El rascacielos de tres famosos arquitectos mejor preparado para resistir un seísmo

Los arquitectos Manal Rachdi, Nicolas Laisné y Sou Fujimoto están detrás de este ambicioso proyecto, muy bien preparado para resistir los terremotos de la zona y para disfrutar, gracias a un ingenioso sistema de ventanas-balcón, de muy buena ventilación.

1 / 10
L' Arbre Blanc en Montpellier.

Sou Fujimoto, Nicolas Laisné, Dimitri Roussel y OXO Architectes están detrás de L’Arbre Blanc (El Árbol Blanco), el nuevo edificio que ha transformado el skyline de la ciudad francesa de Montpellier.

L' Arbre Blanc en Montpellier.

Cuenta con 17 pisos de altura y 113 apartamentos con balcones que simulan las ramas de un majestuoso árbol.

L' Arbre Blanc en Montpellier.

En 2013 el Ayuntamiento de Montpellier lanzó un concurso con el objetivo de encontrar un proyecto que, a través de una gran torre, enriqueciera el panorama arquitectónico de la ciudad.

L' Arbre Blanc en Montpellier.

Los balcones, que emulan ramas que se extienden desde el tronco, protegen la fachada a través de sombras irregulares.

L' Arbre Blanc en Montpellier.

Los balcones más pequeños tienen una superficie de 7 metros cuadrados, mientras que el más grande, con un voladizo de 7,5 metros, mide 35 metros cuadrados.

L' Arbre Blanc en Montpellier.

Dichos balcones en voladizo también protegen las fachadas metálicas de la estructura.

L' Arbre Blanc en Montpellier.

Dentro del edificio la perspectiva varía dependiendo del ángulo del que se mire y la posición del sol.

L' Arbre Blanc en Montpellier.

El edificio está preparado para soportar cualquier seísmo. De ahí que su fachada sea ligera y extremadamente flexible.

L' Arbre Blanc en Montpellier.

Teniendo de vecino al río Lez, L’Arbre Blanc tiene oficinas, un restaurante y una galería de arte en su planta baja.

L' Arbre Blanc en Montpellier.

Está confirmado que Sou Fujimoto, Nicolas Laisné y Dimitri Roussel volverán a trabajar juntos en una ciudad vertical en París y una nueva torre que se levantará en Niza.

Corría 2013 cuando el Ayuntamiento de Montpellier lanzó un concurso para que diversos arquitectos idearan un gran edificio al borde del río Lez que cambiase para siempre la fisionomía de la ciudad francesa. Los jóvenes Manal Rachdi y Nicolas Laisné acabaron siendo los ganadores. Pero lejos de trabajar en solitario decidieron aliarse junto al japonés Sou Fujimoto, quien se mostró muy interesado en colaborar con ellos. La relación se estrechó cuando Rachdi y Laisné prepararon sus maletas y se dirigieron a Tokio para idear su idea junto al afamado arquitecto nipón. L’Arbre Blanc (El Árbol Blanco) empezaba a tomar forma.

Ahora, más de un lustro después, el edificio ya es una realidad. Compuesto de 17 pisos de altura, lo que más destaca de este nuevo rascacielos de apartamentos son los balcones en voladizo que sobrevuelan por toda su estructura, que recuerdan a las ramas de un árbol. Dichos balcones, asimismo, contribuyen a la ventilación, algo del todo imprescindible en una ciudad en la que el sol reina a sus anchas prácticamente durante todo el año.

Técnicamente L’Arbre Blanc también es todo un prodigio técnico porque ha sido expresamente pensado para poder resistir cualquier terremoto. De ahí que su fachada sea muy ligera y extremadamente flexible. Prácticamente cada mes la ciudad sufre seísmos leves, por lo que era de vital importancia que esta nueva edificación que preside su skyline resistiera cualquier contratiempo.

Las zonas públicas y comerciales se distribuyen tanto en la base de la torre como en sus últimas plantas, donde los residentes o cualquier ciudadano que lo desee se encontrará con un jardín panorámico en la azotea que desde ya puede presumir de tener una de las mejores vistas de la ciudad. No cabe duda de que L’Arbre Blanc a partir de ahora será toda una atracción turística, así como una foto recurrente en las redes sociales.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?