5 trucos para no equivocarte al iluminar tu casa

Respondemos a las dudas con esta serie de fáciles consejos que podrás aplicar al salón, el dormitorio, la cocina o el baño

Jaime Martínez Sena

Lámpara de mesa Snoopy, de Flos.

La poetisa Emily Dickinson vivió la mayor parte de su vida recluida en su casa. Es difícil que hoy en día, salvo por razones de una naturaleza excepcional, pasar enclaustrado tanto tiempo entre cuatro paredes. Pero ya sean muchas o pocas las horas que disfrutemos de nuestro hogar, estas tienen que ser de calidad y solo lo serán con la luz adecuada, un elemento de confort tan intangible. Debido a los ajetreados ritmos de la vida moderna, a una mala orientación de nuestra vivienda o a la llegada de un otoño, lo cierto es que la iluminación artificial resulta fundamental para nuestra vida diaria. Por eso, si estás camino de emprender una reforma, de construir una vivienda o sencillamente de darle un nuevo aire al salón o a una habitación, te presentamos esta serie de 5 consejos con los que iluminar tu casa.


01

Planifica los espacios

Uno de los principales errores a la hora de iluminar una habitación es no tener en cuenta las diferentes ocupaciones que entraña o que nos gustaría llevar a cabo. Por eso, tu primer paso debe pasar inexorablemente por analizar la habitación, el espacio y sus usos. Una vez hecho esto, podrás diseñar diferentes zonas y rincones que, correctamente iluminados, te permitirán disfrutar de cada habitación de una manera mucho más rica e intensa. Así, a golpe de interruptor y como si se tratase de un hermoso caleidoscopio, tu salón podrá cambiar por completo para convertirse en una tranquila sala de lectura o en un cálido lugar en el que conversar, una mesa de desayunos en el perfecto lugar donde organizar una cena, o un pequeño dormitorio en una resuelta y completa sala de estudios.

Rincones que invitan a la conversación y la lectura, con lámpara de pie de Serge Mouille y sofá Bristol de Poliform.

02

¿Luz cálida o luz fría?


En iluminación, como en la mayoría de las cosas, la importancia radica en los detalles. ¿Cuántas veces no hemos entrado a una casa y nos hemos sentido como en la fría sala de espera de un consultorio médico? Y es aquí donde el factor de la “temperatura” o “color” de la luz juega un papel esencial. Porque ya puedes contar con el más rico y elaborado diseño de iluminación para tu hogar, que algo aparentemente tan nimio como elegir la bombilla incorrecta logrará llevarlo al traste. Es entonces cuando surge la duda: ¿Luz cálida o luz fría? Pues depende, como veíamos, del espacio y su uso. Por regla general, para los rincones de lectura, las mesas de trabajo, cocina, baños —sobre todo en la zona del espejo— y la mesas de comedor, se recomienda el uso de luces frías que no desvirtúen los colores; mientras que para crear la iluminación ambiental de las habitaciones, lo más habitual es recurrir a la utilización de una luz cálida mucho más amable y acogedora.

Espacio de comedor iluminado con luminarias Wireflow Lineal, de Vibia.

03

Mejor con luz indirecta


Si el uso en exceso de una luz fría puede convertir tu casa en la consulta del dentista, nada como situar mal un foco de luz para hacer de ella el escenario perfecto de un interrogatorio de película. Y es que no hay peor idea para iluminar una estancia que situar un único punto de luz en su centro. Lo único que conseguirás así será generar incomodas sombras. Como solución, lo mejor es diseñar un sistema de iluminación compuesto por diferentes puntos de luz, capaz de crear una confortable luz indirecta y tamizada. La mayoría de estos diseños hacen uso del falso techo para ocultar las luminarias, pero otras posibles soluciones serían desplazar la línea de focos hacia los laterales, haciendo que la luz termine por bañar verticalmente un paramento para que actúe a modo de pantalla, o buscar los apliques adecuados de techo y pared que se encarguen de proyectar esa luz difusa.

Proyecto de iluminación de una escalera mediante luz indirecta

04

Pásate a las luces LED


Cuando aparecieron los LED tenían dos grandes inconvenientes: su elevado precio y su “temperatura” excesivamente fría. Con el paso de los años esas desventajas han desaparecido, y si su precio ha pasado a ser más que asequible, también pueden encontrarse ya en toda una gama completa de temperaturas y adaptadas a cualquier tipo de luminarias. Pero estos nuevos atractivos no consiguen hacer sombra a su principal ventaja, que sigue siendo sin duda una eficiencia energética que hará reducir tu factura de la luz de manera más que considerable.

Lámpara LED Guise de Vibia.

05

Lámparas de mesa y lámparas de pie: tu mejor recurso.


Toda habitación debe contar con un circuito de iluminación general capaz de iluminarla por completo. Estos sistemas no solamente van asociados a un mayor número de luminarias, y al consecuente incremento de la factura de la luz, sino que lo más probable es que también consigan iluminar excesivamente la habitación para determinados usos. Por esa razón, uno de los mejores recursos a los que puedes acogerte es a crear una ambientación paralela, mucho más sutil, a base de pequeños puntos de luz formados por lámparas de pie y de mesa. Con ellas no solamente lograrás cambiar por completo las sensaciones que te provoque una habitación, sino reducir el precio de tu factura —no es lo mismo encender una lámpara de mesa que seis focos de techo—, y contar con una serie de piezas que, ya sean clásicas, minimalistas, de estilo industrial o de inspiración años 50 o 60, darán carácter y personalizarán las estancias de tu casa tanto de día como de noche.

Lámpara de mesa Cheshire, de FontanaArte.

Loading...