Hay nueva vida en los desperdicios de comida que se tiran, y encima es de diseño

Posos de café, cáscaras de naranja o peladuras de manzana. Con los restos de comida que terminan en la basura, se pueden crear sorprendentes piezas de diseño.

Tirar comida se ha convertido en algo habitual y ocho de cada diez hogares españoles reconocen desechar alimentos que ni si quiera se han preparado. Las cifras de 2018 señalan que terminaron en la basura 1.339 millones de kilos/litros de comida y bebida, un 8,9% más que el año anterior. Un derroche de alimentos que hay que frenar. En el camino a conseguirlo, diseñadores utópicos fabrican nuevos materiales bio a partir de la comida que se desperdicia. Así, los posos del café o los caparazones de los crustáceos pueden tener una segunda vida. Se trata de utilizar unos recursos ya disponibles que se estaban desperdiciando en la basura para convertirlos en otro material. Con estos pequeños grandes gestos se crean diseños sostenibles y responsables.

1 / 8
Vasos hechos con residuos de moluscos. Conchas de crustáceos

Conchas de crustáceos

Ed Jones, Insiya Jafferjee, Amir Afshar y Andrew Edwards han transformado las cáscaras del marisco en un bioplástico reciclable que tiene el delicado aspecto papel traslúcido. El material se llama Shellworks y se consigue mezclando vinagre con una molécula que se obtiene de las conchas de los crustáceos. Este invento podría ser sustituto de los plásticos de un solo uso.

diseño sostenible silla

Aceite de palma

La diseñadora bosnia Nataša Perković ha conseguido reciclar los desechos de las fibras provenientes de las factorías de aceite de palma para crear una silla impresa en 3D y tres platos cien por cien sostenibles. Para hacer el diseño usó una mezcla de micro polvo de fibra de palma con ácido poliláctico (PLA), lo que dio lugar a un bioplástico que fue la materia prima de este asiento imprimido con tecnología 3D. El cojín, por su parte, está hecho de una mezcla de fibra de palma aceitera y un elastómero termoplástico (TPE).

diseño sostenible lámpara café

Posos del café

En el proceso de obtención del café, la mayoría de los granos se descartan, se tiran al vertedero o se incineran en un proceso que consume mucha energía y daña el medioambiente. Después de haber recibido un encargo para promocionar una bebida de café, el diseñador chino Zhekai Zhang descubrió cuánto desperdicio se genera y decidió reutilizar los desperdicios que genera la bebida. El resultado son las lámparas Coffire. Para su fabricación se utilizan los posos reciclados como pigmento sostenible con los que se crean al azar texturas que imitan a la del mármol.

diseño sostenible cacao

Cacao

Desde PriestmanGoode han presentado Zero, una alternativa sostenible para guardar la comida hecha por restos de cáscaras de cacao. Sus cajas tienen un sistema de apilamiento que elimina la necesidad de tapas individuales ya que se coloca cada recipiente encima del otro, con la base de uno actuando como tapa para otro.

diseño sostenible gafas cubbits

Peladuras de patata

Sorprendidos por el impacto ambiental y la corta vida útil de muchos materiales fácilmente desechables, Rowan Minkley y Robert Nicoll se propusieron desarrollar un material que, de ser arrojado de la misma manera, no tendría el mismo impacto ambiental negativo. Reto conseguido. Desde su firma londinense Chip(s) Board han creado Parblex, un plástico sostenible que nace a partir de peladuras de patata con el que la compañía Cubitt’s Eyewear está ya haciendo monturas para gafas.

diseño sostenible huevos

Huevos

Cada año, unos 6.400 millones de gallinas ponen 1,1 billones de huevos, cuya cáscara frágil no es la protección más adecuada contra el procesamiento y el transporte. Muchas de las unidades se desechan o se pierden. Para recuperarlas y darles una segunda vida, a partir de huevos caducados y dañados, Studio Base Stittgen ha creado hueveras y platos hechos con cáscaras.  

Bolso de la firma española MyPoppins hecho con piñatex

Hojas de piña

La española Carmen Hinojosa trabajó en Filipinas en la industria del cuero y comprobó que el proceso de curtido es muy contaminante y afectaba gravemente en la salud. Tras siete años de investigación creó el Piñatex, un material sostenible y vegano que se obtiene de hojas de piña. Este tejido puede resultar parecido al fieltro o al cuero, según el procesado y la textura que se le dé, por lo que es muy versátil. Su uso se ha popularizado. En 2018 Hugo Boss lanzó sus primeras zapatillas veganas realizadas en este material. Las marcas barcelonesas Mireia Playà y Back to Eco también las utilizan, al igual que marcas internacionales como Hozen. En esta imagen, bolso de la firma MiPoppins, que usa Piñatex en todos sus diseños.

diseño sostenible mesa cassie de ottan studio

Cáscaras de naranja

Hace tres años se fundó el estudio turco Ottan Studio y desde entonces se dedican a usar desechos biológicos, como cáscaras de frutas, cáscaras de nueces, hojas caídas y césped cortado para crear sus diseños. Mesas como el modelo Cassie de la imagen, lámparas y revestimientos para paredes y electrodomésticos, forman parte de su catálogo. "No excavamos las montañas, destruimos los bosques y gastamos energía excesiva para procesar las materias primas. En su lugar, utilizamos residuos y materiales 100% de origen local. Si usamos las hojas caídas que encontramos en las calles o ramas podadas, podemos salvar un árbol de 50 años que de otro modo sería cortado para crear el nuevo producto", asegura uno de sus fundadores.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?