Un mítico local de la Movida madrileña se transforma en el restaurante Tramo, sostenible lo mires por donde lo mires

Tras 'Mo de Movimiento', el equipo de Proyectos Conscientes inaugura el restaurante 'Tramo', un proyecto sostenible que ha transformado un local mítico de Madrid

Restaurante TRAMO con cubierta de hormigón y muebles modulares

El proyecto de Tramo, de Proyectos Conscientes, ha contado con un extenso equipo para enfocar cada detalle en la sostenibilidad.

Juan Baraja
Sara Barragán del Rey
Sara Barragán del Rey

Periodista especializada en arte y cultura visual

De los impulsores del exitoso restaurante Mo de Movimiento en Madrid (abierto en 2020), nace el nuevo espacio gastronómico Tramo, como una buena segunda parte para continuar el propósito sostenible y responsable del equipo de Proyectos Conscientes. Y como ya ocurrió con su anterior restaurante, este nuevo espacio pondrá el foco en el trabajo directo con los pequeños productores, la ganadería y la pesca regenerativa y la protección de los ecosistemas salvajes, "priorizando la proximidad, la artesanía y la recuperación de los oficios", aseguran sus creadores, Felipe Turell y Javier Antequera. Y este enfoque en la sostenibilidad implica a todos los aspectos del proyecto, incluido el diseño del local.

 

Retrato equipo creativo Tramo

El equipo creativo del proyecto de Tramo. De izquierda a derecha, Andreu Carulla, Lucía Cano (del estudio Selgascano) y Felipe Turell, de Proyectos Conscientes.

Juan Baraja

Ubicado en el barrio de Prosperidad de Madrid, el espacio ha sido ideado por el estudio de arquitectura Selgascano, que han respetado el espacio original manteniendo la idiosincrasia de lo que fue El Garaje Hermético, un mítico de la Movida madrileña. Diferentes ambientes comparten espacio con la cocina en el centro visual, mientras la estructura de la cubierta, típica de la arquitectura madrileña de los años 50 se ha dejado a la vista, creando una atmósfera con mucha personalidad.

Todos los materiales provienen de la bioconstrucción y se han descartado elementos tóxicos, para crear un espacio con conciencia. En cuanto al mobiliario, Andreu Carulla ha sido el creador de la propuesta escénica, eligiendo piezas modulares, eficientes y sostenibles y creando más de mil módulos cerámicos fabricados artesanalmente que se integran en el espacio creando una serie de bancos corridos. 

"El éxito del proyecto es habernos cuestionado unos a otros y el resultado es muy especial", explica Felipe Turell, tras 15 meses de proyecto de obra que han dado como resultado un nuevo spot en la ciudad que apunta al futuro. 

1 /12
Restaurante Tramo
Juan Baraja

Un concepto que mira al futuro

"TRAMO es un proyecto honesto", asegura el cofundador de Proyectos Conscientes, Felipe Turell. "Es un proyecto transformador y queremos que también sea un modelo transparente", comenta hablando de este nuevo modelo de espacio gastronómico donde todo gira en torno a la sostenibilidad. Hacer las cosas de otra manera, también ha implicado un trabajo creativo diferente a la hora de proyectar el diseño arquitectónico y el interiorismo. 

Liderado por el estudio de arquitectura Selgascano y el diseñador Andreu Carulla. Junto a ellos, un equipo profesional compuesto por el bioingeniero Ismael Caballero; la experta en sostenibilidad integral y circularidad Cristina Freire (TheNext Sustainability); Zimenta Obras y Proyectos; la consultora estratégica en Humanities and Business, Soulsight; y el estudio de diseño gráfico y branding Relajaelcoco. 

Juan Baraja

Respeto por lo original

El diseño del local, firmado por el estudio Selgascano, se ha basado en un concepto respetuoso con la esencia de la arquitectura original. Se han limitado las intervenciones y la introducción de nuevos elementos para que la antigua estructura fuera la verdadera protagonista. 

Restaurante Tramo
Juan Baraja

Una distribución abierta

El espacio se ha distribuido en varios niveles que crean atmósferas y puntos de vista diferentes. De esta manera, cada rincón ofrece un ambiente distinto y, a la vez, en comunión con el espacio, una nave de 466 metros cuadrados. 

