En esta casa se ha apostado todo al blanco (tanto por dentro como por fuera)

En Poznan (Polonia), el estudio PL Architekci ha diseñado una casa donde, a partir de un lienzo en blanco, el diseño de interiores está estrechamente relacionado con la arquitectura del edificio y su entorno.

Los interiores conectan con el jardín: grandes ventanales enmarcan las vistas y se convierten en cuadros naturales en las paredes.

Los interiores conectan con el jardín: grandes ventanales enmarcan las vistas y se convierten en cuadros naturales en las paredes.Foto: Tom Kurek / Photofoyer / Alicia T.

En todos sus trabajos, los componentes del estudio polaco PL Architekci, establecido en Poznan, se declaran partidarios de las formas simples y sólidas; prefieren limitar y eliminar elementos innecesarios que "colorear" y decorar. Al ver esta casa, resulta evidente que cumplen con esta premisa. En la Casa Blanca, como la denominan ellos, su forma está en primer plano, pero su diseño no desea deslumbrar: desprende refinamiento desde la sencillez de sus volúmenes. Las líneas inclinadas del techo coinciden exactamente con las líneas de las ventanas y la forma del edificio. Aunque la casa contrasta con el verde del entorno, lo complementa y vive en simbiosis con él (tampoco se ha cortado un solo árbol). 

Grandes paredes blancas se convierten en un escenario para el juego de sombras de los árboles, dando movimiento y vida a la casa. La parcela sobre la que se edificó tiene un inconveniente: de los 900 metros de superficie, casi 300 metros están ocupados por un estrecho acceso que impone, de hecho, la forma en L del edificio. Además, la normativa local exigía techos inclinados a dos aguas o a varias aguas. Estas limitaciones, sin embargo, no se ajustaban a la imagen que los clientes tenían de su futuro hogar ya que querían una arquitectura moderna y minimalista con una sala de estar alta y techo plano. Toda la idea de la casa realmente surgió de la búsqueda de un diseño de techo inclinado, de modo que por un lado cumpliera con la normativa, pero consiguiendo que no se asemejara a un clásico "granero", sino a un edificio moderno. Los interiores conectan con el jardín: grandes ventanales enmarcan las vistas y se convierten en cuadros naturales en las paredes. Cada detalle está cuidadosamente pensado y realizado.

En este proyecto no hay moda, sino atemporalidad. No se despliegan adornos ni objetos innecesarios, solo hay puro funcionalismo y materiales de alta calidad, duraderos y ecológicos. Todo sigue el principio miesiano de que "menos es más" que, por muy manido que suene, sigue vigente.

1 /9
Casa Blanca en Polonia exterior

La cubierta es como un mosaico de formas inspiradas en los ángulos y las alturas de los tejados de las casas vecinas. El conjunto se convierte así en una sucesión de dientes de sierra que encaja entre los edificios existentes en el entorno.

Casa Blanca en Polonia salon

l televisor se inserta en un mueble de madera que marca el recorrido desde el estar. Las piezas de cerámica, en el suelo, son de Bagatela home & decor. La gran lámpara de pie es la Sampei, diseñada y producida por Davide Groppi.

Casa Blanca en Polonia salon

Cocina y comedor comparten espacio con el estar gracias al diseño diáfano de la planta. La isla se ha realizado con Corian y en ella encajan dos taburetes de madera maciza, modelo OZO, de MebloScenka. La mesa de centro es un diseño del estudio.

Casa Blanca en Polonia exterior

El porche, pavimentado con terrazo blanco. Las dos butacas de exterior son del fabricante polaco Jotex. Este espacio exterior cubierto se ha concebido como una prolongación del estar y el comedor, desde donde se accede directamente.

Casa Blanca en Polonia jardin

La forma de la casa surgió de la necesidad de diseñar un techo inclinado, de modo que por un lado cumpliera con la normativa local, pero no se asemejara a un clásico granero, sino a un edificio moderno y de líneas esenciales.

Casa Blanca en Polonia exterior

Aunque la casa contrasta con el verde del entorno, lo complementa y vive en simbiosis con él (no se ha cortado un solo árbol de la parcela). Grandes paredes blancas se convierten en un escenario para el juego de sombras de los árboles. La forma externa de los tejados se ha reproducido en los interiores.

Casa Blanca en Polonia ventanas

La zona de estar se abre al exterior a través de correderas acristaladas que enmarcan el verde paisaje. Los sofás son el modelo Milano, del fabricante Sits, con cojines de Zara Home. Lámpara de pie MIB 6, de la firma Design for the People. Cortinas, de Studio Tkaniny.

Casa Blanca en Polonia baño

"Aquí no hay adornos ni objetos innecesarios. Solo puro funcionalismo".

Casa Blanca en Polonia dormitorio

En el dormitorio principal, abierto al jardín como el resto de estancias de la casa, se repite la lámpara de pie MIB6 del estar. El escritorio es un diseño de Vox Creative. La silla es la Dante, de Take Me Home.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?