Una casa de fin de semana en la que seguro que querrías pasar 365 días al año

El estudio brasileño Jacobsen Arquitectura da forma a esta segunda residencia pensada para evadirse de la ciudad y refugiarse en calma en medio de un entorno natural.

1 / 19
Exterior piscina junto a zona ajardinada y porche

El estucio Jacobsen Arquitetura, con sede en São Paulo, es el artífice de este proyecto de vivienda unifamiliar.

Exterior piscina con lateral de habitaciones

El encargo es para una segunda residencia que busca dar respuesta a las necesidades de una joven pareja de São Paulo y sus hijos.

Zona de estar exterior junto a piscina

La vivienda cuenta con un amplio espacio exterior cubierto junto a la piscina, ideal para disfrutar del buen clima brasileño gran parte del año en un ambiente relajado y acogedor.

Vista exterior con los dos módulos de la casa en forma de L

La vivienda presenta una planta en forma de L, dejando la zona de terraza y piscina protegida de miradas indiscretas.

Salón rodeado de vegetación con sofá y resto de mobiliario de tonos tierra

La amplia sala de estar se envuelve de cerramientos acristalados que favorecen la entrada de la vegetación tropical del exterior hasta el interior.

Comedor con gran mesa cuadrada, tres luminarias sobre ella y mueble contenedor, todo de madera

La zona de día se concentra en una de las dos facciones en las que se estructura la vivienda. En ella, comedor y salón comparten un mismo espacio diáfano y de gran calidez, gracias al empleo de mobiliario de tonos neutros y acabados predominantemente de madera en piezas, suelo y techo.

Salón y comedor comparten un mismo espacio abierto a la terraza y la piscina

Esta zona más pública y social de la casa asoma hacia el exterior a través de cerramientos correderos que, una vez abiertos desdibujan los límites habitables. 

Sala-de-estar-con-mesa-de-centro-modular,-sofá-beige-y-butacas-de-madera

En el extremo del comedor, un cerramiento de madera oscura oculta tras de sí la cocina que, llegados el caso, puede abrirse e integrarse al espacio conjunto donde impera el ambiente sereno y relajante.

Salón abierto al exterior, cubierta de madera alistonada y tumbonas marrones junto a la piscina

El techo alistonado del interior de la vivienda se prolonga parcialmente hasta la terraza, lo que potencia la sensación de continuidad entre dentro y fuera. La elección de un mobiliario atemporal de madera va en línea con el resto de la zona de día. 

Zona vestíbulo de entrada con un patio interior abierto con lucernario

Para facilitar un cómodo y práctico mantenimiento, el estudio responsable del proyecto ha instalado paneles pivotantes de madera carbonizada que se abren y cierran fácilmente sobre sí mismos.

Lateral de fachada con cerramiento de madera y barandilla de cristal

Los paramentos de madera exteriores se pliegan cuando la casa se habita los fines de semana y en vacaciones. Constitudos a modo de caparazón, bajo estos paramentos se halla una perfilería de cristal transparente que encierra las diferentes estancias a la vez que las deja al descubrierto y expuestas a la densa vegetación exterior.

Zona de paso a dormitorios con detalle iluminación integrada e pared

Perpendicular a la zona de día, la zona de noche cuenta con tres dormitorios, todos ellos con baños, que se suceden a lo largo de una zona de paso equipada con  iluminación encastrada en la pared.

Dormitorio con mueble de madera y cubierta alistonada

El dormitorio principal se encuentra en el extremo de la planta, asentada parcialmente sobre el terreno y dejando parte de la estancia suspendia en voladizo.

Cuarto de baño con encimera de piedra, espejos circulares y bañera exenta

Junto al dormitorio principal, el cuarto de baño se viste a base de madera y piedra, en concordancia con el resto del proyecto. La dosis de privacidad la aportan unas largas cortinas que van de techo a suelo y preservan el interior de posibles miradas indiscretas. 

Detalle cerramiento de madera de dormitorio suspendido de estructura

Las habitaciones de la casa cuentan con fantásticas vistas hacia la piscina y resto de zona ajardinada. Los paneles de madera pueden cerrarse para mayor privacidad.

Dormitorio y cuarto de baño en el extremo de la casa y suspendidos en voladizo

Cubiertas de madera y cristal protegen y aíslan la estructura interior de la vivienda del paisaje natural que la rodea. Todo el equipamiento y revestimiento de madera contribuye al ambiente y el atractivo de la casa durante todo el año.

Detalle iluminación nocturna vivienda y el juego de sombras reflejadas en el techo

La vegetación, ominipresente a lo largo de todo el proyecto, se convierte en un protagonista de excepción que envuelve los diferentes ambientes y crea entornos llenos de magia donde deleitarse con la mera contemplación de la naturaleza. 

Escaleras de hormigón de acceso a la vivienda

La estratégica ubicación de la casa ofrece a sus habitantes un acceso privado a la playa.

Densa vegetación ocultando la fachada de la casa desde el exterior

Dada su envidiable privacidad, la vivienda deviene un perfecto retiro y una escapada ideal para huir de la ciudad.

La necesidad de escaparse de una ciudad como São Paulo y encontrar la desconexión en un entorno natural y privado fue el detonante que llevó a la joven pareja de propietarios de esta vivienda a confiar con los arquitectos Paulo y Bernardo Jacobsen, del estudio Jacobsen Arquitectura, para dar forma a su personal refugio tropical. Para ello, el estudio, con sedes en Rio de Janeiro, Lisboa y la propia de São Paulo, proyecta una vivienda en forma de L, lo que garantiza un núcleo libre y reservado para la interacción social, así como una zona de estar y piscina que reciben buena luz e incidencia solar durante todo el día. En la zona de día, de planta diáfana, comparten espacio el salón, el comedor y la cocina en isla. Para una mayor comodidad, esta última puede aislarse y ocultarse una vez utilizada gracias a unos cómodos cerramientos de madera plegables.

Construida en estructura metálica, puntos de luz con iluminación indirecta, techo de madera y suelo de granito, la casa tiene una escala diseñada para ser práctica y fácil de mantener mientras se expande a través de la conexión e integración entre los ambientes interiores y exteriores. El vestíbulo de entrada, el salón y el comedor se transforman en balcones cuando sus cerramientos están abiertos a la piscina y al jardín. La zona de noche cuenta con tres dormitorios con baño, todas ellas con paramentos de madera en la fachada que se pliegan para abrir la estancia hacia la piscina y la rica vegetación exterior.

En un bloque inferior se ubican las salas de juegos, sauna y otros servicios que utilizan la ligera inclinación del perfil natural para encajar en el programa y así disfrazarla y dar a la casa un aspecto de una sola planta. Vista en conjunto, la vivienda se emplaza en un paraje de densa vegetación que la oculta, alejándola de miradas indiscretas y dotándola de gran privacidad.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?