Una moderna cabaña de arquitectura espectacular con vistas a la playa

Bajo una concepción esencial y geométrica, el arquitecto Rob Kennon proyecta esta vivienda a medio camino entre una rústica cabaña de playa y un sofisticado módulo acristalado.

1 / 28
Vista exterior de la vivienda con el mar de fondo

El estudio Rob Kennon Architects, con sede en Melbourne, es el cerebro de esta casa minimalista, junto a la playa, situada en la localidad australiana de Flinders.

Vista exterior vivienda con piscina en primer plano y butaca verde

La vivienda se encuentra inmersa en una estructura envuelta en madera y cristal que se asienta sobre una planta triangular, bajo un diseño a medio camino entre una humilde cabaña de playa y un elegante pabellón acristalado.

Cerramientos plegables frente porche con escaleras de cimiento sobre zona ajardinada

Diseñado para una pareja con niños pequeños, el pabellón acristalado aparece como una construcción de una sola planta.

Cerramiento acristalado junto a zona boscosa

Rodeada por un jardín autóctono, la construcción acristalada goza de vistas sobre la bahía de Western Port, con vistas a Phillip Island en la distancia.

Cocina revestida de listones de madera, zona de cocción con frente plegable, mesa y banco de madera

La madera está muy presente, con el roble americano utilizado para la carpintería de la cocina y del salón, a juego con el mobiliario elegido, mucho del cual está acabado en madera.

Cocina abierta, comedor y zona de salón con chimienea de hierro suspendida

La casual y única zona de comedor cuenta con un banco y una mesa que también se pueden utilizar en el exterior.

Salón con cerramiento de cristal y vistas al bosque y mar de fondo

Con el objetivo de enfatizar el protegonismo que adquiere el paisaje, se ha optado por vestir el interior de la vivienda con una paleta de materiales simple y limitada.

Bancos y sillas de madera, butacas grises, sofás marrones, suelo y encimera de granito

Cocina, salón y comedor comparten un mismo espacio amplio y diáfano que se abre al paisaje exterior gracias a los cerramientos acristalados que regalan panorámicas desde cualquier punto de este área.

Chimenea suspendida en salón, butacas en gris con reposapiés a juego, sofás de piel marrón

El aspecto acogedor que brinda la sala de estar, revestida de madera, se enfatiza gracias a la presencia de una escultural chimenea suspendida de hierro que actúa como elemento separador entre comedor y salón. 

Zona de día con cocina, comedor y salón, todo revestido de madera alistonada

Las superficies acristaladas envían la mirada hacia el exterior, mientras que las paredes revestidas de madera encierran y protegen.

Sofás de piel marrón, suelo de granito, cerramientos de cristal, mobiliario de madera integrado

El interior de la zona de día está marcado por su claridad y simplicidad, pero animado por la profundidad y textura tanto de los suelos de piedra sedimentaria como de la madera que reviste paredes y muebles.

Encimera de isla de trabajo en tonos tierra, frentes de armarios a juego con revestimiento madera

La encimera de la isla, a juego con el pavimento, y el panelado de los muebles y electrodomésticos, hacen que la cocina abierta quede totalmente integrada en el espacio y, en ciertos momentos, pase totalmente desapercibida. 

Peldaños de hormigón en diferentes tamaños para acceder a estructura de vivienda elevada

Las pantallas de listones móviles externas crean muros permeables que dan a los habitantes un mayor control sobre el entorno interno.

Zona semiabierta con cerramiento alistonado de madera y suelo porcelánico

La terraza delantera, que también sirve de sala informal al aire libre, tiene el aspecto que recuerda a la típica cabaña de playa australiana aunque con un enfoque más sotisticado.

Proche junto a salón comedor con apertura al exterior

Enmarcado por puertas abatibles de madera teñida de negro, este espacio de forma irregular está totalmente protegido de los elementos con un techo de madera, y rematado con una capa de policarbonato translúcido.

Porche cubierto con estructura de acero sobre plataforma elevada

El diseño de forma triangular, proyectado por el arquitecto Rob Kennon bajo una apariencia minimalista, parece "flotar" en el paisaje.

Zona de paso desde cocina a dormitorios con revestimiento todo armonizado en listones de madera

El suelo de baldosas de piedra de la terraza se extiende a toda la primera planta, que incluye el dormitorio principal junto con la cocina y las zonas de estar.

Zona de trabajo con mesa a medida a juego con revestimiento, luminaria en negro, sillas rústicas de madera

Un pequeño rincón, equipado con carpintería a medida de líneas simples y mínimas, se convierte en una coqueta zona de trabajo bañada de luz natural. 

