Así es el primer bloque de pisos prefabricados de hormigón

Diseñado por Ivan Llach con la colaboración de la firma Hormipresa, PENSI es el primer edificio de viviendas en altura entre medianeras en el que la estructura y las fachadas se han realizado mediante elementos de hormigón prefabricados.

Las barreras a una arquitectura prefabricada rápida y eficiente que abarque cualquier tipología constructiva van cayendo poco a poco. El hormigón prefabricado, diseñado originariamente para ejecutar en tiempo récord edificios industriales, no tardó en demostrar también sus virtudes para realizar viviendas aisladas de gran calidad, bien mediante soluciones modulares, bien con elementos prefabricados que luego se trasladan al emplazamiento para crear la volumetría definitiva.

El hormigón visto se convierte en el elemento principal en el diseño del interior de las viviendas.

El hormigón visto se convierte en el elemento principal en el diseño del interior de las viviendas.

Ahora, este material ha dado un nuevo paso adelante revelando su fiabilidad para levantar edificios en altura, lo que abre un gran abanico de oportunidades para la renovación del parque urbano de viviendas. Lo demuestra el proyecto PENSI en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), diseño del arquitecto Ivan Llach, del estudio TAAB6, el primer edificio industrializado de viviendas en altura entre medianeras en el que la estructura y las fachadas se han realizado mediante elementos de hormigón prefabricados de la firma Hormipresa.

Se plantea el mínimo de revestimientos interiores, y parte de las instalaciones quedan vistas.

Se plantea el mínimo de revestimientos interiores, y parte de las instalaciones quedan vistas. Foto: Aitor Estevez

La solución industrializada permite construir sistemas abiertos libres de elementos estructurales que pueden ser adaptados a cualquier momento o situación. Los elementos estructurales tales como pilares, muros de carga y placas alveolares se pueden dejar vistos; de esta manera se evitan los revestimientos de los elementos portantes como sucede habitualmente en la construcción in situ y se garantiza una mayor durabilidad en los acabados interiores.

La inercia térmica del hormigón aprovechada en muros y forjados permite una mejora de la calificación energética frente a soluciones más tradicionales.

La inercia térmica del hormigón aprovechada en muros y forjados permite una mejora de la calificación energética frente a soluciones más tradicionales. Foto: Aitor Estevez

Según el estudio económico realizado para el edificio, y tomando como referencia un estudio detallado que compara sistemas tradicionales con sistemas industrializados para la edificación en altura, el precio de ejecución material (PEM) de la solución industrializada es aproximadamente un 10% superior a la tradicional, y el precio de ejecución por contrato (PEC), un 0,5%.

El vestíbulo de la entrada situado entre la fachada principal y el núcleo central mantiene los elementos estructurales vistos.

El vestíbulo de la entrada situado entre la fachada principal y el núcleo central mantiene los elementos estructurales vistos. Foto: Aitor Estevez

Sin embargo, este ligero sobrecoste queda de sobras compensado no solo por un plazo de ejecución mucho menor que en un edificio convencional, sino también por la disminución de los costes en las tareas de intervención durante la etapa de servicio del edificio, por mantenimiento, reparación, sustitución y/o rehabilitación.

Las fachadas están formadas por paneles autoportantes de hormigón liso visto color blanco. En la fachada posterior, los balcones se han realizado con prelosa y panel arquitectónico prefabricado de hormigón.

Las fachadas están formadas por paneles autoportantes de hormigón liso visto color blanco. En la fachada posterior, los balcones se han realizado con prelosa y panel arquitectónico prefabricado de hormigón. Foto: Aitor Estevez

Ello sin olvidar otras ventajas en materia de eficiencia, seguridad y salud, tales como la reducción de las emisiones de CO2, la reducción prácticamente a cero de los residuos en obra, menos riesgos laborales y la mejora de la calificación energética gracias a la elevada inercia térmica del hormigón. Todo ello ha permitido que el edificio alcance una clasificación energética A.

Suscríbete a nuestra newsletter para estar al día de lo último en arquitectura prefabricada.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?