Pasado y presente se funden en este edificio de viviendas en Palma de Mallorca

El conjunto residencial Can Santacilia, situado en el casco antiguo, pone en valor la memoria de los últimos siglos, sin renunciar a la contemporaneidad. OHLAB firma un proyecto sensible donde los materiales se combinan para generar atmósferas con alma.

El patio principal no se conservaba en buen estado, pero presentaba una estructura que merecía ser rehabilitada.
José Hevia
Cristina Ros
Cristina Ros

Redactora de Arquitectura y Diseño

Con sus 3300 metros, Can Santacilia es uno de los proyectos más ambiciosos del estudio OHLAB. La magia de este conjunto residencial transcurre a través de 15 viviendas y una serie de zonas comunes en el corazón del casco antiguo de Palma de Mallorca.

"Aunque los edificios tenían una historia de más de 400 años, los encontramos en gran medida transformados y desvirtuados", señalan los arquitectos. El primer reto era el de la responsabilidad histórica, que pasaba por la investigación de las diferentes intervenciones para descubrir, recuperar y poner en valor los principales elementos y espacios.

"No tratábamos de borrar y esconder las alteraciones que habían ocurrido a lo largo de la historia para recuperar un pasado ideal que no podíamos conocer con exactitud, sino más bien de descubrir diferentes etapas e intervenciones, reconociendo elementos de valor en cada una de ellas", aseguran. Para conseguirlo, decidieron actualizar sus espacios y su uso para el siglo XXI.

El proyecto recupera el patio de entrada, que había quedado desvirtuado en las reformas del último siglo, devolviendo el antiguo esplendor de este elemento tan arraigado en la tipología de viviendas nobles del casco antiguo de la ciudad de Palma. Pese a las restricciones constructivas que implican una reforma histórica en un edificio protegido, el proyecto fue diseñado desde el inicio con parámetros de sostenibilidad, con el fin de aumentar al máximo su eficiencia energética, "incrementando el aislamiento térmico, cuidando los puentes térmicos en toda su envolvente y utilizando un eficiente sistema centralizado de climatización", concluyen. 

1 /16
Can-Santacilia OHLAB 01

El origen de los edificios intervenidos se remonta al siglo XII o XIII, aunque el edificio visible desde la plaza Tagamanent aparece registrado en los archivos de la ciudad en 1576 con el nombre de Can Santacilia. Fotos: José Hevia. 

Can-Santacilia OHLAB 02

Desde entonces los edificios fueron objeto de modificaciones; durante el siglo XX, sufrieron alteraciones encaminadas a la división y conversión en varias viviendas, quedando muy modificados respecto a su estado original.

Can-Santacilia OHLAB 00
Fotos: José Hevia

El patio principal no se conservaba en buen estado, pero presentaba una estructura que merecía ser rehabilitada. 

Can-Santacilia OHLAB 17

A pesar de las restricciones constructivas que implican una reforma histórica en un edificio protegido, el proyecto ha sido diseñado desde el inicio con parámetros de sostenibilidad. 

Can-Santacilia OHLAB 04

Se ha prestado especial atención a la selección de materiales naturales, nobles, locales, enfatizando la historia del edificio y la esencia mediterránea.

Can-Santacilia OHLAB 15

Las soluciones arquitectónicas incluyen esta espectacular escalera de caracol, que se enfila con su piel de madera y yeso. 

Can-Santacilia OHLAB 03

Este se convierte en la entrada principal y corazón del edificio, abriéndose hacia las terrazas ajardinadas y zonas comunitarias, destacando un gimnasio y una piscina interior con spa, que se abre directamente al patio.

Can-Santacilia OHLAB 05

Una paleta simple de materiales naturales abarca todo el proyecto, combinando la restauración de elementos históricos como carpinterías de madera o elementos estructurales de piedra. 

Can-Santacilia OHLAB 11

"El proyecto aprovecha la complejidad de los edificios existentes como potencial para generar espacios inesperado", cuentan los arquitectos de OHLAB. 

Can-Santacilia OHLAB 12

 La intervención resuelve cada vivienda con una distribución y unas soluciones individualizadas que, junto a las zonas comunes y conexiones, conforman la unión de ambos edificios.

Can-Santacilia OHLAB 06

El spa tiene vistas al patio y un espectacular techo con vigas de madera que lo convierte en un espacio sumamente agradable y confortable. 

Can-Santacilia OHLAB 07

Los rosetones del techo, que establecen un interesante diálogo con el mobiliario contemporáneo, se han rehabilitado para conservar la memoria histórica. 

Can-Santacilia OHLAB 19

Cada rincón cuenta un pedazo de la historia de Palma. 

Can-Santacilia OHLAB 09

La combinación de texturas genera rincones tan mágicos como este, donde la madera de la pasarela se suma a los azulejos del suelo y a la piedra de la pared.

Can-Santacilia OHLAB 23

Hay una cuidadosa selección de materiales nobles, como piezas de bronce envejecido, piedras locales, paños de espejo, detalles porcelánicos y textiles locales de lino y algodón.

Can-Santacilia OHLAB 25

Se ha recuperado un segundo patio interior como jardín para una de las viviendas y cinco terrazas en las azoteas para diferentes viviendas desde las que se pueden disfrutar las vistas de la ciudad.

Loading...