9 edificios de Louis Kahn que te impresionarán medio siglo después de su construcción

El arquitecto de la Asamblea Nacional de Bangladesh sigue siendo uno de los más admirados y respetados por sus colegas de profesión. Recordamos su legado con motivo de la efeméride.

1 / 9
Yale Center for British Art de Louis Kahn

Galería de Arte de la Universidad de Yale. New Haven, Estados Unidos (1951-1953).

Esherick House de Louis Kahn

Casa Esherick. Filadelfia, Estados Unidos (1959-1961).

Richards Medical Research Building de Louis Kahn

Laboratorio de investigaciones médicas Richards. Universidad de Pennsylvania, Estados Unidos (1957–1965).

Salk Institute, La Jolla, California, 1965, de Louis Kahn

Instituto Salk de Estudios Biológicos. La Jolla, Estados Unidos (1959–1965).

Biblioteca de la Phillips Exeter Academy, New Hampshire, 1965, de Louis Kahn

Biblioteca de la Academia Phillips Exeter. New Hampshire, Estados Unidos (1965–1972).

Kimbell Art Museum de Louis Kahn

Museo de Arte Kimbell. Fort Worth, Estados Unidos (1967–1972).

Indian Institute of Management de Louis Kahn

Indian Institute of Management. Ahmedabad, India (1962-1974).

Asamblea de Dhaka de Louis Kahn

Asamblea Nacional de Bangladesh. Dhaka, India (1962-1983).

Four Freedoms Park de Louis Kahn

Four Freedoms Park. Nueva York, Estados Unidos (diseñado en 1973 y construido finalmente entre 2010 y 2012).

“La elección de la estructura es sinónimo de la elección de la luz que da forma a ese espacio. La luz artificial es sólo un breve momento estático de la luz, es la luz de la noche y nunca puede igualar a los matices creados por las horas del día y la maravilla de las estaciones", decía Louis Isadore Kahn sobre las monumentales a la par que atemporales obras arquitectónicas en las que el hormigón, el ladrillo y la luz se manifestaban sin artificios para crear entes monolíticos al servicio de la población. Hoy se cumplen 46 años desde que se encontró su cuerpo sin vida en la neoyorquina estación de Pensilvania tras volver de un viaje a la India, pero su legado no ha perdido ni un ápice de su influencia y contemporaneidad.

Nació en Estonia bajo el nombre de Itze-Leib Schmuilowsky, aunque a los cuatro años emigró junto a su familia a Estados Unidos, concretamente a Filadelfia. De hecho, desde 1957 hasta su fallecimiento trabajó como profesor en la Universidad de Pensilvania después de haber hecho lo propio en la Universidad de Yale durante una década a partir de 1947.

Tras graduarse en 1924 en la misma Universidad de Pensilvania en la que acabaría dando clases, Kahn no dudó en preparar su maleta y viajar hasta Europa solo, como a él le gustaba. Aquel tiempo que pasó en el Viejo Continente le cambió por completo, ya que estando en Roma se dio cuenta de que, por encima de las modas, los edificios que más le emocionaban eran aquellos eternos que se alejaban de las tendencias más modernas y pioneras de la época. Esto último fue algo así como un mantra para él a lo largo de toda su trayectoria desde que decidió abrir su propio estudio en 1935.

En vida puede que el gran público no le tuviera en consideración (su cuenta bancaria jamás fue rimbombante y quienes le conocieron afirman que principalmente vivía por y para el trabajo alejado de cualquier atisbo de lujo), pero eso no quita que aún en nuestros días siga siendo uno de los arquitectos unánimemente más queridos y alabados por sus colegas de profesión. La majestuosidad del Instituto Salk de Estudios Biológicos en La Jolla o el dramatismo lumínico que ideó en la Biblioteca de la Academia Phillips Exeter en New Hampshire siguen siendo décadas después objeto de estudio y admiración en todas las facultades de arquitectura del globo. Y lo mismo puede decirse de la Asamblea Nacional de Bangladesh, un icono que nunca vio terminado del mismo modo que el Four Freedoms Park de Nueva York, el cual acabó construyéndose casi cuatro décadas después de que originalmente lo concibiera.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?