Restaurante Tramo
Juan Baraja

Una cubierta con mucha presencia

En el diseño, la cubierta toma un absoluto protagonismo, dejándose a la vista sus cerchas de hormigón y sus cables de acero. En ella, se han abierto varios lucernarios para permitir el paso de la luz natural, que incide directamente sobre la vegetación añadida en el interior. 

Restaurante tramo con materiales reciclados
Juan Baraja

Materiales reciclados en todos los rincones

Con el foco puesto en el reciclaje, se han aprovechado todos los materiales en obra, "huyendo del modelo lineal de usar y tirar de la construcción", según explican los creadores. "Para ello, se han creado circuitos cerrados durante el proceso de obra, es decir, que gran parte de los elementos constructivos que conformaban el anterior espacio tienen una segunda vida en el nuevo Tramo", añaden. También, parte de la arena obtenida de las demoliciones se ha utilizado para producir la vajilla que se utiliza durante el servicio gracias a la colaboración con en estudio madrileño Volupte.

Mucha madera
Juan Baraja

Mucha madera

Toda la madera del local es reciclada y sirve para respaldos de asientos, puertas, mobiliario o frentes de los baños. "Todos estos elementos y materiales podrían tener, a su vez, una tercera vida en el futuro", aseguran desde Proyectos Conscientes.

Juan Baraja

Las piezas de cerámica de Andreu Carulla

El mobiliario modular diseñado por Andreu Carulla, ha consistido en un sistema de más de mil módulos cerámicos fabricados artesanalmente que forman parte de un sistema de climatización natural basado en pozos provenzales, y que se integran en el espacio a través de los bancos corridos. Los módulos de cerámica moldeada por extrusión, han sido producidos por Ceràmiques Est. 

Baños restaurante Tramo
Juan Baraja

Unos baños para liberarse de carga electrostática

Para aliviar la carga electrostática que se acumula a lo largo del día, en Tramo se ha instalado en el lavamanos del baño una conexión eléctrica directa a tierra ubicada a tres metros de profundidad e independiente de la instalación eléctrica general. "Así, el comensal al lavarse las manos antes de comer, se descarga de esos iones, su cuerpo se relaja y está en mejor disposición para recibir las elaboraciones", explican sus creadores.

Asientos de ladrillo y madera
Juan Baraja

Asientos de ladrillo y madera

Estos módulos de cerámica tienen una doble función: canalización térmica del aire del exterior y asiento para el comensal. Además, los conductos cerámicos también aparecen en una pared final del espacio, a modo de sistema adiabático, creando una nube escultural en terracota sin esmaltar que atempera el local y favorece el confort acústico. 

Restaurante Tramo
Juan Baraja

Sillas y muebles de aluminio extruido

El resto del mobiliario, sillas, mesas y lámparas, también cumplen con el objetivo de la modularidad. Creadas con un sistema de piezas de aluminio extruido, han podido ser ensambladas dentro del propio local. Este material, que puede ser reciclado y no libera ningún tipo de sustancia tóxica es tan resistente como maleable. 

Restaurante Tramo
Juan Baraja

Pozos provenzales y sistema de nebulización

Además de los pozos provenzales que permiten ahorrar energía, el restaurante cuenta con un sistema de nebulización que permite manejar la temperatura y la humedad del espacio. "Además el espacio cuenta con diferentes sistemas de reutilización del agua de la lluvia, de los lavamanos y de la humedad de la tierra", comentan sus creadores. "El local, es un restaurante autosuficiente energéticamente casi al 100% y también es un espacio PPA (Power Purchase Agreement), es decir, que genera energía verde y, a su vez, vende la que no consuma gracias a los 12 paneles fotovoltaicos, situados en la cubierta del local", añaden.

Juan Baraja

Textiles recuperados en la cubierta y en los asientos

El confort acústico se ha trabajado gracias a la instalación de Geopannel, unos paneles de lana reciclada y prensada bajo la cubierta, absorbentes de ruido y que ayudan a mitigar la reverberación de la nave. Dicho material 100% reciclable producido en la Rioja con un 80% de sus textiles recuperados y un consumo mínimo de energía en su proceso fabricación. Lo que ha sobrado de la cubierta, se ha utilizado para el almohadillado de los bancos. En cuanto al tapizado de estos asientos, se han utilizado tejidos de la marca PYTON. 

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?