Por qué deberías visitar Ronchamp al menos una vez en la vida

Subir la colina a pie es la manera genuina de llegar a Ronchamp. Así, la asombrosa presencia de este icono de la arquitectura se descubre lentamente. El interior es una caja de sorpresas, desde la capilla que simboliza un útero hasta La Anunciación, pintada por Le Corbusier.

1 / 15
Ronchamp Le Corbusier 10

Oda a las curvas

Notre-Dame du Haut es la construcción más escultórica de Le Corbusier. En ella su ángulo recto identitario es reemplazado por la curva, al estilo de la arquitectura orgánica de Wright, Niemeyer, Utzon y Aalto, que en los años cincuenta delineó iconos como el Guggenheim de Nueva York y la Ópera de Sídney.

Ronchamp Le Corbusier 12

Unicidad conmovedora

Aunque La Chapelle es un constante juego entre opuestos: oscuridad-luz, masculino-femenino, solidez-ligereza, verticalidad-horizontalidad, arcaico-moderno… el resultado es de una unicidad conmovedora. La armonía se percibe también en el interior, donde todo el mobiliario y el confesionario están diseñados por él y dimensionados  según las proporciones del Modulor.

Ronchamp Le Corbusier 3

27 ventanas para soñar

Más allá de su esencia religiosa, Ronchamp es un edificio profundamente espiritual. La fachada sur, perforada por 27 ventanas tintadas, invita a la luz y al color a actuar como materiales arquitectónicos en el interior. Los orificios no están colocados de forma aleatoria sino que siguen el patrón de las constelaciones de Virgo y Libra, para crear un efecto similar al de observar las estrellas y conectar con el cosmos.

Ronchamp de Le Corbusier 1

Una cubierta liviana

Para la cubierta de hormigón armado Le Corbusier se inspiró en el caparazón de un cangrejo, uno de sus “objetos de reacción poética”. Colocada sobre finas columnas y no directamente en las paredes, parece más liviana y deja pasar la luz al interior por una sutil ranura. El altar exterior responde a su condición de capilla de peregrinaje.

Ronchamp Le Corbusier 5

Para su madre Marie

A pesar de no ser una persona creyente, Le Corbusier aceptó el encargo interpelado por el lugar y porque tenía carta blanca para crear. Personalmente, dedicó el proyecto a su madre, Marie, y a la madre naturaleza, como puede leerse en las ventanas. Él mismo dibujó, con trazo ingenuo, flores, estrellas, la luna...

Ronchamp Le Corbusier 4

Tres columnas

Tres torres aportan verticalidad al conjunto, sirviendo la más alta como faro a los peregrinos. Con su estructura envolvente, atrapan la luz como si fueran periscopios y la distribuyen hacia las capillas, donde al incidir de forma indirecta genera una atmósfera de gran misticismo.

Ronchamp Le Corbusier 7

El talento de Renzo Piano

Además de la capilla, en Ronchamp se puede ver la casa del capellán y las viviendas de los constructores, que más tarde albergaron a los peregrinos. Desde el año 2011 es posible visitar también parte del convento y el jardín de las monjas Clarisas, proyectado por Renzo
Piano con la colaboración del paisajista francés Michel Corajoud.

Ronchamp Le Corbusier 6

Ronchamp Le Corbusier 13

Ronchamp Le Corbusier 11

Ronchamp de Le Corbusier 2

Ronchamp Le Corbusier 9

Ronchamp Le Corbusier 8

Ronchamp Le Corbusier 14

le-corbusier

Situada en un pedestal natural y encarada a los cuatro puntos cardinales, hay quien ve en Ronchamp una acrópolis moderna. Una ubicación estratégica que, quizá por sus fuerzas telúricas, fue habitada ya en época romana tal como su nombre indica. El entorno fue también decisivo para que el arquitecto y pintor franco-suizo Le Corbusier asumiera el reto de construir Notre-Dame du Haut. Dedicada a la Virgen María, fue inaugurada en 1955 y, desde entonces, acoge a peregrinos, arquitectos y buscadores de belleza. Por su carácter de escultura, debe ser rodeada y admirar la fachada inspirada en el estilo abstracto de Piet Mondrian y la gárgola que recoge el agua de la cubierta y la vierte en una fuente también geométrica. A pocos metros está el campanario creado por Jean Prouvé, quien se esforzó para que su intervención fuera discreta. Con la misma intención, Renzo Piano proyectó el convento prácticamente escondido bajo tierra, con idénticos materiales y similitudes arquitectónicas. Una manera de rendir homenaje al maestro y crear un diálogo en voz baja para no romper la magia... ni el silencio.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?