardarse cuando no se utilizan.

02a Architetti Gianicolense Paolo Fusco HI-031
Paolo Fusco

En un rincón de la terraza se ha instalado un banco de obra cubierto por azulejos rojos. Al fondo, sobre el skyline de Roma, destaca la silueta del Gazometro, un icono de la arquitectura industrial convertido hoy en centro de actividades culturales.

Loading...