Edificios imprescindibles de la arquitectura moderna: la terminal TWA del aeropuerto de Nueva York de Eero Saarinen

Con sus cubiertas de hormigón desplegadas en forma de alas, la terminal TWA del aeropuerto JFK de Nueva York revolucionó la forma de entender la arquitectura aérea.

1 / 8
aeropuerto terminal twa saarinen 01

El edificio nació en una época en la que muchas compañías aéreas construían sus propias terminales como muestra de pujanza.

aeropuerto terminal twa saarinen 03

Su amplitud interior y sus grandes luces acristaladas estaban concebidas para que el viajero se olvidara de las prisas y se entretuviera observando el ir y venir de los aviones.

aeropuerto terminal twa saarinen 07

Las formas orgánicas del edificio expresan movimiento y transición, una metáfora del dinamismo que se asocia al espíritu viajero.

aeropuerto terminal twa saarinen 02

Según uno de los arquitectos que intervino en el proyecto, Saarinen se inspiró en la cáscara doblada de un pomelo para diseñar la característica forma de concha de la terminal.

aeropuerto terminal twa saarinen 05

El proyecto de Saarinen incorporaba algunas ideas que años después se convirtieron en un estándar en los aeropuertos, como los mostradores de facturación, las cintas transportadoras de equipaje o los fingers para llegar a los aviones.

aeropuerto terminal twa saarinen 04

Saarinen se inspiró en las bóvedas de crucería góticas para crear un espacio sin columnas, diáfano y con recorridos fluidos.

aeropuerto terminal twa saarinen 06

Tras cerrar en 2001 y haber servido esporádicamente de plató cinematográfico, el edificio renació en febrero de 2020 convertido en hotel de lujo.

eero saarinen

Fue uno de los últimos trabajos de Saarinen, quien murió un año antes de que se inaugurara.

Quiero un edificio que capture el espíritu del vuelo, no un lugar estático, sino de movimiento y transición”. Así se expresó el entonces presidente de la TWA, Ralph Dawson, al encargar a Eero Saarinen la nueva terminal de vuelos de la compañía en el aeropuerto JFK de Nueva York.

Era a finales de los años cincuenta, cuando la aviación comercial comenzaba a despegar tras la segunda guerra mundial. En 1959, por primera vez el número de personas que cruzaron el océano por el aire superó al de aquellas que lo hicieron por mar.

Construido entre 1956 y 1962, el que fuera uno de los últimos trabajos del arquitecto estadounidense de origen finlandés –murió un año antes de la inauguración– marcó un antes y un después en el diseño de estas instalaciones con sus espacios amplios y diáfanos, sus recorridos fluidos y sus grandes luces acristaladas para que el pasajero se olvidara un poco de las prisas observando el ballet acompasado de las aeronaves.

En su diseño interior el proyecto de Saarinen incorporaba algunas ideas que años después se convirtieron en un estándar en los aeropuertos, como los mostradores de facturación, las cintas transportadoras de equipaje o los fingers para llegar a los aviones.

Cerrado en 2001 tras la integración de TWA en American Airlines, el edificio tuvo un uso esporádico como plató cinematográfico –allí rodó Steven Spielberg Atrápame si puedes (2002)–, hasta que en febrero de 2020 reabrió como hotel de la cadena MCR and Morse, con 512 habitaciones con vistas a las pistas de despegue y aterrizaje, seis restaurantes y un bar en un avión.

Pero su silueta audaz todavía nos recuerda la excitante promesa que para el nuevo viajero transoceánico de mediados del siglo XX debió representar el descubrimiento de lugares alejados y exóticos. Otra obra maestra que no hay que perderse.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Arquitectura y Diseño?