Una casa en Menorca que resume la esencia del verano perfecto

El estudio ibicenco Farré & Costa ha puesto al día un apartamento en Menorca para que su dueña lo disfrute todo el año. Orientado a vivir el exterior, mucho blanco, los azules del mar cercano y la simplicidad son la norma.

El estudio Farré & Costa Interiors fue el responsable de la nueva vida de esta casa de vacaciones para disfrutar todo el año.

El estudio Farré & Costa Interiors fue el responsable de la nueva vida de esta casa de vacaciones para disfrutar todo el año.Foto: Laura Tomas

"Estoy muy apegada al mar. Por eso creé Refugi Blau. Mi refugio donde trabajar a distancia y disfrutar de este lugar cada vez que el Mediterráneo me llama. En menos de media hora de vuelo desde Barcelona puedo llegar a mi universo azul respirando la naturaleza de Menorca", explica Paola Gheis, italiana nacida en Cerdeña pero instalada en la Ciudad Condal desde hace años, donde posee una firma de consultoría de marketing de lujo.

 Paola Gheis, propietaria de la casa

Paola Gheis, propietaria de la casa Foto: Laura Tomas

Para hacer realidad ese refugio llamó a Farré & Costa Interiors, un estudio con 15 años de experiencia con base en Ibiza formado por Marta Ferré y Pepe Costa. Ellos supieron darle la vuelta a este apartamento de 70 metros más 30 de terraza para crear un salón con cocina abierta, dos dormitorios y dos baños. "Estaba antiguo y un poco abandonado, por lo que necesitaba una reforma integral. Además, modificamos la distribución existente para sacar un segundo baño y tener una habitación en suite", comentan. Otro requisito, es que iba a utilizarse todo el año. "La clienta quería utilizarla como segunda residencia principalmente fuera de temporadas, por lo cual era muy importante traer al exterior un comedor y una zona confortable de asientos para disfrutar de la terraza frontal y poder contemplar las espectaculares vistas, aprovechando el buen tiempo de todo el año", explican los interioristas. Lo consigueron instalando un cerramiento de cristal que puede abrirse completamente conectando interior y exterior.

Los dormitorios, amplios y aireados, cambian la vista del azul por la de una montaña con bosque, una de las muchas zonas protegidas de la isla y uno de los motivos por los que Gheis compró esta propiedad, en un condominio con piscina.

Azul índigo es precisamente el color que articula la decoración, junto con el omnipresente blanco y el marrón de las fibras naturales. Sobre paredes y suelos inmaculados se despliegan muebles que huelen a verano: un sofá con funda de lino, cojines con estampados tipo batik, butacas de caña y ratán, espejos de mimbre, lámparas de pita… Objetos de artesanía africana y de Cerdeña, isla de nacimiento de la propietaria, decoran las dos habitaciones. "Ha sido una cosa tanto nuestra como de la dueña, hemos ido muy de la mano y ella siempre ha confiado en nuestro criterio", explican Farré & Costa. Incluso diseñaron algunos muebles a medida. “Las mesas tanto del comedor como la del salón han sido realizadas por un carpintero local basandose en nuestros planos. Para la terraza elegimos piezas de Emu, buscábamos que fueran ligeras y duraderas, por eso escogimos de aluminio”.

La estrella es el óleo abstracto de gran formato encargado especialmente por Paola a la artista inglesa afincada en Barcelona Chelsea Davine. Le pidió plasmar en él los azules del mar y del cielo de Menorca para colgarlo en la entrada, como una declaración de intenciones.

En los baños, en cambio, blancura (y sencillez) total de la mano de unas baldosas cuadradas artesanales a las que un lavabo de piedra rústica, lejos de quitarle, les añade sofisticación dentro de su naturalidad. Y es que aquí solo hay una regla, nada de formalidades y mucha sencillez. Ese es el espíritu del verano.

1 /11
 DSC8817-Editar. Una casa en Menorca que resume la esencia del verano perfecto

Las mesas están hechas a medida por un carpintero.

 DSC8501. Una casa en Menorca que resume la esencia del verano perfecto

La terraza es en cambio color melocotón, no por decisión propia, sino por ser el color del edificio. Mesa y sillas de aluminio de Emu.

 DSC8626-Editar-2. Una casa en Menorca que resume la esencia del verano perfecto

La ducha exterior con las mejores vistas de Menorca.

 DSC8852-Editar. Una casa en Menorca que resume la esencia del verano perfecto

Sofá blanco Maisons du Monde y lámparas de Aromas del Campo.

 DSC8791-Editar. Una casa en Menorca que resume la esencia del verano perfecto

Una gama de colores azulados y blancos para enfatizar el concepto fresco de Menorca se mezclaron con algunos detalles naturales como en textiles e iluminación para otorgar al proyecto un toque de sofisticación.

 DSC8864. Una casa en Menorca que resume la esencia del verano perfecto

Cocina integrada en el salón para aprovechar los metros, tanto el almacenaje como la mesa están hechas a medida por un carpintero local.

 DSC8719-Editar. Una casa en Menorca que resume la esencia del verano perfecto

El dormitorio principal tiene tres grandes armarios hechos a medida con puertas en roble recubiertas de rafia Naturtex, también en el cabecero de la cama.

 DSC3368-2. Una casa en Menorca que resume la esencia del verano perfecto

Los dormitorios, amplios y aireados, cambian la vista del azul por la de una montaña con bosque, una de las muchas zonas protegidas de la isla

Una casa en Menorca que resume la esencia del verano perfecto

Objetos de artesanía africana y de Cerdeña, isla de nacimiento de la propietaria, salpican cada uno de los dos dormitorios.

 DSC8958. Una casa en Menorca que resume la esencia del verano perfecto

Blanco nuclear con toques de madera en los colgadores de Normann Copenhagen y los estantes. Las lámparas colgantes del baño en la suite son de cerámica hecha por encargo con diseño de Farré & Costa. La lámpara del baño de invitados es de Aromas del Campo.

 

 DSC8487.  Una casa en Menorca que resume la esencia del verano perfecto

La piscina del edificio.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?