El regreso del 'penthouse'

Una vivienda de este tipo en São Paulo recupera su encanto original recuperando los viejos materiales con más luz y aire, por Estúdio Paralelo

Fotos: Ricardo Bassetti

1 / 15
Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

1 / 15

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

2 / 15

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

3 / 15

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

4 / 15

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

5 / 15

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

6 / 15

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

7 / 15

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

8 / 15

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

9 / 15

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

10 / 15

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

11 / 15

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

12 / 15

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

13 / 15

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

14 / 15

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

15 / 15

Apartamento BF 81, por Estúdio Paralelo

En los años 50 los penthouse proliferaron en São Paulo para luego pasar la moda. Estúdio Paralelo ha recuperado uno de estos apartamentos que integra dos plantas, de 60 metros cuadrados cada una, de un edificio de modestas dimensiones con una original distribución de los espacios.

La reforma es estructural y exigió mucha paciencia y planificación. Por ejemplo, todas las tuberías estaban en las paredes sin que se supiera dónde exactamente y hubo que moverlas de sitio para darle "fluidez" a la obra. Por otro lado, se conservaron algunos de los materiales originales, como el granito en la escalera y los viejos pisos de madera, restaurados oportunamente. Las ventanas de hierro hubo que hacerlas nuevas y se cubrieron de pintura electrostática.

Las carpinterías y el trabajo con mármol en blanco diamante, granito gris moteado y roble americano eran sin duda los grandes tesoros del apartamento. Un curioso descubrimiento durante la demolición fue que las paredes externas, repintadas de blanco, estaban duplicadas. Se descubrió que eran así para soportar las losas de hormigón del techo. Las vigas originales se trataron manteniendo aspecto rústico. Si antes solían ser muros, ahora pertenecen a otros espacios.

El resultado es una vivienda de atmósfera limpia, con líneas simples y una organización clara; sin jerarquía espacial, la luz se extiende a todos los rincones, incluido el nuevo estudio situado en la planta de arriba al doblar la escalera, lo que sirve para mostrar las características originales del edificio.

Loading...