¿Te encanta el color naranja? 5 trucos y las mejores combinaciones para utilizarlo en la decoración de tu casa

El color naranja no deja a nadie indiferente. Con tantos amantes como detractores, te contamos cómo utilizar este color enérgico y vitalista en casa como un profesional

Cómo utilizar el color naranja sin morir en el intento

Cómo utilizar el color naranja sin morir en el intento

Takuji Shimmura
Aleks Gallardo
Aleks Gallardo

Periodista especializado en interiorismo y diseño

 

El color naranja es polémico por las opiniones que genera, la gente lo ama o lo odia. No hay medias tintas. Teniendo en cuenta que la elección del color es un aspecto fundamental en interiorismo y que dicha decisión puede transformar por completo una habitación, este color vibrante no es apto para novatos porque, aunque es muy efectista, también es difícil de utilizar.

Se trata de uno de los colores más enérgicos en la paleta, sin embargo, a veces puede resultar un tanto desafiante incorporarlo de manera armoniosa. Hablemos un poco del naranja para aplicarlo con buena mano.

¿Cuál es el significado del color naranja?

El color naranja, una mezcla vibrante de rojo y amarillo, es conocido por su capacidad para provocar sentimientos de calidez, energía y optimismo. En decoración, este color puede ser especialmente eficaz para crear un ambiente acogedor y animado.

Se asocia a menudo con la creatividad y la aventura, y puede estimular la conversación y la actividad mental. Su uso en diferentes espacios, como salas de estar o cocinas, puede inyectar vida y vitalidad, especialmente cuando se combina con colores neutros o tonos tierra. Sin embargo, debido a su intensidad, es recomendable usarlo con moderación para evitar abrumar el espacio. Elementos decorativos puntuales como cojines, obras de arte o una pared de acento en naranja pueden ser suficientes para inyectar su energía positiva sin abusar.

Proyecto en Madrid de Gonzalo del Val y Toni Gelabert Arquitectes

5 trucos para utilizar el color naranja en decoración

A menudo subestimado en el mundo del diseño de interiores, este color puede ser un recurso valioso para crear espacios llenos de vida y personalidad.

1. Comienza con moderación

Si es la primera vez que utilizas el naranja, comienza de manera sutil. Introdúcelo a través de accesorios como almohadas, mantas o, incluso, un cuadro con sus ricas tonalidades. Estos elementos pueden ser puntos focales sin abrumar el espacio.

Salpica un espacio con toques de naranja

2. Juega con las texturas

El naranja no tiene que limitarse a las superficies lisas. Utiliza textiles como terciopelo o lino para aportar una sensación de profundidad y riqueza. Un tapiz con el naranja como color predominante puede ser una buena solución.

3. Combínalo con otros colores

Lo que más nos gusta del naranja es lo sorprendentemente versátil que es. Funciona bien con tonos neutros como el gris, el blanco o el beige, pero también puede ser el complemento perfecto para colores audaces como el azul marino o el verde esmeralda. Para un enfoque más atrevido, apuesta por el uso de patrones o estampados.

Los tonos tierra le van muy bien al color naranja

4. La luz y el color naranja

La luz juega un papel crucial en cómo percibimos el color. En espacios con mucha luz natural, el naranja puede parecer más vibrante y acogedor. En habitaciones con menos luz, opta por tonos de naranja más suaves o usa iluminación artificial para resaltar las áreas pintadas con este color.

5. A la plantas les gusta el color naranja

El naranja se encuentra abundantemente en la naturaleza. Piensa en flores, frutas y elementos otoñales. Por eso a las plantas les sienta genial tener este color como fondo.

¿Con qué colores va bien el naranja?

Naranja + gris

El naranja y el gris son una pareja sorprendentemente perfecta. Mientras que el naranja aporta energía y vitalidad, el gris aporta serenidad y equilibrio. Esta combinación es ideal para una sala de estar o un dormitorio, ya que crea un ambiente acogedor y moderno.

El naranja y el gris se llevan muy bien

Naranja + azul

¿Hay algo más refrescante que la combinación de naranja y azul? Estos dos colores complementarios se equilibran entre sí y es perfecta para espacios como la cocina o el comedor, donde quieres crear un ambiente dinámico y estimulante.

Naranja + blanco y tonos neutros

El naranja y el blanco son una combinación clásica que evoca una sensación de frescura y luminosidad. El blanco actúa como un lienzo neutral que permite que el naranja  destaque de manera impresionante. Puedes optar por paredes blancas y agregar toques de naranja en muebles, cojines o incluso en la ropa de cama. Esta combinación es perfecta para espacios pequeños, ya que el blanco amplía visualmente el área y el naranja agrega vitalidad.

¿Verde y naranja? Una combinación explosiva

Naranja + verde

El naranja cálido se complementa maravillosamente con tonos verdes más fríos. Es ideal para espacios como el jardín de invierno o una sala de estar con grandes ventanales que den al exterior.

Naranja + tonos tierra

La combinación de naranja y los tonos tierra evoca una sensación de calidez y confort. Estos tonos tierra se complementan mutuamente y crean una atmósfera acogedora.  ¿Dónde utilizar esta combinación? En la sala de estar o el estudio, donde deseas sentirte cómodo y relajado.

 

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.arquitecturaydiseno.es, suscríbete a nuestra newsletter.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?