Una casa historicista que renace (mejor que nunca) en el siglo XXI

El equipo de No Architects ha devuelto a una villa de Praga de la década de 1920 su esplendor original. En el interior, fiel a la arquitectura original, se encuentran sutiles guiños a Japón y Reino Unido.

La casa fue levantada en 1920.
Studio Flusser
Ores Lario
Ores Lario

Periodista especializada en estilo de vida, decoración y diseño

En las afueras de Praga, las zonas residenciales para las familias acomodadas han atraído a arquitectos modernistas de vanguardia  que plasmaban los sueños de sus propietarios en casas con ventanas corridas, techos planos y calefacción central. El delirio romántico de la construcción típica con techos inclinados, ostentosos ladrillos de piedra y revestimientos de ladrillo superfluo, solían ser el hazmerreír de los profetas del mundo industrial. Pero, por suerte, todavía quedan vestigios de un pasado de estilo historicista con más de un siglo de historia y en las que han crecido varias generaciones. Al equipo de No Arquitectsle pidieron traer al siglo XXI una de esas casas y, tras su intervención, la ha aislado, se le ha incorporado bombas de calor y suelo radiante y se ha estabilizado la humedad exterior.

 

 

"Cuando nos acercamos por primera vez a esta casa en particular, no parecía una residencia elegante. Aunque era necesaria una reforma completa, decidimos mantenernos fieles a ella, incluido el jardín. Limpiamos la casa y repintamos y unificamos los parches asimétricos. Hablando metafóricamente, pusimos un nuevo forro, añadimos una cremallera en lugar de botones y lo alargamos todo. Todavía se puede ver claramente en el armario, en la calle, qué tipo de abrigo, casa es: una en la que no hace frío y es genial para usar", cuentan desde el estudio checo.

1 /8
no-architects-under-the-top-studio-flusser-08
Studio Flusser

Además de empatizar con la intención de la arquitectura original, el interior incorpora sutilmente las experiencias vitales de los clientes, así como guiños a Japón y a Reino Unido.

no-architects-under-the-top-studio-flusser-09
Studio Flusser

Con esta reforma, No Arquitects manifiesta respeto por la idea original de la casa que merece ser respetada.

no-architects-under-the-top-studio-flusser-07
Studio Flusser

En esta vivienda, la estabilidad térmica y el confort de la planta baja están garantizados por la calefacción por suelo radiante.

no-architects-under-the-top-studio-flusser-16
Studio Flusser

En la planta baja, en conexión con la zona de estar y el comedor, la cocina cuenta con una isla de madera con taburetes para desayunos y comidas informales. 

no-architects-under-the-top-studio-flusser-18
Studio Flusser

Además de una completa modernización técnica, los arquitectos han cambiado la distribución de la casa. Se ha dado una conexión directa entre la cocina y el jardín y, manteniendo el espíritu original, también se ha ampliado añadiendo dos habitaciones más y un baño.

no-architects-under-the-top-studio-flusser-25
Studio Flusser

En este proyecto, los arquitectos pintaron sobre los puntos asimétricos, limpiaron la casa y la volvieron a pintar.

no-architects-under-the-top-studio-flusser-27
Studio Flusser

"Como tributo a los constructores originales, hemos añadido una puerta especial al mundo de fantasía de un niño donde cualquier adulto solo puede arrodillarse en humildad", argumentan desde el estudio checo.

no-architects-under-the-top-studio-flusser-30
Studio Flusser

Un estilo preciso de limpieza en las líneas se aplicó al diseño de las camas, las librerías, las mesas y los armarios, coordinando cada espacio y logrando la sensación de unidad, serenidad y confort, que era el objetivo desde la primera pared derribada.

Loading...