EXCLUSIVA | Entramos en la casa del influencer de 91 años The Spanish King: "Hay que probar y divertirse y experimentar a la hora de decorar"

Entramos en exclusiva en la casa de The Spanish King, el influencer gallego de 91 años con casi 50 mil seguidores en Instagram y que es la sensación del momento.

The Spanish King by Westwing

The Spanish King nos enseña en exclusiva su casa de Galicia.

Westwing
Gala Mora
Gala Mora

Periodista especializada en diseño y estilo de vida

Hace tres años su nieta Celine, que trabaja en una revista francesa de moda, le propuso hacerle unas fotos en el portal de casa y subirlo a Instagram. Desde entonces su vida ha dado un giro de 180 grados y se ha convertido en uno de los modelos e influencers del momento. Lo curioso de la historia es que tiene 91 años. Y está "no te digo que como cuando tenía 25 pero casi casi, ahí ando", según sus palabras. 

Andrés García-Carro, que así se llama, es natural de La Coruña donde vive con su mujer María Luisa en su hogar de toda la vida. "La casa está en una zona rodeada de bosques y cerca del mar, en las afueras de La Coruña. Vivo con mi querida mujer Maria Luisa, con la que he tenido cuatro maravillosos hijos. He nacido aquí y moriré aquí. Es nuestro lugar, lo construimos nosotros y lo tendré siempre en el corazón", explica. ¿Entramos?

1 /11
Galeria casa The Spanish King
Westwing

Grandes ventanales

La casa de Andrés está rodeada de naturaleza y su interior es acogedor, sencillo pero a la vez con puntos muy modernos y ecléctico. A ello ha contribuido Westwing con algunas piezas que ya son indispensables para el influencer. "La butaca Sofía y el reposapiés Stanley son muy cómodos y perfectos para leer, echar una siesta y hasta observar el bosque o un atardecer".

Unos enormes ventanales enmarcan la galería de la casa de Andrés García-Carro, o The Spanish King, en La Coruña.

The Spanish King sentado un puf de Westwing
Westwing

Con forma de nudo marinero

Suelos de madera, alfombras y mucha luz natural hacen de su hogar un maravilloso rincón del mundo. Y eso que no cree que haya ningún secreto a la hora de fusionar piezas clásicas con modernas: "Para mí no hay clave o secreto… simplemente observas, y ves si te gusta o no. Yo no soy de dudar. O me gusta o no me gusta. Pero, hay que probar y divertirse y experimentar a la hora de decorar", dice el influencer.

Galeria casa The Spanish King
Westwing

La vida desde el sofá

El puf Twist le recuerda a un nudo marinero y como buen gallego, también ocupa un lugar importante en su casa.

A The Spanish King le gusta observar por la ventana sentado en su sofá Alba y ver atardecer hasta que se queda sin luz y enciende su lámpara Walter, todo de Westwing.

Mesas auxiliares en color crema con adornos de lampara y portavela de westwing
Westwing

En detalle

"A mí por ejemplo me encanta cambiar los muebles de sitio, cada dos por tres. Me da nuevas energías, me lo paso bien, me cambia la casa. Además, no por tener 91 años voy a tener una casa de abuelo, llena de antigüedades. A mí me encanta lo nuevo y a la vez los objetos con historia", añade.

Detalle de las mesas auxiliares Amina, la lámpara Walter y el portavela Orta, todo de Westwing. 

Salón de la casa de The Spanish King con muebles de Westwing
Westwing

Chimenea en rojo

Colores vibrantes como la pared verde del dormitorio o la roja de la chimenea definen una apuesta por tonos fuertes que dotan de personalidad a los espacios.

The Spanish King en su casa de Galicia con pantalon amarillo
Westwing

Luz natural

El salón y la galería están comunicados, permitiendo así la entrada de luz natural.

"Es importante quitarse los prejuicios de encima, no tener vergüenza, atreverse, escucharse a uno mismo, A mí, por ejemplo, lo que realmente me gusta es no seguir las tendencias. Y vivir bonito", explica.

chimenea con pared roja y sillas calan de westwing
Westwing

Contrapunto de modernidad

Junto a la chimenea, las sillas Calan, de Westwing, un contrapunto muy moderno.

The Spanish King en el salon de su casa de Galicia con la chimenea encendida y sentado en una silla de westwing
Westwing

Despidiendo el día

¿Hay diferencia entre el Andrés de cada día y The Spanish King? "No mucha. Tengo los mismos valores, intento siempre pasármelo bien, estar activo, conocer gente, la edad no importa. Podría decir que lo que cambia un poco es la vestimenta. Cuando soy The Spanish King me visto moderno, con colores, me gusta llamar la atención cuando voy a rodajes y eventos. Demostrar a la gente que la edad no importa, inspirar. Cuando soy Andrés y estoy en mi casa de Galicia, me visto más clásico, algo más cómodo".

Encender la chimenea, fumar su pipa y tomar algo es la mejor forma de despedir el día. Aquí lo hace sentado en su silla Calan.

dormitorio con pared verde y retratos de niños en la pared y encima del cabecero
Westwing

Un dormitorio clásico

En el dormitorio, más clásico, manda el verde de la pared del cabecero y los retratos de los hijos encima. Funda nórdica de franela Betty y manta Agatha, ambas de Westwing.

The Spanish King en el dormitorio de su casa de galicia sentado en un sofa de westwing junto a la ventana leyendo un libro
Westwing

Un rincón de lectura

Asegura que lo que más le gusta de su trabajo es rodearse de gente joven, de la que aprende y con la que se lo pasa bien. "Yo no quiero estar con gente de mi edad, porque o no están, o se quejan de la vejez todo el día. Cuando trabajo me siento libre, joven, eternamente feliz". Pero volver a casa le hace igual de feliz o más. Porque aquí es donde le encanta ver pasar la vida, jugar el golf o simplemente contemplar el paisaje desde su galería.

Otra gran ventana en el dormitorio se convierte en improvisado rincón de lectura. Y nada mejor que hacerlo en el sofá Sofía, con la lámpara Cora y el reposapiés Stanley, todo de Westwing.

The Spanish King en el dormitorio de su casa de galicia sentado en un sofa de westwing junto a la ventana
Westwing

Poco para ser feliz

Dice que no necesita mucho para ser feliz, solo el mar o el sol, su pipa, una copa de vino y escuchar buena música. 

"Tengo la suerte de ser muy positivo, las malas vibraciones me entran por un oído y me salen por otro… No necesito mucho para ser feliz, eso sí, no pueden faltar los siguientes elementos: sol o mar, mi pipa, una copa de vino y escuchar buena música. La vida da mil millones de vueltas. Yo he tenido varias vidas en una vida. Cada vida que he tenido, he tratado de ser feliz, de soñar, de nunca perder la positividad y de luchar por lo que uno quiere. Siempre intento levantarme e ir a la cama con una sonrisa". Toma lección de vida.

 

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.arquitecturaydiseno.es, suscríbete a nuestra newsletter.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?