Paredes paneladas de madera, toallero de madera, sombreros de paja, espejo de pie, taburete de madera

La propia estructura de la casa se acompaña de los mínimos elementos, la mayoría de ellos de madera, para lograr que el espacio resulte funcional y a la vez personal y acogedor.  

Revestimiento alistonado pared dormitorio, luminaria a modo de aplique negra, taburete como mesilla de noche

En el dormitorio se ha optado por la elección de una iluminación de sutil, de apariencia ligera, y unos taburetes versátiles que hacen las de mesillas de noche. 

Dormitorio con cerramientos transparentes al exterior y cortinas en gris para aislar del exterior

Aquí todo es mínimo y estilizado, no muy diferente a una galería de arte, como una respuesta emocional al entorno, único en la península de Mornington, donde se ubica la vivienda.

Esquina acristalada con vistas desde el exterior de dormitorio, lateral alistonado en madera

Entre robles y madreselvas junto a la costa, la fachada de cristal transparente refleja la vegetación circundante e invita a asomarse sin tapujos hacia el paisaje.

Dormitorio con cuarto de baño integrado con cortinas y ropa de cama en gris

El dormitorio principal cuenta con cuarto de baño integrado que rompe la hegemonía de la madera para apostar por un revestimiento cerámico en blanco. 

Cuarto de baño con encimera suspendida en blanco, grifería en negro, módulo superior con frentes de espejo, cerámica blanca para revestir la pared y módulos divisorios en madera

Piezas suspendidas y ocultas tras frentes de espejo caracterizan a una estancia de aspecto fresco y liviano, en consonancia con el paisaje que lo envuelve.

Cuarto de baño con bañera exenta y revestimiento con teselas blancas de pequeño formato, grifería en negro

Completa el equipamiento de la estancia una bañera exenta que, gracias a la tabiquería acristalada, permite disfrutar de las vistas mientras se toma un relajado baño. 

Escaleras con pasamanos de madera y paredes paneladas en madera, suelo a juego con el resto de la casa

El arquitecto responsable del proyecto ha enterrado tres cuartas partes de la planta baja para anclar firmemente la casa al lugar.

Dormitorio infantil con litera y revestimiento alistonado en madera, ventanas apaisadas en la parte superior

En el nivel inferior se encuentra la habitación de los niños, dos dormitorios equipados con literas y un baño compartido. Todo ello siguiendo la misma estética que el resto del proyecto.

Sillones envolventes en color gris, sobre suelo enmoquetado gris y restimientos de madera, lucernario en el techo

Climáticamente neutra, y acústica y estéticamente silenciosa, la sala de juegos situada también en el nivel inferior cuenta con un lucernario que regala atractivos efectos de luz y sombra,

Situada en un monte escarpado de Flinders, sobre la bahía de Western Port, en Australia, y rodeada por un jardín natural, se levanta esta construcción acristalada con privilegiadas vistas a Phillip Island. El proyecto, obra del estudio Rob Kennon Architects, con sede en Melbourne, está concebido para dar respuesta a las necesidades de una familia con niños pequeños y poder disfrutar del entorno con un planteamiento sereno que se abre al exterior a la vez que se repliega de puertas de puertas para adentro.

Vista desde fuera, la vivienda parece presentar una sola planta en voladizo, sin embargo, la realidad es otra. Gran parte de la construcción está anclada con firmeza a la tierra, ocultando un nivel inferior para el que Rob Kennon ha utilizado sus paredes de hormigón como cimientos. Todo ello se debe a la cercana situación de la vivienda a una línea de falla, lo que hace que el sótano actúe como un profundo punto de apoyo, anclando la casa en lo profundo del monte escarpado. En este nivel inferior es donde se encuentran las habitaciones de los niños que, pese a estar parcialmente enterradas, cuentan con ventanas de ranura alargada a lo largo del perímetro que aporta una luz natural tenue al interior.

El enfoque de la casa no es convencional, con la terraza delantera como una habitación informal al aire libre. Tras una primera parte semicubierta, la planta principal cuenta con el espacio conjunto de cocina, comedor y salón, además del dormitorio principal con baño. Todos ellos presentan como común denominador el suelo de terrazo y los revestimientos en roble americano, así como la carpintería de cocina y salón, estratégicamente diseñada para abrirse, dejando a la vista zonas de trabajo y almacenamiento (con televisor incluido), respectivamente, y cerrarse cuando no se estén usando. De este modo, el conjunto del espacio de día queda compacto y armónico, proyectando una sensación de paz que parte de la propia esencia del lugar, que emana de dentro y se envuelve del paisaje de fuera.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?