Una casa muy moderna en Japón con interiores minimalistas

Para que la vida en casa incluya aire libre, el estudio Katsotoshi Sasaki ha invertido el modelo clásico japonés, agrandando el espacio bajo los aleros, con cuatro jardines que prolongan el interior.

1 / 7
Casa en japon de los arquitectos Katsutoshi Sasaki + Associates fachada

Lo más impresionante son sus grandes aleros en el techo.

Casa en japon de los arquitectos Katsutoshi Sasaki + Associates

La planta centralizada en forma de cruz se traduce en el exterior en forma de columnas que caen bajo los aleros del tejado.

Casa en japon de los arquitectos Katsutoshi Sasaki + Associates con techo de madera y paredes blancas

En el exterior la casa cuenta con cuatro jardines sencillos.

Casa en japon de los arquitectos Katsutoshi Sasaki + Associates con paredes de madera

En la planta superior se encuentran los dormitorios, separando de esta forma la zona de día y la de noche.

Casa en japon de los arquitectos Katsutoshi Sasaki + Associates techos altos de madera con vigas

En la intersección de la planta se ha situado un pequeño comedor.

Casa en japon de los arquitectos Katsutoshi Sasaki + Associates con interiores de madera

En el interior, los paneles de madera aportan calidez al conjunto.

Casa en japon de los arquitectos Katsutoshi Sasaki + Associates con paneles de madera

En la planta superior se han creado pequeñas terrazas en las que encontrar un poco de paz leyendo o meditando.

Se parece, en principio, a una casa tradicional japonesa, con sus aleros volados. Pero el estudio Katsotoshi Sasaki ha construido una versión invertida de aquel modelo, con habitaciones cerradas que ocupan solo una pequeña parte del espacio cubierto. Es justamente la relación entre el espacio estrictamente interior situado bajo la cúspide del techo y el que cubren los aleros lo que está invertido. Esta operación, sobre un plano en forma de cruz, ha permitido el trazado de cuatro jardines en esa amplitud al aire libre, dos de ellos junto a las habitaciones. Estos jardines cubiertos están pensados para que sirvan como una extensión de los interiores. "Ese gran espacio techado pero al aire libre facilita que la vida se extienda hacia el exterior, excepto en pleno invierno", explica Sasaki.

El proyecto supone también una crítica o más bien una solución sugestiva al tipo de edificación que abunda en el Japón actual, con sucesión de casas cerradas, enfáticamente privadas, desdeñando la posibilidad de habitar en alguna medida en el exterior. En la Casa Kasa (así se llama el proyecto de Sasaki) la ventaja de esta inversión de la tipología tradicional es múltiple. En el comedor acristalado, los dueños de casa y sus invitados se sienten como si estuvieran comiendo fuera. Las paredes de vidrio se han colocado entre dos brazos de la cruz estructural, para crear un espacio luminoso donde comer junto al jardín. "E incluso trabajando al aire libre, el espacio techado hace que los habitantes se sientan envueltos, protegidos por el edificio". Los brazos de la cruz organizan la distribución horizontal y vertical de la casa, con las vigas a la vista y la cercanía alternada de los cuatro jardines que rodean la Casa Kasa. Aunque se diferencia de viviendas vecinas, el proyecto no es tan extremo como otros realizados por el estudio: la proeza de una casa de tres metros de ancho y otra, hexagonal, con un escultórico techo de listones que cuelgan de la sala de estar.

Más Sobre
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?