Los 20 indicadores que te dirán si tu casa necesita un lavado de cara o una reforma integral

¿Renovación profunda o pequeña intervención? Esa es la cuestión. Tu casa te habla; a través de pequeñas o grandes señales, te va dando pistas de cuáles son sus necesidades. Antes de dar un paso en falso, consulta nuestro listado de razones por las que tienes que pensar en dar un paso pequeño o uno de gigante.

A lo mejor no necesitas una reforma integral y tan solo hace falta un pequeño lavado de cara

A lo mejor no necesitas una reforma integral y tan solo hace falta un pequeño lavado de cara

Cristina Ros
Cristina Ros

Redactora de Arquitectura y Diseño

Reformar la casa no es algo que, a priori, apetezca demasiado, pero a veces resulta inevitable. ¿Cómo puedes saber que tu casa te está pidiendo una reforma a gritos y cómo que solo necesita un lavado de cara? Hay algunos factores que te pueden ayudar a diferenciarlo. Pintar las paredes o cambiar las lámparas pueden hacer que tu casa se vea distinta. Aunque, a veces, no es suficiente. Hay señales que indican que tu vivienda necesita una transformación más profunda. A continuación, te enseñamos algunas pistas que indican que a tu casa le hace falta un arreglo o bien un giro de 180º.

1. Se ha quedado anticuada

Cuando todas las casas que visitas te parecen más modernas que la tuya, es hora de ponerse manos a la obra, y nunca mejor dicho. Si tu casa se ha quedado anticuada, necesitas un plan completo para actualizarla. Te recomendamos que te pongas en las manos de buenos profesionales para que tu casa tenga ese aire 2022 al que tanto aspiras. Veredicto: reforma.

2. El suelo está dañado

Si el suelo está muy perjudicado, también es el momento de dar a tu casa una nueva vida. Porque cambiar el suelo te obligará a poner patas arriba toda la casa, y eso lo puedes aprovechar para hacer más transformaciones. Por ejemplo, para reflexionar sobre tu apego a las separaciones mediante tabiques. Quizás ha llegado el momento de tomar una decisión. Veredicto: reforma.

3. Pesadilla en la cocina

Cuando hay varias cosas en la cocina que no funcionan: el calentador se apaga con frecuencia, la encimera está rallada y hay tres fuegos que no funcionan, la nevera suelta agua y, además, los azulejos se han quedado anticuados, ha llegado el momento de empezar a consultar catálogos de cocinas. Tu cocina necesita una reforma integral... y lo sabes. Veredicto: reforma.

4. Necesitas más cajones

Otro indicador que te chiva que tu cocina necesita una reforma importante es que no te quepa todo lo que quieres guardar. Porque hay un hecho impepinable: si tú creces como cocinero, tu cocina tiene que crecer contigo. Hace tiempo que necesitas de un completo sistema de almacenaje repartido por todo lo alto y ancho de tu cocina y eso significa una buena reforma. Veredicto: reforma.

Puede que lo que necesite tu cocina sean más cajones; en ese caso, necesitas un plan integral.

Puede que lo que necesite tu cocina sean más cajones; en ese caso, necesitas un plan integral.

5. Las paredes están sucias

¿Vives en una casa de alquiler? Seguro que cuando te mudaste, aprovechaste para pintar todas las paredes y darle un aspecto más limpio y más personalizado. Si han pasado cinco o seis años, es posible que esas paredes que pintaste hayan perdido parte de su brillo y que, por lo tanto, haya llegado la hora de repetir la operación. Veredicto: lavado de cara.

6. Los materiales están gastados

Con el paso del tiempo, es normal que los materiales que conforman tu casa se vean un poco gastados. La incidencia directa de la luz natural en materiales como la madera, así como la entrada del polvo cuando abres las ventanas para ventilar, son dos factores que hacen que tu casa se vea menos resplandeciente que al principio. Pero, no te preocupes, porque tiene solución. Puedes ir cambiando, poco a poco, esos muebles que han perdido sus cualidades. O, si eres muy manitas, restaurarlos para que parezcan nuevos. Veredicto: lavado de cara.

7. El baño te aburre

Si tu baño te parece soso, hay pequeño gestos con los que conseguirás que se convierta en un lugar más bonito y amable. Un pequeño jarrón con flores en el lavamanos le dará un toque silvestre a tu baño. Si quieres que tu baño crezca en belleza, también puedes aprovechar los armarios para depositar aquellos productos que resultan menos atractivos, y, en cambio, situar en primer plano y a la vista de todos aquellos que has adquirido en perfumerías especiales. Veredicto: lavado de mano.

8. La familia crece

Ha llegado un nuevo miembro a la familia, y no ha llegado solo. Junto a él, hay un universo de objetos en el que se incluyen una cuna, un cambiador, una hamaca... Antes de encontrarte con este escenario, es aconsejable adaptar la casa a las nuevas circunstancias. Eso significa, por ejemplo, coger una habitación de la casa y cambiarla de arriba a abajo. Es un esfuerzo importante, pero la ocasión lo merece. Veredicto: reforma profunda.

La llegada de un niño a la familia es una revolución e implica cambios significativos en la casa que deben llevarse a cabo en un tiempo limitado.

La llegada de un niño a la familia es una revolución e implica cambios significativos en la casa que deben llevarse a cabo en un tiempo limitado.

