Un búnker de la Segunda Guerra Mundial transformado en casa de vacaciones

Manteniendo su diseño original, el estudio Corstorphine & Wright ha convertido un antiguo búnker de la Segunda Guerra Mundial en una lujosa casa.

Un búnker de la Segunda Guerra Mundial transformado en casa de vacaciones
Sara Barragán del Rey
Sara Barragán del Rey

Periodista especializada en arte y cultura visual

Cuando un edificio histórico olvidado vuelve a la vida con un nuevo uso, es casi algo mágico. Tal es el caso del búnker reformado por el estudio Corstorphine & Wright en el condado de Dorset, Inglaterra. La construcción, que data de la Segunda Guerra Mundial, se ubica en una granja lechera en funcionamiento. Los propietarios descubrieron varios de estos búnkeres subterráneos abandonados en su terreno y decidieron convertir uno de ellos en una casa de alquiler vacacional

El interior alberga un dormitorio y zonas comunes inundadas de luz natural.

Respetar el patrimonio y la estética original

La estructura de hormigón, de gran importancia histórica, fue incluido en la lista de protección patrimonial Grado II de Reino Unido durante el proceso de planificación. Por lo que, los arquitectos trabajaron en estrecha colaboración con los Oficiales de Conservación y los Consultores de Patrimonio para lograr desarrollar una propuesta que pudiera a las necesidades del cliente respetando la relevancia histórica. 

"A pesar de los desafíos físicos, lo más importante para nosotros como diseñadores fue contar la historia del búnker" explica Jonny Plant, director de Corstorphine & Wright. "Si hubiéramos enyesado y pintado las paredes, instalado accesorios estándar y suelos de madera, se habría perdido todo el sentido del edificio original. Es imperativo que cuando te quedes en el búnker, seas consciente de que te estás quedando en un búnker, no en cualquier otra casa de vacaciones, y que estás experimentando la historia", añade.

 

 

1 /10
fachada búnker
Will Scott

Un enclave estratégico

El búnker, en su origen, formaba parte del sistema de radar 'Chain Home', conectado a un perímetros de antenas distribuido a lo largo de la costa inglesa. Fue especialmente diseñado para detectar aviones enemigos y señalar su posición, una tarea clave que contribuyó al éxito de la defensa del Reino Unido contra los ataques alemanes. 

Entrada casa búnker
Will Scott

Entrada original

La entrada al búnker se ha mantenido completamente igual, de manera que se mantiene la experiencia de entrar realmente a un búnker. 

bunker salón
Will Scott

Explosión

La apertura en la fachada que simula una "explosión de bomba" en el tejido existente permite la entrada de luz natural al espacio, así como impresionantes vistas al mar y a la Ringstead Bay. De lo contrario, el búnker permanecería enterrado en el paisaje, como se diseñó originalmente.

Apertura búnker
Will Scott

Una solución estética

"Queríamos jugar con la historia del búnker y decidimos formar una gran abertura para el nuevo acristalamiento en lugar de un simple recorte. Se requirió una solución estructural intrincada para sostener el techo y las paredes restantes, así como para permitir que las nuevas puertas vidriadas se asentaran sin problemas en la abertura. Esta solución ahora está completamente oculta", explican los arquitectos.

Paredes de hormigón búnker
Will Scott

Paredes de hormigón a la vista

Internamente, las paredes de hormigón se han dejado expuestas para conservar la estética original y el diseño histórico del búnker se ha mantenido prácticamente intacto.

cocina madera hormigón
Will Scott

Una cocina a medida

El mobiliario sencillo cede el protagonismo a la estética única de este búnker histórico.

baño búnker
Will Scott

El baño

Incluso en el baño, se ha mantenido una estética brutalista, con paredes de ladrillo y las conexiones de las instalaciones a la vista. 

exterior búnker
Will Scott

El gran reto del proyecto

El mayor reto del proyecto fue mantener el hormigón logrando aislar e impermeabilizar el edificio. "La única opción era exponer completamente la estructura del búnker, aislar e impermeabilizar el edificio desde el exterior, envolverlo de manera efectiva con aislamiento e impermeabilización y luego devolver la tierra y replantar", explican los arquitectos.

Entrada búnker
Will Scott

Envuelto en vegetación

Este enfoque ha dado como resultado una envolvente bien aislada con una masa térmica gruesa, lo que minimiza los requisitos de energía para calentar los espacios internos. Los muros de tierra amontonada han permitido que se restablezca una cubierta de plantas y follaje sobre la estructura y proporcionarán un nuevo hábitat para la vida silvestre.

vista aérea búnker
Will Scott

Vista aérea

Los propietarios de la finca han descubierto varios búnkeres de este tipo en su terreno, todos pertenecientes a la red del sistema de radar 'Chain Home'. 

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?