Una casa divertida y sofisticada con un megamix de colores y materiales

And And And Studio transformó una casa vulgar y sin árboles de Los Ángeles, en un sofisticado y acogedor hogar donde se citan materiales curiosos y colores imposibles.

Una casa divertida y sofisticada en Silver Lake.
And And And Studio
Gala Mora
Gala Mora

Periodista especializada en diseño y estilo de vida

Silver Lake es conocido en Los Ángeles como un enclave ecléctico y creativo, lleno de bohemios, hípsters y familias jóvenes. Ahí fue donde el estudio de arquitectura And And And Studio encontró la casa que se convirtió en su hogar y que recoge a la perfección su particular estilo. "Nos gusta definirnos como creadores de espacios inventivos y únicos que equilibran lo sofisticado y lo lúdico, lo refinado y lo extraño, lo contextual y lo diferente. Hacemos esto al abordar cada proyecto como único y como una oportunidad para crear algo específico tanto para el sitio como para el cliente. El enfoque de cultura y diseño de nuestro estudio es holístico, no distinguimos entre arquitectura, interiores y diseño y buscamos crear obras que hablen de ese espíritu".

Interior y exterior fluyen a la perfección.

La casa es divertida y sofisticada, está rodeada de jardines y es una celebración de un estilo de vida interior y exterior de una familia joven. "Lo consideramos menos como una declaración de nuestro estilo único y más como una expresión de nuestros intereses actuales; una instantánea de las ideas que estamos explorando y los materiales que nos interesan actualmente".

El concepto abierto manda en toda la casa.

Con este proyecto quisieron experimentar con el color, la textura y los materiales para equilibrarlos "con momentos silenciosos y ruidosos". Con ese fin, se buscó una forma arquitectónica que fuera muy simple: dos volúmenes inclinados que se encuentran en un ángulo recto, creando una 'T'. Fue una respuesta tanto al sitio existente como a una forma de conectar mejor todos los espacios a distintas zonas al aire libre.

Los dos volúmenes forman un T.

"En este proyecto, nos inspiramos mucho en la elección de materiales. Constantemente estamos descubriendo y observando diferentes materiales y pensando en cómo quieren ser utilizados, cómo pueden influir en el diseño y qué efecto y atmósfera le darán a un espacio".

El patio de entrada forma parte de la cocina.

Y así fue como hicieron un curioso hallazgo. "Nos encontramos con un azulejo comercial de Japón que era bastante vulgar pero tenía un acabado mate muy agradable y una paleta de colores divertida. Era un azulejo cuadrado pequeño de tamaño extraño, y nos desafiamos a nosotros mismos a traer ese azulejo a nuestros baños de diferentes maneras”. En el baño principal, se apostó por un tono cálido y natural, combinado con paneles de madera superpuestos y accesorios de latón, mientras que en el baño de niños, se utilizó en un sentido más retro integrando los azulejos "en una cuadrícula de colores inmersiva".

Un azulejo de Japón cobra todo el sentido en este proyecto.

También el color se convirtió en un elemento clave a la hora de concebir el proyecto. "Pensamos en el color como una herramienta de diseño sofisticada para crear un espacio único y holístico". La cocina es un gran ejemplo, integrando un rico verde oliva combinado con detalles sofisticados, materiales naturales como el mármol o el roble, y una isla de forma inusual. "A partir de ahí, desarrollamos una paleta audaz para complementar y construir sobre este esquema: una cortina de terciopelo color cúrcuma personalizada de seis metros de largo define la pared oeste, una mesa de comedor de terrazo combinada con sillas de color burdeos, un cálido sofá neutral frente a un audaz caléndula, hasta el arte que elegimos mostrar".

El color es un elemento clave y se percibe en la cocina.

Si les preguntamos qué es lo que más les gusta de la casa, les ponemos en un aprieto. "Es muy difícil de responder sobre tu propio trabajo. Nos encanta el espacio principal, su altura, apertura, calidad de luz natural y calidez. Es el eje entre el patio delantero y el patio trasero y el área de la piscina. Cuando hay visitas, se abren los controles deslizantes delantero y trasero y el espacio se convierte en el lugar de conexión o reunión".

El espacio principal está concebido para disfrutar en familia o con amigos.

En cambio responder a cuál fue el mayor desafió al que se enfrentaron es algo que tienen claro. "Este proyecto es una renovación importante con una adición de algo más de 300 metros cuadrados. La casa existente no tenía nada especial y estaba en mal estado. Dado su contexto y vecinos, se colocó inusualmente lejos de la calle, dejando una cantidad significativa de jardín vacío y sin usar. Vimos esta extraña característica como una oportunidad para crear algo especial: una propiedad con un perfil de calle tranquila a la que se ingresa a través de un jardín y un patio privados. Suena atípico, pero en origen, el lugar no tenía ni una sola planta o árbol vivo. Para que el patio delantero funcionara, trajimos un olivo vivo de 50 años que nos dio un corazón y un centro". Se equilibró con cantos rodados y plantas nativas buscando crear un espacio de juego inusual para los más pequeños de la casa y una secuencia de entrada elegante para las visitas.

El patio se experimenta desde distintos puntos de vista.

De esta forma, al entrar lo primero que se ve es el patio, pero una vez dentro de la casa, el patio delantero es parte de la cocina, pudiéndose abrir completamente hacia él, por lo que "se vuelve a experimentar ese mismo patio pero desde una perspectiva diferente". El pasillo largo y lleno de luz de las habitaciones de los niños mira hacia el patio y el olivo. Es una parte tan importante de la casa como la casa misma.

Loading...