¡Una joya arquitectónica restaurada! Así es el centro de arte de Valencia que debes visitar

Tras 5 años de rehabilitación, el Palacio Valeriola se transforma en el Centro de Arte Hortensia Herrero, un espacio expositivo para albergar la colección de Hortensia Herrero, mecenas y vicepresidenta de Mercadona

La andana es uno de los lugares más emblemáticos

Nuevo centro de arte en un antiguo palacio transformado en Valencia

David Zarzoso
para gvtr
Beatriz Fabián

Periodista especializada en diseño y arquitectura

Tras una rehabilitación llevada a cabo a lo largo de cinco años por ERRE Arquitectura, la ciudad de Valencia cuenta desde noviembre con un nuevo espacio dedicado al arte contemporáneo, el Centro de Arte Hortensia Herrero. En sus más de 3.500 metros cuadrados exhibe la colección privada de la mecenas Hortensia Herrero, que reúne obras de Andreas Gursky, Anselm Kiefer, Georg Baselitz, Anish Kapoor o Mat Collishaw, y se erige como referente del arte contemporáneo con un programa de exposiciones temporales combinadas con propuestas culturales, conferencias y actividades promovidas por la fundación que lleva el nombre de la vicepresidenta de Mercadona.

El estudio de arquitectura, diseño y urbanismo, liderado por Amparo Roig (hija de Hortensia Herrero y Juan Roig), José Martí y M. Ángeles Ros, ha recuperado el brillo original del edificio, que en el pasado acogió la sede del diario Las Provincias y un local de ocio nocturno. El proceso  ha querido poner en valor la historia que contenía el Palacio de Valeriola, una emblemática construcción de estilo barroco, construida en el siglo XVII. Para ERRE Arquitectura, "resume la historia de la ciudad, desde la época romana, la visigoda, la islámica y la cristiana, reflejando un espacio como pocos en Valencia para ver y admirar el pasado".

 

 

Entre los hallazgos más interesantes, nos cuentan que en el subsuelo se ha encontrado un fragmento del circo romano de Valentia que data del siglo II después de Cristo y que en aquéllos tiempos equivalía a tres campos de fútbol. En este sentido, ha jugado un importante papel el equipo de restauradores, como la empresa especializada Ibidart, la arqueóloga Tina Herrero y Salvador Gomis, uno de los pocos expertos en restauración de bóveda tabicada que existen en España.

Con el objetivo de adecuar los espacios ha existido una total coordinación entre el proyecto museográfico y el arquitectónico "siguiendo un diálogo permanente y atendiendo a las necesidades de los artistas, los comisarios, las obras de la colección Hortensia Herrero y, por supuesto, de los visitantes", indican.

El recorrido por el museo, que consta de cuatro niveles visitables organizados en dos volúmenes comunicados a través de un edificio-pasarela situado en el jardín, es continuo y está planteado de forma ascendente por el volumen de Valeriola y descendiente en San Cristóbal. 

1 /8
arco de medio punto.
ERRE arquitectura

Zona de acceso

Un arco de medio punto conecta con el patio y da la bienvenida a los visitantes al entrar por la calle del Mar. El suelo es un pavimento de rodeno, una piedra encontrada en el antiguo palacio que también se ha recuperado. 

Escalera original
David Zarzoso

Patio interior con lucernario

Conserva la escalera original, eje vertebrador del proyecto, que fue preciso desmontar para su rehabilitación, a cargo de Salvador Gomis, artesano especializado en bóvedas tabicadas y uno de los pocos que quedan en España. También se han recuperado los ladrillos del muro frontal que se ha prolongado para sumar una planta extra elevando la altura del edificio. Se ha cubierto con una estructura de lamas de aluminio y elementos de vidrio que conforman un lucernario "lo más ligero e imperceptible posible transformando este espacio en una sala expositiva más del centro de arte", indican.

Capilla del siglo XVII restaurada
David Zarzoso

La capilla

La antigua capilla preexistente en el edificio desde el s. XVII se hallaba en "ruina técnica" y ha tenido que ser restaurada íntegramente para incluirse en el recorrido expositivo como una sala más. La cúpula ha sido reconstruida por el artesano Salvador Gomis, exhibe las pinturas al fresco originales que se encontraban en muy mal estado y cuenta con un tambor por donde penetra luz natural al espacio. 

Edificio de ladrillo y pasarela que conecta los espacios
David Zarzoso

Vista del patio

Se aprecia el edificio original de ladrillo que se ha restaurado sobre el que se encuentra la pasarela de conexión, un volumen que conecta el Palacio de Valeriola (a la izquierda) y el volumen de San Cristóbal (a la derecha). Los motivos árabes de estrellas de ocho puntas incrustado en el pavimento de piedra son un homenaje al patio árabe encontrado en la restauración

horno dedicado a la producción de alimentos del período bajomedieval.
David Zarzoso

Horno medieval

Entre los importantes descubrimientos arqueológicos, destaca un horno dedicado a la producción de alimentos del período bajomedieval que se han integrado en el propio recorrido museístico, en concreto, en los baños. En esta misma zona se hallaron utensilios que se han trasladado al SIAM (Sección de Arqueología Municipal). 

vigas de madera en la última planta del Palacio
David Zarzoso

La andana

En la última planta del Palacio está la andana, lugar que se utilizaba para almacenar y secar trigo, diseñada para convertirse en uno de los espacios más emblemáticos, no en vano sus características arquerías han inspirado la creatividad de la identidad gráfica del Centro de Arte Hortensia Herrero. 

Las vigas de madera se han recuperado con la técnica de "prótesis" debido al mal estado en el que se encontraban. "Este espacio ha sido diseñado con el objetivo de realizar la mínimas intervenciones posibles remarcando la individualidad de las ventanas que proporcionan un carácter especial a esta sala expositiva", comentan desde ERRE Arquitectura.

ragmento del circo romano de Valentia
David Zarzoso

Circo romano

Durante el proceso de excavaciones arqueológicas, en el subsuelo se ha hallado un fragmento del circo romano de Valentia que se encuentra a la vista de los visitantes. Consiste en los restos de "la construcción más imponente de la ciudad en el siglo II d. C. con una superficie superior a tres campos de fútbol (350 m de largo y más de 70 m de ancho). Durante las excavaciones en el palacio Valeriola se han localizado varios tramos de la gruesa pared de 5 metros de ancho del graderío occidental, otros tres muros longitudinales y, en la parte exterior de la pared, siete contrafuertes", comentan.

Escalera hormigonado in situ.
David Zarzoso

Escalera

De nuevo cuño, se ha hormigonado in situ y su diseño compuesto por finas líneas se debe a que se ha realizado, empleando entablillados de madera recuperada del propio palacio, en línea con el compromiso de ERRE Arquitectura por la sostenibilidad. El peto retroiluminado es de aluminio y los escalones, de piedra.  

 

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.arquitecturaydiseno.es, suscríbete a nuestra newsletter.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?