Una casa rojo fuego

Luís Rebelo de Andrade rediseña entre los pinares de Comporta (Portugal) la casa prototípica en un color que le hace resaltar como un faro

Fotos: João Guimarães / Carlos Cezanne / Tiago Rebelo de Andrade

1 / 10
House 3000, por Luís Rebelo de Andrade.

1 / 10

House 3000, por Luís Rebelo de Andrade.

House 3000, por Luís Rebelo de Andrade.

2 / 10

House 3000, por Luís Rebelo de Andrade.

House 3000, por Luís Rebelo de Andrade.

3 / 10

House 3000, por Luís Rebelo de Andrade.

House 3000, por Luís Rebelo de Andrade.

4 / 10

House 3000, por Luís Rebelo de Andrade.

House 3000, por Luís Rebelo de Andrade.

5 / 10

House 3000, por Luís Rebelo de Andrade.

House 3000, por Luís Rebelo de Andrade.

6 / 10

House 3000, por Luís Rebelo de Andrade.

House 3000, por Luís Rebelo de Andrade.

7 / 10

House 3000, por Luís Rebelo de Andrade.

House 3000, por Luís Rebelo de Andrade.

8 / 10

House 3000, por Luís Rebelo de Andrade.

House 3000, por Luís Rebelo de Andrade.

9 / 10

House 3000, por Luís Rebelo de Andrade.

House 3000, por Luís Rebelo de Andrade.

10 / 10

House 3000, por Luís Rebelo de Andrade.

Sin destacar, escondidos entre los pinares, en Comporta encontramos algunos de los mejores ejemplos de arquitectura contemporánea actual. Estas viviendas pensadas para las vacaciones y las escapadas de fin de semana cumplen con todos los requisitos: son a su vez proyectos discretos y arriesgados, confortables y bien integrados en su entorno y de planteamiento sobrio pero de gran sofisticación conceptual al mismo tiempo. Este último proyecto del arquitecto Luís Rebelo de Andrade es un excelente ejemplo de este tipo de arquitectura a pie de playa, fresca y atlántica.

La falta de puntos de referencia de la finca determinó su diseño de esta casa bautizada como House 3000, que se erige como un faro vibrante color rojo entre pinos y alcornoques. La estructura "abrumadoramente visible" se define por su techo de dos aguas, mientras que las ventanas y puertas surgen como cortes geométricos –como una herida– en la fachada. Si bien estos elementos pueden parecer una representación infantil de lo que es una casa, la simplicidad de la vivienda también se basa en imágenes románticas compartidas sobre la vida doméstica rural. Al revés de lo que sucede en el exterior, por dentro se trata de una casa de gran calidez, donde se imponen con tonos apagados, la madera y una decoración minimalista, con solo algún toque de color en busca del contraste.

La residencia, así como el edificio de la granja adyacente, se diseñaron para que se construyeran de forma rápida y rentable. El proyecto también prioriza prácticas ambientalmente sostenibles con paneles solares y colectores térmicos, que producen más energía de la que consume la casa.

Loading...