La casa prefabricada que Jean Prouvé diseñó para su hija sale a la venta

La villa, proyectada en 1962 y ubicada en St. Dié-des-Vosgues, es un magnífico ejemplo del estilo del arquitecto francés, síntesis de funcionalidad y lenguaje depurado. Su precio de salida: 1.715.000 euros.

La zona de día se muestra diáfana y abierta a las colinas boscosas de los Vosgos. Destaca la chimenea de fundición realizada por un artesano local, y que es originaria de la construcción.

La zona de día se muestra diáfana y abierta a las colinas boscosas de los Vosgos. Destaca la chimenea de fundición realizada por un artesano local, y que es originaria de la construcción.

"Se necesitan viviendas prefabricadas. ¿Por qué hechas en fábricas? Porque ya no se trata solo de hacer uno o más pequeños elementos de una casa para ser montados, sino que todos los elementos correspondan a los de una máquina que se pueda montar de forma totalmente mecánicamente, sin necesidad de producir nada in situ. Debemos demostrar al público que la casa prefabricada es una casa cómoda y superar la rutina".

La casa, de 270 metros cuadrados, se asienta sobre un zócalo de hormigón sobre un terreno en pendiente.

La casa, de 270 metros cuadrados, se asienta sobre un zócalo de hormigón sobre un terreno en pendiente.

Así opinaba Jean Prouvé de la arquitectura prefabricada, autor de la famosa Casa Desmontable que ideó en 1944, en principio como solución de emergencia para los desplazados de la región francesa de Lorena durante la Segunda Guerra Mundial, pero con el tiempo se convirtió en un proyecto de referencia que gracias a la firma Bally puede replicarse y adquirirse.

El interior se organiza alrededor de un bloque central que contiene los espacios húmedos y la cocina.

El interior se organiza alrededor de un bloque central que contiene los espacios húmedos y la cocina.

Haciendo caso omiso del refrán "en casa del herrero, cuchillo de palo", Prouvé aplicó sus conocimientos en la prefabricación a la Casa Gauthier que proyectó para su hija Françoise y su yerno en Saint Dié-des-Vosgues, cerca de Nancy, donde el arquitecto había construido la casa familiar unos años antes.

De 270 metros cuadrados de superficie, la vivienda se asienta sobre un zócalo de obra y se organiza en torno a un núcleo central que agrupa las piezas húmedas y la cocina. Alrededor de este bloque doméstico que sostiene en gran parte el edificio se organizan los espacios con una perfecta continuidad entre interior y exterior. Las ligeras curvas interiores, los paneles aislados de aluminio y las fachadas estriadas del mismo material son elementos distintivos del lenguaje de Jean Prouvé.

La Casa Gauthier responde a la filosofía de Jean Prouvé, para quien no había diferencia entre diseñar un mueble y una vivienda.

La Casa Gauthier responde a la filosofía de Jean Prouvé, para quien no había diferencia entre diseñar un mueble y una vivienda.

La firma Spaces Atypiques ha puesto ahora a la venta la casa por un precio de partida de 1.715.000 euros. Quien tenga esta cantidad tiene la oportunidad de vivir en un icono de la arquitectura moderna, catalogado como monumento histórico. Un testimonio de la filosofía del arquitecto francés, quien afirmaba que no había diferencia entre la realización de un mueble y una casa.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?