Si lo dice dice National Geographic, es cierto: este es el pueblo más bonito para visitar en enero (¡con vídeo!)

Este pueblo medieval cumple 900 años de historia, está en Guadalajara y cuenta con dos restaurantes con estrella Michelin. ¿Sabes cuál es?

Pueblo del mes de enero

National Geographic lo define como "el tesoro medieval de Castilla-La Mancha". Este mes de enero cumple 900 años en pie, y uno de sus elementos más distintivos es el imponente castillo de piedra que se alza desde el siglo XII. También es una localidad en auge que pone el foco en la gastronomía, y es reconocido por sus dos estrellas Michelin.

Así es Sigüenza, en Guadalajara, un pueblo medieval repleto de historia y encanto que no te puedes perder si haces una escapada este mes de enero. 

1 /8
Sigüenza adobe stock
Adobe Stock

Una fortaleza con mucho recorrido

Sin duda, uno de los elementos más distintivos de esta localidad es su imponente castillo. Data del siglo XII y se construyó como símbolo de la victoria cristiana tras la reconquista, que tuvo lugar en manos del obispo Bernardo de Agén en 1124.

Aunque algunas partes de la fortificación ya no se conservan hoy en día, como es el caso de la alcazaba, el castillo conserva su identidad medieval. De las piezas que quedan hoy en día, destaca la barbacana, que la mandó construir el Cardenal Mendoza hace más de 500 años.  

Esta preciosa edificación cuenta con un patio, un pozo central, soportales y balcones de madera, salones señoriales y una capilla. En la actualidad, se ha reconvertido como Parador Nacional

Travesan~as
Shutterstock

Un paseo por Sigüenza

Una vez visitado el castillo, Sigüenza marca su propio recorrido a través de calles y edificaciones excepcionales. Un ejemplo de esto es la iglesia de San Vicente, con un pórtico románico auténtico. Sobresale también la iglesia de Santiago, que se mantiene en pie a pesar de haber sido bombardeada durante la Guerra Civil.

Además, recientemente se ha encontrado una gema arqueológica, los restos de una torre defensiva que se levantó durante el dominio musulmán. 

Sigüenza Shutterstock
Shutterstock

Un lugar repleto de memoria

Cada calle de esta localidad es como visitar un museo, pues están llenas de historia y de joyas arquitectónicas. Destacan la muralla occidental, los portales, la Plazuela de la Cárcel y la casa del Doncel

Catedral
Shutterstock

Con tono rojizo y de dimensiones imponentes

El matiz rojizo de los pinos causado por la piedra arenisca es uno de los elementos más característicos de la Catedral de Sigüenza. Esta edificación dispone de una fachada de enormes dimensiones, con 40 metros de altura que se alza sobre una diminuta plaza. Pero, si el exterior de la catedral ya es impactante, el interior es de ensueño

Sigüenza A  López Negredo
A López Negredo

El gótico en su máximo esplendor

Uno de los espacios más tranquilos de la Catedral es el claustro, con arabescos góticos y una maravillosa rejería. La sacristía mayor, denominada la de "las cabezas", cuenta con más de 300 personajes del siglo XVI esculpidos

El sepulcro del Doncel, que representa a Martín Vázquez de Arce, un noble que falleció en la conquista de Granada en 1486, es una de las construcciones más bellas del lugar. 

Sigüenza Adobe Stock
Adobe Stock

El auge de la actividad comercial

La Plaza Mayor de Sigüenzo es uno de los lugares más emblemáticos del municipio. Se edificó durante la Baja Edad Media a modo de símbolo de paz una vez se destruyó la muralla que envolvía el pueblo. Los habitantes necesitaban un lugar de encuentro donde poder reunirse, socializar y comprar en el mercado, ya que el comercio era cada vez más relevante.

Además, se construyó con el objetivo de poblar el espacio que se encontraba entre el castillo y el río Henares, donde empezaban a aparecer barrios de la población más humilde

Sigüenza quiosco de la música Adobe Stock
Adobe Stock

Un oasis natural

El parque de la Alameda es uno de los espacios naturales más reconocidos de este pueblo. El quiosco de la música, aunque ha dejado de sonar, se sigue llevando todo el protagonismo del lugar. 

Monasterio de las Ursulinas
Javier Castañón

Identidad medieval en cada esquina

El recorrido por este agradable municipio no puede acabar sin repasar estos monumentos. La ermita del Humilladero se reconoce por su interior gótico y su fachada renacentista. El monasterio de las Ursulinas, por su parte, rompe con esta estética y deslumbra con su fachada barroca. Por último, la iglesia gótica de Santa María de los Huertos pone el broche final a una localidad que lleva su identidad medieval por bandera

 

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.arquitecturaydiseno.es, suscríbete a nuestra newsletter

Loading...