9. Los plomos saltan

¿Cuántos años tiene tu casa? Si tiene más de 30 años, seguro que los estándares han variado. La instalación eléctrica o las tuberías pueden necesitar una renovación. Para ello, lo mejor es que consultes con los mejores especialistas. Es un tema lo suficientemente delicado como para que lo dejes en manos de grandes profesionales, que te asesorarán para que todo lo que no se ve funcione como debería. Veredicto: renovación profunda.

10. Una factura alta de la luz

Cuando gastas mucho en calefacción o aire acondicionado, puede que la razón sea que tu casa no está bien aislada. Tu casa acumula el calor en verano y el frío en invierno, por eso te cuesta tanto acondicionarla. Es hora de que te plantees una reforma profunda en ese sentido, porque es algo que no se soluciona solo; más bien va a ir a peor. Aislar las casas de frío y del calor es uno de los grandes retos de este siglo. Veredicto: reforma profunda.

11. Tienes manchas de humedad

Las manchas de humedad son uno de los mejores indicadores de que necesitamos contratar una empresa de reformas. El problema es que, a diferencia de una gotera puntual, no solo debes arreglarlas, sino averiguar de dónde vienen y por qué. De esta forma, se pueden reparar sin que vuelvan a surgir en poco tiempo. La humedad tiene un contratiempo añadido, y es que si no se arregla se va agravando con el tiempo. Veredicto: reforma profunda.

12. Tienes libros repartidos por toda la casa

En la estantería principal, en los estantes, por los cajones, en la mesita de noche, debajo de la cama... Encuentras libros por todas partes. Es hora de dar el espacio que se merece a una de tus actividades favoritas: leer. Para ello, solo necesitas hacerte con una súper estantería en la que los libros luzcan como las joyas que son. Esa misma estantería puede hacer la función de falso tabique. ¡Dos en uno! Veredicto: lavado de cara.

Si tienes todos los libros repartidos por la casa, ha llegado la hora de invertir en una librería.

Si tienes todos los libros repartidos por la casa, ha llegado la hora de invertir en una librería.

13. Una crisis de tiradores

Es lo que tienen los tiradores, que de tanto tirar, acaban por romperse. Y acabas teniendo un mueble con uno, dos o más tiradores estropeados. Aunque no es imposible, encontrar tiradores iguales a los que tenías, acostumbra a ser complicado. Por eso, te recomendamos que aproveches la ocasi��n para diseñar un nuevo plan de tiradores. ¿Has visto las preciosidades que tienen en Zara Home? Veredicto: lavado de cara.

14. Mucho frío en invierno

Si, aún cerrando las ventanas de tu casa, pasas frío en invierno, la clave puede estar en las ventanas. Una buena carpintería te puede ayudar a resolver este problema. Muchos pisos no son el refugio ideal en los mese de más frío por culpa de este problema. Veredicto: reforma profunda.

15. Las puertas de algunos muebles empiezan a tambalearse

¿Has ido a abrir la puerta del gabinete del comedor y se te ha quedado en las manos? ¿Has abierto el armario del baño y se ha caído un tornillo? Es la hora de la operación puertas de casa, una operación que no te va a llevar mucho tiempo y en la que nos a tener que invertir mucho dinero. Veredicto: lavado de cara.

16. Los azulejos del baño te hacen pensar en la temporada 2 de Cuéntame

Cambiar los azulejos del baño es uno de los cambios más espectaculares que puede experimentar tu casa. Sobretodo si tienes azulejos modelo Cuéntame (temporada 2) en tonos marrones. Cambiarlos por un modelo en tonos claros hará que tu baño se vea más luminoso e infinitamente más moderno. Veredicto: reforma profunda.

Cambiar los azulejos por unos más modernos le puede dar una nueva vida a tu baño.

Cambiar los azulejos por unos más modernos le puede dar una nueva vida a tu baño.

17. El ruido y el frío se cuela por los balcones

Cuando el frío y el ruido entran por la ventana, el amor sale por la puerta. Por eso te aconsejamos tratar estos dos temas con la seriedad que se merecen. De nuevo, una buena carpintería puede ser el camino más corto hacia la felicidad. Y ya se puede poner una discoteca en el portal de al lado... Veredicto: reforma profunda.

18. El megamix de muebles vintage ya no te da felicidad

Tus visitas a los mercadillos vintage podrían tener las horas contadas. Y es que otro mueble de los años 20 no es, precisamente, lo que tu casa necesita en estos momentos. El mobiliario contemporáneo resulta tan favorecedor para una casa que te costará mucho no contar con él la próxima vez que quieras comprarte un mueble. Veredicto: Lavado de cara.

19. Tu recibidor no te representa

Es la primera impresión de tu hogar cuando entras, así que ya tardas en darle toda la atención que merece. Despréndete de los accesorios que has comprado en los bazares de tu barrio como colgadores o zapateros y apuesta por piezas un pelín más sofisticadas. Te dará gusto entrar en casa. Veredicto: Lavado de cara.

20. El mueble de la tele triunfaba en los 90

...pero, seamos sinceros, ahora ya no. Y, puestos a redondear, la tele tampoco sería del último modelo. ¿Por qué no inviertes en esta zona de la casa a la que dedicas tanto tiempo? Puede dar un giro a tu vida. Veredicto: Lavado de cara.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?